Antología Poética, Felipe León

El link para descargar gratis está al final, debajo de los detalles del libro.


Antología Poética, Felipe León

La poesía de León Felipe, que nace de una radical inconformidad humana, parece suponer una contradicción. Idealmente, la poesía es para León Felipe la palabra que el hombre encontrará cuando su mundo se transforme en algo justo, luminoso, para cantarlo. Es, pues, algo inexistente en nuestra realidad. Pero, por otra parte, el hombre, insatisfecho de esta realidad que habita, no puede intentar trascenderla más que volviendo los ojos a ese otro mundo donde la poesía se realice; y la única puerta, o mejor dicho, la única ventana por la que puede escaparse hacia él es la palabra poética, o sea, la palabra humana preñada de anhelo, de nostalgia de esa tierra propicia de la que se halla desterrada. Palabra que fustiga este mundo cautivo porque cree en aquél. Palabra, en efecto, la de este gran poeta, violenta, destructora, blasfema; pero palabra que envidia a la canción, palabra que blasfema para poder soñarse canto. Así vista, la posible contradicción implícita en la poesía de León Felipe se desvanece como una mera apariencia.
No es, pues, la poesía para León Felipe una culminación espiritual del hombre, que, como premio o como consoladora meta, le ofrece su propia existencia; sino que es un camino, una brecha clandestina al margen del orden establecido y de la ley, que puede conducir al hombre a la liberación de esta realidad suya, la cual, enroscada como una culebra, lo asfixia en su centro cerrado.
La poesía es la posibilidad de expresión que el hombre tiene para revelarse a sí mismo su propia esencia, y de este modo salvarse de la existencia encadenada a una realidad que lo disminuye, ya que en su misma esencia está el camino que, al revelarse, lo salvará. Esencia humana que no puede definirse con palabras objetivas, ya que éstas no alcanzan más que a designar lo genérico del hombre (zoón politicón, animal rationalis…) y no lo individual, sino que ha de ser revelada sólo a través de la metáfora, pues pertenece a un ser sustancialmente poético que, al vivir en un mundo que no lo es, aspira enardecida-mente a destruirlo, para rehacerlo infundiéndole una sustancia idéntica a la suya. He ahí la más honda de las tragedias humanas: de ella procede la poesía de León Felipe y a ella se refiere:
 
Poesía…/ tristeza honda y ambición del alma…/ ¡cuándo te darás a todos… a todos,/ al príncipe y al paria,/ a todos…/ sin ritmo y sin palabras!
 
Hay en León Felipe una identificación tan plena de la poesía con la esencia trágica del hombre, tal como ha quedado enunciada líneas atrás, que sería absurdo deducir de su obra un concepto aristocratizante de la poesía y del poeta. En ella hay, en cambio, una permanente insistencia en la idea de que el poeta no es más que un instrumento que le da forma a esa ansia del ser humano de salvarse de su existencia rebajada. Esa ansia, esa fuerza que impulsa al poeta a cantar, no es suya, es de todos los hombres, de todos los pueblos. No es la poesía el ejercicio de un espíritu privilegiado que se construye un mundo propio, maravillosamente rico, para habitarlo, lejos de los hombres incapaces de entender sus maravillas. Y el poeta no es, no lo ha sido nunca, más que el viejo juglar que canta de memoria los versos que más lo conmueven, los más elementalmente humanos, sin poder discernir cuáles son los propios y cuáles los ajenos, sólo atento a la virginidad de la verdad que entrañan:
 
Poeta,/ ni de tu corazón,/ ni de tu pensamiento,/ ni del horno divino de Volcado/ han salido tus alas./ Entre todos los hombres las labraron/ y entre todos los hombres en los huesos/ de tus costillas las hincaron./ La mano más humilde/ te ha clavado) un ensueño…/ una pluma de amor en el costado.
 
 
Varias palabras incluidas en el poema citado (labraron, huesos, costillas, hincaron, clavado) dan, contrapuestas a la sensación de ligereza de las alas plumas de amor, una idea de pesantez, de esfuerzo doloroso, de crucifixión, con lo cual vivamente queda sugerida la tragedia del destino humano.

Felipe Leon – Antologia poetica.pdb

Antología Poética, Felipe León
Vota si te ha resultado útil


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *