Año litúrgico patrístico, Manuel Garrido Bolaño

El link para descargar gratis está al final, debajo de los detalles del libro.


Año litúrgico patrístico, Manuel Garrido Bolaño

Prólogo
En la Época anterior al Concilio Vaticano II hubo muchos comentarios al Año Litúrgico, que ayudaban a los fieles a preparar y vivir más profunda e intensamente la celebración litúrgica de cada día, sobre todo la Santa Misa. Se dirigían principalmente a los tiempos fuertes del mismo Año Litúrgico, como Adviento-Epifanía y Cuaresma-Pentecostés, lo mismo que a las fiestas y solemnidades más destacadas.
Bien conocidos son el comentario de Dom Guéranger, que fue el primero; tuvo muchas ediciones y fue traducido a varias lenguas; el del Beato cardenal Schuster, que en Italia tuvo 19 ediciones, y que también fue traducido a muchas lenguas; el de Dom Benito Baur, en Alemania, también con muchas ediciones y traducciones; el de Pius Parsch y el de otros más.
Después de la reforma litúrgica, promovida por el Concilio Vaticano II, no se ha hecho, hasta el momento, ningún trabajo semejante. Solo se han publicado algunos comentarios generales, pero no exposiciones de los textos litúrgico-bíblicos de cada día.
Esta obra que presentamos es la primera y, ciertamente, la única que se hace con textos de los Santos Padres. Esto no se ha hecho ni antes ni después del Concilio Vaticano II.
Hemos querido que a los textos venerables de la liturgia actual, tan rica como nunca se ha visto antes en la multisecular historia de la Iglesia, se unan los testimonios de los Santos Padres, que han enriquecido la doctrina de la Iglesia con una gran variedad temática y de modo fecundo por su profundidad.
El que más aparece es San Agustín, pues es el que nos ha dejado mayor número de obras, todas ellas de grandísimo valor. Sin embargo, no siempre nos ha sido posible encontrar los textos patrísticos adecuados. En esos casos, hemos presentado algunas reflexiones nuestras, inspiradas en la doctrina patrística y en escritores esclarecidos de todos los tiempos, especialmente de los Pontífices Romanos.
Transcribimos también las oraciones del Misal, por ser textos eucológicos en los que la Iglesia ha expresado sus plegarias con gran veneración. Indicamos siempre el lugar de donde proceden, para que se tenga en cuenta el uso que la Iglesia ha hecho de las mismas desde los primeros siglos de su existencia.
Esperamos vivamente que esta obra ayude a vivir más intensamente la liturgia de cada día, con todo el provecho espiritual que ésta lleva consigo.
Tenemos presentes los textos del Misal y del Leccionario de cada día en el ciclo temporal, así como algunas fiestas más destacadas.
Los Sacramentarios
Muchas veces aludimos en esta obra, como fuentes de las oraciones litúrgicas, a los antiguosSacramentarios de la Liturgia Romana. Damos aquí unos breves datos sobre cada uno de ellos. Puede ser útil a los lectores conocerlos en su uso diario, sea como lectura espiritual o meditación, o sea para guiones homiléticos, que para todo esto puede servir esta obra:
El Sacramentario era un libro litúrgico que contenía los textos que habían de ser recitados por el obispo o por el presbítero en la celebración de la Misa y de los Sacramentos. Los Sacramentarios se reducen fundamentalmente a tres: Veronense o Leoniano, Gelasiano y Gregoriano.
–El Veronense en realidad no fue un Sacramentario, sino una colección de fórmulas litúrgicas sumamente venerables, pues se remontan a los primeros siglos de la Iglesia Romana.
Se llama Veronense porque su único ejemplar se encuentra en la Biblioteca Capitular de Verona (Italia). Y se le llama también Leoniano, porque el que lo descubrió y publicó en el año 1735, José Bianchini, lo atribuyó al Papa San León Magno (+ 461). Esta atribución no es cierta, aunque ese Sacramentario sí podría contener textos compuestos por el mismo San León. Está incompleto. Le faltan los tres primeros meses del año. La fecha del manuscrito que lo contiene está comprendida entre los años 600 y 625, aunque la fecha de composición se remonta a algunos años antes, entre el año 561 al 574.
–El Gelasiano fue publicado por el cardenal Tommasi el año 1680, según un manuscrito del siglo VIII, que se encuentra en la Biblioteca Vaticana y procede de la abadía benedictina de San Dionisio de París. Es un verdadero Sacramentario y se usó como tal. Se le atribuyó al Papa San Gelasio I (+496), pero la fecha de composición pudiera ser el año 750.
Su origen ofrece muchas incógnitas y los eruditos investigan apasionadamente sobre el mismo. Hay muchas recensiones de él: como el de Angulema, San Galo, etc.

Año+Litúr…pdb

Año litúrgico patrístico, Manuel Garrido Bolaño
Vota si te ha resultado útil


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *