Ascetica Meditada, Salvador Canals

El link para descargar gratis está al final, debajo de los detalles del libro.


Ascética Meditada, Salvador Canals

VIDA INTERIOR.. 2
LA CIZAÑA Y EL BUEN TRIGO.. 5
EL PELIGRO DE LAS COSAS BUENAS. 9
EL PAN DE VIDA.. 13
YO ESTARÉ CON VOSOTROS SIEMPRE…. 15
LA CRÍTICA.. 17
EN PRESENCIA DEL PADRE.. 21
LA RUTA DEL ORGULLO.. 23
HUMILDAD.. 25
LA CORRECCION FRATERNA.. 28
LA ESPERANZA CRISTIANA.. 32
CELIBATO Y CASTIDAD.. 37
VIRTUDES VERDADERAS Y VIRTUDES FALSAS. 41
GUARDA DEL CORAZON.. 44
UN IDEAL PARA TODA LA VIDA.. 46
EXAMEN DE CONCIENCIA.. 49
TENTACIONES. 51
EN LA LUZ DE BELEN.. 54
JESÚS, COMO AMIGO.. 58
LA IMAGINACION.. 61
 
 
 

ASCETICAMEDITADASalvadorC.pdb

Vota si te ha resultado útil


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Ascetica Meditada, Salvador Canals

El link para descargar gratis está al final, debajo de los detalles del libro.


Ascetica Meditada, Salvador Canals

de Salvador Canals
VIDA INTERIOR.. 2
LA CIZAÑA Y EL BUEN TRIGO.. 5
EL PELIGRO DE LAS COSAS BUENAS. 9
EL PAN DE VIDA.. 13
YO ESTARÉ CON VOSOTROS SIEMPRE…. 15
LA CRÍTICA.. 17
EN PRESENCIA DEL PADRE.. 21
LA RUTA DEL ORGULLO.. 23
HUMILDAD.. 25
LA CORRECCION FRATERNA.. 28
LA ESPERANZA CRISTIANA.. 32
CELIBATO Y CASTIDAD.. 37
VIRTUDES VERDADERAS Y VIRTUDES FALSAS. 41
GUARDA DEL CORAZON.. 44
UN IDEAL PARA TODA LA VIDA.. 46
EXAMEN DE CONCIENCIA.. 49
TENTACIONES. 51
EN LA LUZ DE BELEN.. 54
JESÚS, COMO AMIGO.. 58
LA IMAGINACION.. 61
 
 
 
 
 

Ascética meditada.PDB

Ascetica Meditada, Salvador Canals
3.8 (76%) 5 votos


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Ascetica Meditada, Salvador Canals

El link para descargar gratis está al final, debajo de los detalles del libro.


Ascetica Meditada, Salvador Canals

  
AL LECTOR
 
 
 
 
 
 
Estas líneas quise haberlas escrito antes. Pero entonces urgía la editorial, y apenas tuve tiempo de ordenar los comentarios ascéticos publicados en «Studi Cattolici». Y salieron así, huérfanos de una carta de presentación que contara su génesis.
Recuerdo bien que, cuando pidieron mi colaboración en aquella revista, ni por un instante pensé escribir un libro. Compuse las meditaciones sin un plan premeditado. Y no fue difícil, pues lo que estaba escribiendo lo tomé en préstamo.
Muchas veces Mons. Escrivá de Balaguer, Fundador del Opus Dei, a cuantos le pedíamos consejo de vida interior, nos explicaba que en el ejercicio de su ministerio no tenía más que un solo puchero, una misma enseñanza con validez universal: la de buscar la santidad en las ocupaciones ordinarias de cada uno. En ese puchero todos teníamos permiso para introducir nuestra cuchara y sacar el alimento apropiado para nuestra situación concreta. Yo así lo hice repetidamente, y luego la pluma se encargó de trasladar al papel las meditaciones que forman este volumen.
Mi intento, al escribir, era sólo glosar algunas de las enseñanzas de Mons. Escrivá de Balaguer. Pero pudo más el espíritu que el instrumento. Tantas veces me había servido de aquel puchero que la glosa resultó con frecuencia continuación de la frase, nueva cita y hasta transcripción literal de modos de decir del Fundador del Opus Dei. Se me comprenderá bien si afirmo que me sucedió lo que a los niños: una vez dentro de la juguetería, ya no saben elegir y todo se lo llevarían, si de ellos dependiera.
Conocí al Fundador del Opus Dei en 1940. No me es fácil explicar lo que aquel encuentro supuso para mí. Después, ya en Roma, tuve ocasión de tratarle asiduamente. El vigor de su expresión, el empuje de una vida interior envuelta en una naturalidad que se salía de lo ordinario, quemaban como fuego de Dios. ¡Cuántas veces he meditado sus enseñanzas! ¡Cuánto he pedido al Señor que fueran vida de mi vida, para que aprendiera a santificar todas mis ocupaciones! Eso pido ahora también para los lectores de estas meditaciones.
Cuando se lea Ascética Meditada y la mirada se pare en una frase que quema y remueve, no hay que dudar: el agradecimiento debe ir a Mons. Escrivá de Balaguer, porque es el principal autor de esos pensamientos puestos ahora en papel.
 
SALVADOR CANALS
 
 
  

 

Ascética meditada.rar

Vota si te ha resultado útil


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *