Actos de guerra, Tom Clancy

El link para descargar gratis está al final, debajo de los detalles del libro.


Actos de guerra, Tom Clancy

Lunes, 11.00, Qamishli, Siria

Ibrahim al–Rashid se quitó los anteojos de sol y espió por la sucia ventanilla del Ford Galaxy modelo 63.

El joven sirio mantuvo los ojos abiertos y disfrutó los bruscos destellos de la luz del sol sobre el desierto dorado. Gozaba del dolor tanto como del calor en la cara, del aire caliente en los pulmones, de la ardiente transpiración en la espalda. Gozaba de la incomodidad tal como debían haberla gozado los profetas, los hombres que llegaron al desierto para ser forjados en el yunque de Dios y estar preparados para Su gran designio.

En todo caso, pensó, nos guste o no, la mayor parte de Siria es un horno durante el verano. El esforzado ventilador del automóvil apenas servía para aliviar el calor y la presencia de otros tres hombres contribuía a aumentarlo.

Mahmoud, hermano mayor de Ibrahim, ocupaba el asiento del conductor junto a él. Aunque sudaba mucho, Mahmoud estaba atípicamente tranquilo, incluso cuando los Fiat y Peugeot más modernos y veloces los pasaban raudamente en la autopista doble mano. Era obvio que Mahmoud no quería meterse en una pelea, no ahora, Pero cuando llegaba el momento de pelear nadie superaba su temeridad. Cuando eran niños Mahmoud siempre había estado dispuesto a pelear contra chicos más grandes y en grupos numerosos. A sus espaldas, Yousef y Alí jugaban a las cartas una mano por una piastra En el asiento trasero. Cada mano perdida era acompañada por una maldición en voz baja. Ninguno de esos hombres toleraba la derrota benignamente, y por eso estaban allí.

El motor de ocho cilindros recién reparado los trasladaba suavemente por la moderna Ruta 7. El Galaxy era diez años más viejo que Ibrahim y había sido arreglado muchas veces; él mismo se había hecho cargo la última vez. Pero el baúl era lo bastante espacioso para guardar todo lo que necesitaban, el chasis era sólido y el automóvil era fuerte. Como esta nación formada por árabes, curdos, armenios, circasianos y muchos más, el Galaxy tenía muchos remiendos, algunos nuevos y otros viejos. Pero seguía andando.

Clancy_T_23_Actos De Guerra (Op-Center IV).zip

Actos de guerra, Tom Clancy
5 (100%) 1 voto


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *