Anecdotas completas

El link para descargar gratis está al final, debajo de los detalles del libro.


Anecdotas completas

A mi madre, que me enseñó lo más sublime de cuanto he aprendido en este mundo: a llamar a Dios “Padre nuestro”.

  Introducción.

Muchas son las gracias que debo a Dios. Se lo debo todo. Pero uno de los grandes regalos que me hizo el Señor ha sido el haber pasado, la mayor parte de mi vida de sacerdote, entre niños.
Multitud de lecciones me han dado los pequeños a lo largo de 34 años dedicados a la enseñanza. Quizás más a aprender aún que a enseñar.
Han fomentado en mi como un “sexto sentido” para la anécdota. Los niños devoran anécdotas, pero también las producen abundantemente. Sus respuestas, sus comentarios y, sobre todo, sus preguntas son una fuente incesante de anécdotas. Y de esa clase de anécdotas que hacen pensar.
Como podrás ver, muchas de las recogidas en este libro tienen a los niños como progenitores. Otras los han tenido como destinatarios.
A mí me han hecho pensar, me han hecho reír y, muchas veces, me han hecho rezar. Me han ayudado en mi propia vida interior y en mi predicación. Si también ayudan a uno de los lectores ya daré por bien empleado el trabajo de recopilarlas. Las he ordenado por temas, agrupando 31 para cada mes del año.
Lo pongo en manos de María y que Ella, junto con San José, lo haga fructificar.

La Coruña, festividad  de San José, 19 de marzo del año 2.000.

        Agustín Filgueiras Pita.

 

 

Anécdotas completas.pdb

Anecdotas completas
Vota si te ha resultado útil


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *