Dónde descargar libros gratis: las 15 mejores webs ePUB, PDF, DOC…


En esta web se puede descargar libros ePUB gratis en español sin registrarse ni pagar. No es frecuente, porque para descargar ebooks gratis en español suele ser necesario pagar o registrarse.

No es fácil encontrar libros gratis para Kindle (en ePUB), para android, para iPad, tablet o para otros eBooks (en otros formatos), pero en esa página puedes hacerlo. En otro lugar de esta web explico cómo descargar libros gratis de esta página.Te recomiendo echar un vistazo a esa sección.

Pero aquí te hablaré de otras webs donde descargar libros gratis en PDF, epub, doc y otros formatos.

Hay muchas páginas web para descargar libros gratis (puedes buscarlas en Google). También tienes páginas web con recopilaciones tipo: “10 sitios donde descargar libros gratis” o “Las mejores webs donde descargar libros” (también puedes buscar en Google esas recopilaciones).

Aquí debajo tienes una lista de 15 páginas para descargar libros gratis (ePUB, PDF, DOC…). Aunque te recomiendo que primero uses el buscador de esta página (en la parte superior), para ver si aquí está el libro que quieres. También puedes ir a la página de inicio y navegar por las categorías hasta encontrarlo. O buscar entre los últimos 100 libros subidos a esta web o los 25 libros con más descargas:

  • librosgratisxd.com
  • bajaebooks.com
  • www.exitosepub.com
  • www.libros4.com
  • espanol.free-ebooks.net
  • descargarlibrosgratis.eu
  • www.quedelibros.com
  • www.epubgratis.org
  • www.freelibros.org
  • www.libros-gratis.info
  • www.librospdf.net (descarga libros gratis pdf)
  • bajar-libros.net/libros-gratis
  • bajaepub.com
  • www.librear.com
  • www.librodot.com

Como comprenderás, no me responsabilizo de los contenidos de estas páginas web, pero en ellas puedes descargar libros gratis.

Más páginas web con información para bajarte libros gratis:

Promesas de la Virgen del Carmen.pdf

El link para descargar gratis está al final, debajo de los detalles del libro.


Promesas de la Virgen del Carmen
?
A los que viven y mueren llevando el Santo Escapulario.
El Santo Escapulario es el gran don que María, omnipotente ante su
Hijo Dios, toda corazón para con sus hijos, los hombres tesorera de
todas las gracias, nos trajo del cielo, haciéndonos en él las más
preciosas promesas que pudiéramos desear. Muy bien ha sido
llamado el SACRAMENTO DE MARIA.

Promesas de la Virgen del Carmen.pdf

Oraciones a la Vírgen María.pdf

El link para descargar gratis está al final, debajo de los detalles del libro.


AVE MARIA
Dios te salve Maria
llena eres de Gracia
el Señor es contigo;
bendita tu eres
entre todas las mujeres,
y bendito es el Fruto
de tu vientre, Jesus.
Santa Maria, Madre de Dios,
ruega por nosotros, pecadores,
ahora y en la hora
de nuestra muerte.
Amen

Oraciones a la Vírgen María.pdf

Amar al mundo apasionadamente.doc

El link para descargar gratis está al final, debajo de los detalles del libro.


Acabáis de escuchar la lectura solemne de los dos textos de la Sagrada Escritura, correspondientes a la Misa del domingo XXI después de Pentecostés. Haber oído la Palabra de Dios os sitúa ya en el ámbito en el que quieren moverse estas palabras mías que ahora os dirijo: palabras de sacerdote, pronunciadas ante una gran familia de hijos de Dios en su Iglesia Santa. Palabras, pues, que desean ser sobrenaturales, pregoneras de la grandeza de Dios y de sus misericordias con los hombres: palabras que os dispongan a la impresionante Eucaristía.

Amar al mundo apasionadamente.doc

Amar a la Iglesia.doc

El link para descargar gratis está al final, debajo de los detalles del libro.


Los textos de la liturgia de este domingo forman una cadena de invocaciones al Señor. Le decimos que es nuestro apoyo, nuestra roca, nuestra defensa . La oración recoge también ese motivo del introito: Tú no privas nunca de tu luz a aquellos que se establecen en la solidez de tu amor .
En el gradual, seguimos recurriendo a El: en los momentos de angustia he invocado al Señor… Libra, oh Señor, mi alma de los labios mentirosos, de las lenguas que engañan. ¡Señor!, me refugio en ti . Conmueve esta insistencia de Dios, nuestro Padre, empeñado en recordarnos que debemos acudir a su misericordia pase lo que pase, siempre. También ahora: en estos momentos, en los que voces confusas surcan la Iglesia; son tiempos de extravío, porque tantas almas no dan con buenos pastores, otros Cristos, que los guíen al Amor del Señor; y encuentran en cambio ladrones y salteadores, que vienen para robar, matar y destruir .

Amar a la Iglesia.doc

Mensaje a la Iglesia y al mundo.doc

El link para descargar gratis está al final, debajo de los detalles del libro.


Tenemos todavía el ánimo turbado por el pensamiento del tremendo ministerio para el que hemos sido elegido. Como Pedro, nos parece haber puesto los pies sobre el agua movediza y, agitado por el viento impetuoso, hemos gritado con él al Salvador: «Señor, sálvame» (Mt 14, 30). Pero hemos sentido dirigida también a Nos la voz, alentadora y al mismo tiempo amablemente exhortadora de Cristo: «Hombre de poca fe, ¿por qué has dudado?» (Mt 14, 31). Si las fuerzas humanas, por sí solas, no pueden sostener tan gran peso, la ayuda omnipotente de Dios, que guía a su Iglesia a través de los siglos en media de tantas contradicciones y adversidades, no nos faltará ciertamente, tampoco a Nos, humilde y último servus servoum Dei.

Mensaje a la Iglesia y al mundo.doc

Homilía en la Misa del comienzo del ministerio del Supremo Pasto Juan Pablo I.doc

El link para descargar gratis está al final, debajo de los detalles del libro.


Venerados hermanos e hijos queridísimos:

En esta celebración sagrada, con la que damos comienzo solemne al ministerio de Sumo Pastor, que ha sido puesto sobre nuestros hombros, el primer pensamiento de adoración y súplica se dirige a Dios, infinito y eterno, el cual, con una decisión suya humanamente inexplicable y por su benignísima dignación, nos ha elevado a la Cátedra de San Pedro. Brotan espontáneamente de nuestros labios las palabras de San Pablo: « ¡Oh profundidad de la riqueza, de la sabiduría y de la ciencia de Dios! ¡Cuán insondables son sus juicios e inescrutables sus caminos!» (Rom 11, 33).

Homilia.doc

MENSAJE AL SAGRADO COLEGIO CARDELALICIO.doc

El link para descargar gratis está al final, debajo de los detalles del libro.


Con inmensa alegría os vemos reunidos con nosotros en este encuentro, que hemos deseado vivamente y del cual vuestra cortesía nos permite ahora gustar el gozo y el consuelo.

Los cardenales

Sentimos, en efecto, apremiante la necesidad no sólo de renovaros la expresión de nuestra gratitud por el consenso que no cesa realmente de sorprendernos y confundirnos reservado por vosotros a nuestra humilde persona; sino también de testimoniaros la confianza que ponemos en vuestra fraterna y asidua colaboración.

El peso que el Señor, con los inescrutables designios de su providencia ha querido poner sobre nuestros frágiles hombros, nos resultaría ciertamente demasiado gravoso, si no supiéramos que podemos contar con la omnipotente fuerza de su gracia y además con la afectuosa comprensión y operante solidaridad de hermanos tan distinguidos por doctrina y sabiduría, tan experimentados en el gobierno pastoral y tan metidos en las cosas de Dios y en las de los hombres.

Mensaje al sagrado colegio cardelalicio.doc

Acerca de la Espiritualidad del Movimiento de Schoenstatt.pdf

El link para descargar gratis está al final, debajo de los detalles del libro.


“Sospecharán lo que pretendo: quisiera convertir este
lugar en un lugar de peregrinación, en un lugar de gracia
para nuestra casa y toda la Provincia alemana y quizás,
más allá…” Este era el plan audaz que el Padre José
Kentenich, Director Espiritual del Seminario Menor de
los Padres Palotinos, proponía a sus jóvenes educandos,
aquel 18 de octubre de 1914, en el valle de Schoenstatt,
Alemania. Los invitaba a trabajar a fin de transformar la
antigua capillita de San Miguel en un Santuario mariano
(“el Santuario que se hallaba desde tiempos
inmemoriales más o menos abandonado, desmantelado y
vacío, ha sido restaurado por nosotros y por iniciativa
nuestra dedicado a la Sma. Virgen”). Hacía dos meses
que había estallado la gran guerra europea, que iba a
transformarse en la Primera Guerra Mundial.

Acerca de la Espiritualidad del Movimiento de Schoenstatt.pdf

Homilía en el Centenario de la ordenación sacerdotal del Padre José Kentenich.pdf

El link para descargar gratis está al final, debajo de los detalles del libro.


Mis queridos hermanos en el servicio sacerdotal y diaconal, queridas hermanas y
hermanos en la comunidad de la fe:
Cuando se tiene el extraordinario placer de ser invitado a un cumpleaños de cien
años, se puede percibir frecuentemente un interesante clima. En el centro está el
festejado, rodeado por su familia. Hay pocos amigos: o están muy achacosos, o hace
tiempo que no viven más. Entonces muchas veces, con los hijos y los nietos se
deleitan recordando el pasado. Se volverán a ver fotografías de los tiempos idos.
Todos son felices y están satisfechos, se alegran con el que cumple años y toman
bien su café. Una fiesta hermosa, llena de armonía. Sin embargo, no surge de ella
dinamismo alguno.

Homilía en el Centenario de la ordenación sacerdotal del Padre José Kentenich.pdf

El Padre José Kentenich y la Encíclica del Papa Benedicto XVI “Deus caritas est”.pdf

El link para descargar gratis está al final, debajo de los detalles del libro.


El amor de Dios por nosotros es una cuestión fundamental para la vida y plantea
preguntas decisivas sobre quién es Dios y quiénes somos nosotros. A este respecto, nos
encontramos de entrada ante un problema de lenguaje. El término « amor » se ha
convertido hoy en una de las palabras más utilizadas y también de las que más se abusa,
a la cual damos acepciones totalmente diferentes. Aunque el tema de esta Encíclica se
concentra en la cuestión de la comprensión y la praxis del amor en la Sagrada Escritura
y en la Tradición de la Iglesia, no podemos hacer caso omiso del significado que tiene
este vocablo en las diversas culturas y en el lenguaje actual.

El Padre José Kentenich y la Encíclica del Papa Benedicto XVI “Deus caritas est”.pdf

Mensaje Inicial Jornadas Mundiales de la Juventud 2005

El link para descargar gratis está al final, debajo de los detalles del libro.


Mensaje Inicial Jornadas Mundiales de la Juventud 2005

Queridos jóvenes:

Es una dicha encontrarme con vosotros aquí, en Colonia, a orillas del Rhin. Habéis

venido desde varias partes de Alemania, de Europa, del mundo, haciéndoos

peregrinos tras los Magos de Oriente. Siguiendo sus huellas, queréis descubrir a

Jesús. Habéis aceptado emprender el camino para llegar también vosotros a

contemplar, personal y comunitariamente, el rostro de Dios manifestado en el niño

acostado en el pesebre. Como vosotros, también yo me he puesto en camino para,

con vosotros, arrodillarme ante la blanca Hostia consagrada, en la que los ojos de

la fe reconocen la presencia real del Salvador del mundo. Todos juntos seguiremos

meditando sobre el tema de esta Jornada Mundial del Juventud: «Venimos a

adorarlo» (Mt 2,2).

mensjae inicial.pdf

Homilía las humillaciones

El link para descargar gratis está al final, debajo de los detalles del libro.


Homilía las humillaciones 

Si la paciencia es la vía que conduce a la paz, y el estudio, el sendero que conduce a la ciencia, la humillación es el único camino que conduce a la humildad.
Sobre esta última consideración discurriremos ahora tú y yo, después de habernos quedado solos con Dios nuestro Señor.
Si queremos una verdadera y auténtica vida espiritual, nos hace falta una preocupación muy actual y muy firme de humildad. Y esta preocupación de humildad nos lleva a preguntarnos cómo hemos de reaccionar, para sacar el mayor fruto posible en nuestra vida espiritual, ante las humillaciones que el Señor nos hace sentir en lo más profundo de nuestra alma y ante las que nos pone en el camino de nuestro trabajo.
Hay momentos ?momentos delicados? en la vida espiritual, en los cuales el alma se siente profundamente humillada. Iluminaciones muy concretas y muy claras de Dios nuestro Señor descubren y subrayan cuanto de más humillante puedan tener nuestras miserias y nuestras deficiencias, nuestras inclinaciones, nuestras imperfecciones y nuestros defectos.

LAS HUMILLACIONES.pdb

Verdad, Valores, Poder, Joseph Ratzinger

El link para descargar gratis está al final, debajo de los detalles del libro.


Joseph Ratzinger
VERDAD, VALORES, PODER
Piedras de toque de la sociedad pluralista

 
LA LIBERTAD, LA JUSTICIA Y EL BIEN. Principios morales de las sociedades democráticas.
1.     La libertad presupone la noción de los derechos humanos fundamentales; es la capacidad de ejercitarlos, de promoverlos y de respetarlos
2.     La libertad sólo para uno mismo es una contradicción, porque la libertad es la capacidad de llevar a término la propia personalidad, que sólo es posible en la convivencia con los demás
3.     La existencia de una moral común fundamental de raíz cristiana hizo capaz la democracia en América (Tocqueville)
4.     Cultivar las evidencias morales esenciales, defenderlas y protegerlas como un bien común, sin imponerlas por la fuerza, constituye una condición para mantener la libertad frente a todos los nihilismos y sus consecuencias totalitarias. La Iglesia en cuanto que también es “comunidad de convicciones” esta llamada a realizar esta labor
SI QUIERES LA PAZ, RESPETA LA CONCIENCIA DE CADA HOMBRE. Conciencia y verdad.
5.     Conciencia y verdad. La conciencia no es la mera expresión de la subjetividad, no es primariamente el órgano de la autenticidad personal, sino el lugar de encuentro personal de cada uno con la verdad
6.     El enmudecimiento de la conciencia en tantas cosas es una enfermedad del alma más peligrosa que la culpa reconocida como culpa.

Verdad Valores y Poder.pdb

La Iglesia en la Prensa, Febrero 2008

El link para descargar gratis está al final, debajo de los detalles del libro.


La Iglesia en la Prensa, Febrero 2008

1 de febrero de 2008. 6
Diario de Navarra Los obispos aconsejan a los católicos votar de acuerdo con valores cristianos  6
Diario de Noticias “Es inmoral, usan el terrorismo como hace el PP”. 7
Diario de Noticias Los obispos piden el voto para los partidos que no secundaron la negociación con ETA   7
Diario de Navarra El PSOE critica a los obispos y dice que apoyan al PP. 9
La Razón Los obispos piden votar a los partidos que no dialoguen con ETA.. 10
ABC La Iglesia pide a los católicos que no voten a quienes negocian con el terrorismo. 11
ABC El PSOE se lanza contra la Iglesia y la acusa de «inmoral, hipócrita y malintencionada»  12
ABC El TSJC rechaza el recurso de entidades cristianas contra Educación para la Ciudadanía  13
EL MUNDO La Iglesia pide a los católicos que no voten a quien ha tenido a los terroristas como interlocutores políticos. 14
LOS ’10 MANDAMIENTOS’ ELECTORALES. 15
EL MUNDO El PSOE considera «inmoral» que los obispos «utilicen el terrorismo». 16
EL MUNDO Setién testificará en la Audiencia a petición de los acusados de Gestoras. 17
EL MUNDO «Manipulan el terrorismo». 18
EL PAÍS Los obispos hacen campaña contra el PSOE.. 18
EL PAÍS “La legislación debe proteger al matrimonio en su ser propio”. 19
EL PAÍS “Dificultades crecientes para el estudio libre de la religión”. 20
EL PAÍS Los socialistas acusan a los obispos y al PP de apoyarse mutuamente. 20
EL PAÍS Zapatero y la “recta razón”. 21
EL PÁIS Lo que ‘votaron’ en 2000 y 2004. 22
La Razón Fallece el padre Marcial Maciel, el fundador de los Legionarios de Cristo. 22
ABC Fallece el fundador de los Legionarios de Cristo. 23
EL MUNDO El legionario de Cristo que perdió sus galones. 24
EL PAÍS El Papa carga contra el ‘bebé probeta’ 25
EL PAÍS Marcial Maciel, fundador de los Legionarios de Cristo. 26
El MUNDO / EDITORIAL EL CHOQUE ENTRE EL PSOE Y LOS OBISPOS NO DEBE CONFUNDIR AL PP. 27
EL PAÍS / EDITORIAL Los obispos y el voto. 28
Diario de Navarra / Ramón Pi Los obispos otra vez. 29
La Razón¡Estad siempre alegres! 30
5 de febrero de 2008. 30
EL MUNDO Blanco avisa de que, tras el 9-M, «nada será igual» en la relación con la jerarquía eclesiástica  30
EL MUNDO Llamazares propone ’10 mandamientos laicos’ para lograr un Estado aconfesional 31
EL DECALOGO DE IU.. 32
EL MUNDO Aragón ‘negoció’ la devolución de obras de arte con dos monjas fallecidas  33
EL MUNDO Martínez Sistach reivindica el respeto a la libertad de voto. 33
El País El PSOE avisa a la Iglesia de que debe avanzar hacia la autofinanciación. 34
El País IU acuña los ‘diez mandamientos laicos’ 35
Diario de Noticias Blanco amenza con revisar la financiación de la Iglesia, “nuevo brazo armado del PP”  35

Iglesia en la prensa febrero de 2008.pdb

Ebook-Final de la misa.pdf

El link para descargar gratis está al final, debajo de los detalles del libro.


Rito de conclusión
La Misa termina con un rito breve y de profunda significación.
–Saludo.
El sacerdote, extendiendo las manos, saluda al pueblo diciendo: El
Señor esté con vosotros; a lo que el pueblo responde: Y con tu
espíritu.
–Bendición
Y como al principio de la Misa, el signo de la cruz, y el nombre de la
Santísima Trinidad.
«En seguida el sacerdote añade: “la bendición de Dios todopoderoso
–haciendo aquí la señal + de la bendición–, Padre, Hijo y Espíritu
Santo, descienda sobre vosotros”. Y todos responden Amén».

Ebook-Final de la misa.pdf

La oración incesante, Jean Lafrance

El link para descargar gratis está al final, debajo de los detalles del libro.


La oración incesante, Jean Lafrance

 

He vacilado mucho en decidirme a escribir estas páginas, aunque hacía unos meses que el título se me había impuesto. La vacilación se debía a que no sabía qué género asignarles.
¿Debía compartir una experiencia de oración que forzosamente había de tener connotaciones personales, y por tanto autobiográficas, o convenía escribir un libro de carácter más bien general sobre la oración incesante, según las palabras de Lucas?
La cuestión era para mí más crucial porque acababa de someterme a una segunda intervención quirúrgica y me sentía incierto sobre mi porvenir.
En aquel momento sentía el deseo de dar a conocer “la esperanza que llevaba dentro” y decirles a mis hermanos por qué había deseado consagrar toda mi vida a la oración. Al mismo tiempo están también las palabras de Jesús que llaman la atención de sus discípulos sobre la necesidad de mantener su oración en secreto y oculta, a pesar de que en otra parte afirma que hay que poner la lámpara sobre el candelero a fin de que los que entran vean la luz. Y añade: Porque nada hay oculto que no sea descubierto, ni secreto que no sea conocido y puesto en claro (Lc 8,17).

Lafrance – La oración incesant.pdb

Himnos, Gonzalo de Berceo

El link para descargar gratis está al final, debajo de los detalles del libro.


Himnos, Gonzalo de Berceo

Veni Creator Spiritus pleno de dulçe lumne,
Visita nuestras mientes de ]a tu sancta lumne.
Purga los nuestros pechos de la mala calumne,
Implelos de tu graçia commo es tu costumne.
Tu eres con derecho dicho confortador,
Dono dulz preçioso de Dios nuestro Sennor,
Fuent viva, fuego vivo, caridat e amor,
Unçion con que sana la alma pecador.
De la tu sancta graçia, de la tu caridat
Manan los siete dones de grant actoridat :

HIMNOS.txt

Dios y el Misterio del Mal, Fabro

El link para descargar gratis está al final, debajo de los detalles del libro.


Dios y el Misterio del Mal, Fabro

 

 I. El mal y el problema de Dios

En la cultura moderna, la reflexión sobre el mal, como sucede en casi todos los otros problemas del espíritu, se ha transformado en algo muy ambiguo: al descartar la perspectiva absoluta de la metafísica que sostenía la existencia del Absoluto y de sus derechos, el hombre se balancea entre perspectivas opuestas de olvido o indiferencia, de angustia y desesperación. O sea que se mece insensiblemente al compás de los hechos, cualquiera que éstos sean, o se lanza contra todo y contra todos. La primera conducta es más frecuente en los países de regímenes totalitarios donde no queda ni tiempo para opinar ni posibilidad de protestar; la segunda es propia de los estados de democracia todavía frágil o reciente, donde la charlatanería -podríamos decir que también ésta forma parte de los derechos de la libertad conquistada- inunda todos los niveles sociales y especialmente el político y el religioso. El enorme desarrollo de los medios de comunicación social, junto a los grandes complejos editoriales que dominan el mercado de las ideas va creando ante las conciencias como una nube de humo que enceguece y contamina, al punto que la conciencia de la mayoría se vuelve muchas veces incapaz de juzgar aún los sucesos de todos los días. Esto desemboca inevitablemente en el escepticismo ético que es el último escalón antes de pasar al ateísmo práctico.

Ante tantos problemas, ¿por qué no interviene Dios? ¿De dónde vienen todos estos males? Es la pregunta que se hacía Plotino1 . Los lamentos que se alzan ante esta multitud de males -físicos y morales, individuales y sociales…- son inenarrables: desde el llanto de Eva ante el cuerpo ensangrentado de Abel asesinado por su hermano -descrito con dolorosa conmoción por Masaccio en la Capilla Brancacci del Carmen en Florencia- hasta el último drama de la historia que está reservado al Anticristo (como afirma el Apocalipsis de Juan), será un balance completo de todos los horrores y las perversiones posibles. Después, pero sólo después de tal cataclismo, vendrá la victoria definitiva de Dios: así lo prometen los profetas, Cristo y también los antiguos poetas y filósofos2 . Mientras tanto continua la protesta del hombre por el mal y el dolor, por sí mismo y por los otros, por los justos y por los delincuentes: por la frecuente buena suerte de estos últimos y por la desgracia, los dolores y los sufrimientos de aquellos, los cuales han sido descritos con gran amplitud y amargura en el libro de Job y en el Eclesiastés, si quisiésemos dar una referencia bíblica. Tal es la realidad existencial que probablemente alguno de nosotros ya ha experimentado o está sufriendo. Respecto a lo que el hombre espera de la vida, la existencia le ofrece un balance netamente negativo -o se sufre por los propios problemas o se sufre por los problemas de los otros o se sufre doblemente, por los unos y por los otros. Se trata de males de todo género y a todo nivel de existencia: males que afectan a los pequeños y a los jóvenes, a los adultos y a los viejos, a los inteligentes o a los vivos, a los obtusos y a los simples, a los santos y a los malvados… La avalancha de males no conoce barreras o distinciones, aun cuando afecte de diverso modo a unos y otros.

Resulta superfluo observar que para los ateos la realidad del mal es el plato fuerte, el argumento decisivo contra la existencia de Dios. Pero se trata de una hilación demasiado rápida y simplista en cuanto a la consecuencia: se trata de una conexión mecanicista de la realidad y por ende apriorística. La existencia del mal es un gran problema, el más grave y complicado, pero no sólo para el teísmo sino también para el ateísmo. Y comenzando por el teísmo, el mismo Santo Tomás vio en el «mal» la primera dificultad para admitir la existencia de Dios. «Entendemos por este nombre Dios, un cierto bien infinito. Luego si Dios existiese no se encontraría ningún mal. Pero el mal existe en el mundo. Luego Dios no existe»3 . Es una reflexión a nivel moral y existencial que el Angélico intenta contrarrestar con una célebre respuesta de San Agustín: «Dios es de tal modo el Sumo Bien que ningún mal permitiría en sus obras si no fuese tan omnipotente y bueno como para sacar bien del mismo mal». Y por eso, comenta Santo Tomás, lejos de ser una objeción, la existencia del mal puede contribuir a exaltar la bondad de Dios en cuanto permite el mal para sacar un bien mayor4 .

Esta podría ser llamada una respuesta teológico-formal que hace apelo a la trascendencia de la divina Providencia, pero que deja abierta una grieta en el edificio divino de la creación que se suponía estructurada con orden y sabiduría.

El problema fue retomado más adelante y casi con los mismos términos

Fabro. Dios y el mal.pdb

ECCLESIA DE EUCHARISTIA, Juan Pablo II

El link para descargar gratis está al final, debajo de los detalles del libro.


ECCLESIA DE EUCHARISTIA, Juan Pablo II

. La Iglesia vive de la Eucaristía. Esta verdad no expresa solamente una experiencia cotidiana de fe, sino que encierra en síntesis el núcleo del misterio de la Iglesia. Ésta experimenta con alegría cómo se realiza continuamente, en múltiples formas, la promesa del Señor: « He aquí que yo estoy con vosotros todos los días hasta el fin del mundo » (Mt 28, 20); en la sagrada Eucaristía, por la transformación del pan y el vino en el cuerpo y en la sangre del Señor, se alegra de esta presencia con una intensidad única. Desde que, en Pentecostés, la Iglesia, Pueblo de la Nueva Alianza, ha empezado su peregrinación hacia la patria celeste, este divino Sacramento ha marcado sus días, llenándolos de confiada esperanza.Con razón ha proclamado el Concilio Vaticano II que el Sacrificio eucarístico es « fuente y cima de toda la vida cristiana ».(1) « La sagrada Eucaristía, en efecto, contiene todo el bien espiritual de la Iglesia, es decir, Cristo mismo, nuestra Pascua y Pan de Vida, que da la vida a los hombres por medio del Espíritu Santo ».(2) Por tanto la mirada de la Iglesia se dirige continuamente a su Señor, presente en el Sacramento del altar, en el cual descubre la plena manifestación de su inmenso amor.2. Durante el Gran Jubileo del año 2000, tuve ocasión de celebrar la Eucaristía en el Cenáculo de Jerusalén, donde, según la tradición, fue realizada la primera vez por Cristo mismo. El Cenáculo es el lugar de la institución de este Santísimo Sacramento. Allí Cristo tomó en sus manos el pan, lo partió y lo dio a los discípulos diciendo: « Tomad y comed todos de él, porque esto es mi Cuerpo, que será entregado por vosotros » (cf. Mt 26, 26; Lc 22, 19; 1 Co 11, 24). Después tomó en sus manos el cáliz del vino y les dijo: « Tomad y bebed todos de él, porque éste es el cáliz de mi sangre, sangre de la alianza nueva y eterna, que será derramada por vosotros y por todos los hombres para el perdón de los pecados » (cf. Mc 14, 24; Lc 22, 20; 1 Co 11, 25). Estoy agradecido al Señor Jesús que me permitió repetir en aquel mismo lugar, obedeciendo su mandato « haced esto en conmemoración mía » (Lc 22, 19), las palabras pronunciadas por Él hace dos mil años.Los Apóstoles que participaron en la Última Cena, ¿comprendieron el sentido de las palabras que salieron de los labios de Cristo? Quizás no. Aquellas palabras se habrían aclarado plenamente sólo al final del Triduum sacrum, es decir, el lapso que va de la tarde del jueves hasta la mañana del domingo. En esos días se enmarca el mysterium paschale; en ellos se inscribe también el mysterium eucharisticum.

 

ECCLESIA_DE_EUCHARISTIA.doc

Iter Jurídico 1, Amadeo de Fuenmayor, Valentín Gomez Iglesis y Pedro Rodríguez

El link para descargar gratis está al final, debajo de los detalles del libro.


Iter Jurídico 1, Amadeo de Fuenmayor, Valentín Gomez Iglesis y Pedro Rodríguez 

PARTE PRIMERA

LA ETAPA INICIAL  CAPITULO I : CON LA FUERZA DEL CARISMA  FUNDACIONAL  

1. EL MOMENTO FUNDACIONAL DEL OPUS DEI

 

El invierno de 1917-1918 marcó un giro transcendental en la vida de Josemaría Escrivá de Balaguer. Tenía entonces quince-dieciséis años, y era un joven estudiante de los últimos cursos de bachillerato. De carácter alegre, había recibido, en su familia y en los colegios en que había estudiado, una buena formación católica. Era, en suma, un muchacho normal y piadoso, aunque, hasta ese momento, sin particulares inquietudes religiosas. En esa fecha, un hecho en sí mismo pequeño -la visión de las huellas dejadas por un carmelita descalzo sobre la nieve que durante ese invierno cubrió las calles de Logroño, la ciudad en la que vivía-, desencadenó un hondo proceso interior (1). Sintió que Dios se metía en su vida y le pedía una mayor profundidad en su fe, más aún, una disponibilidad plena y radical para secundar cuanto el Señor, en el futuro, pudiera ir manifestándole: eran los barruntos del Amor divino, como le gustará repetir andando los años.

Eso le llevó, de inmediato, a intensificar su oración y su vida de piedad. También, casi enseguida, a la decisión de hacerse sacerdote, al considerar que ése era el camino más adecuado para prepararse a lo que Dios pudiera desear. Pasaron los años. Nuevas dádivas sobrenaturales hicieron cada vez más intensa la convicción de que Dios quería algo de él, aunque continuó sin tener una idea precisa hasta que se produjo lo que constituye el acontecimiento’ central de su existencia: la luz recibida el 2 de octubre de 1928. Los hechos anteriores -su infancia, las inquietudes de juventud desde 1917 y 1918, su formación en el seminario y su posterior ordenación y trabajo sacerdotal, sus estudios civiles de Derecho, su traslado a Madrid (2)- se le presentaron, a partir de ese momento, como una preparación de lo acontecido en 1928. Y la claridad que le invadió entonces constituyó, hasta el momento mismo de su muerte, un criterio y un impulso que orientó la totalidad de sus actuaciones.

Iterjurídico1.doc

Preguntas Frecuentes sobre la Cuaresma, José María Palomar Garcés

El link para descargar gratis está al final, debajo de los detalles del libro.


 Preguntas Frecuentes sobre la Cuaresma

Las 29 preguntas más comunes con las respuestas que te harán comprender mejor el sentido de la cuaresma.
ÍNDICE:
1. ¿Qué es la cuaresma?
2. ¿Desde cuándo se vive la cuaresma?
3. ¿Por qué la cuaresma en la iglesia católica?
4. ¿Cuál es, por tanto, el espíritu de la cuaresma?
5. ¿Qué es la penitencia?
6. ¿Qué manifestaciones tiene la penitencia?
7. ¿Estamos obligados a hacer penitencia?
8. ¿Cuáles son los días y tiempos penitenciales?
9. ¿Qué debe hacerse todos los viernes del año?
10. ¿Cuándo es cuaresma?
11. ¿Qué es el miércoles de ceniza?
12. ¿Cuándo tiene origen la práctica de la ceniza?
13. ¿Cuándo se bendice e impone la ceniza?
14. ¿De dónde proviene la ceniza?
15. ¿Cuál es el simbolismo de la ceniza?
16. ¿A qué nos invita la iglesia en la cuaresma?
17. ¿Qué debe seguirse de vivir la cuaresma?
18. ¿Qué es la conversión?
19. ¿Por qué se dice que la cuaresma es un “tiempo fuerte” y un tiempo penitencial?
20. ¿Cómo concretar mi deseo de conversión?
21. ¿Cuáles son las obras de misericordia?
22. ¿Qué obligaciones tiene un católico en cuaresma?
23. ¿En qué consiste el ayuno?
24. ¿A quién obliga el ayuno?
25. ¿Qué es la abstinencia?
26. ¿A quién obliga la abstinencia?
27. ¿Puede cambiarse la práctica del ayuno y la abstinencia?
28. ¿Qué es lo que importa de fondo del ayuno y la abstinecia?
29. ¿Qué aspectos pastorales conviene resaltar en la cuaresma?
 

Preguntas frecuentes.pdb

Mensaje para la Jornada Mundial de Oración por las vocaciones 2004

El link para descargar gratis está al final, debajo de los detalles del libro.


Mensaje del Papa para la Jornada Mundial de Oración por las Vocaciones 2004  CIUDAD DEL VATICANO, viernes, 30 abril 2004 (ZENIT.org).- Publicamos elMensaje de Juan Pablo II con motivo de la Jornada Mundial de Oración por lasVocaciones 2004 que se celebrará el próximo 2 de mayo.   * * *Venerados hermanos en el episcopado;amadísimos hermanos y hermanas: 1. «Rogad, pues, al Dueño de la mies que envíe obreros a su mies» (Lc 10,2). Estas palabras de Jesús, dirigidas a los Apóstoles, muestran la solicitudque el buen Pastor tiene siempre por sus ovejas. Lo hace todo para que«tengan vida y la tengan en abundancia» (Jn 10, 10). Después de suresurrección, el Señor confiará a sus discípulos la responsabilidad deproseguir su misma misión, para que se anuncie el Evangelio a los hombres detodos los tiempos. Y son muchos los que han respondido y siguen respondiendocon generosidad a su constante invitación: «Sígueme» (Jn 21, 22). Sonhombres y mujeres que aceptan poner su existencia totalmente al servicio desu Reino.

Mensaje del Papa para la Jornada Mundial de Oración por (1).doc

Identidad Sacerdotal, Pbro. Raúl Scala

El link para descargar gratis está al final, debajo de los detalles del libro.


 

Identidad Sacerdotal, Pbro. Raúl Scala

 

LA IDENTIDAD SACERDOTAL DESDE ALGUNOS ESCRITOS DE S.S. JUAN PABLO II Y DE S.S. BENEDICTO XVI

 

 

Presentación General.

 

     El 16 de marzo de 2009 el Papa Benedicto XVI convocó un Año Sacerdotal al cumplirse los 150 años de la muerte de San Juan María Vianney, el Cura de Ars, y allí indicó la finalidad de este año particular. Es “para favorecer la tensión de los sacerdotes hacia la perfección espiritual de la que depende sobre todo la eficacia de su ministerio” – dijo-. También “para hacer percibir cada vez más la importancia del papel y de  la misión del sacerdote en la Iglesia y en la sociedad contemporánea” (Discurso a la Congregación del Clero).

 

     Para poder tender hacia esa santidad propia y para comprender más profundamente la importancia y la misión del sacerdote es indispensable ahondar en su identidad específica.

 

     Dónde radica teológicamente la identidad del presbítero, cuando ésta es tan cuestionada en el mundo de hoy, fuera y dentro incluso de la Iglesia, es el tema elegido para este trabajo.

IDENTIDAD SACERDOTAL.doc

Acerca de la Plenitud, Polo

El link para descargar gratis está al final, debajo de los detalles del libro.


Acerca de la Plenitud, Polo

Transcribo a continuación algunas reflexiones personales articuladas desde la enseñanza de Mons. Josemaría Escrivá de Balaguer, en especial la contenida en la Homilía que pronunció durante la Misa celebrada en el Campus de la Universidad de Navarra el 8 de octubre de 1967; y en sus declaraciones publicadas en el número 26 de la revista Palabra.

           Confío en no haber desfigurado su mensaje. Por eso escribo estas páginas, tan esquemáticas e incompletas, aunque, desde luego, prefiero rotundamente escucharlo.

 

ART 1_POLO ACERCA DE LA PLENITUD.doc

Iter Jurídico 1, Amadeo de Fuenmayor, Valentín Gomez Iglesis y Pedro Rodríguez

El link para descargar gratis está al final, debajo de los detalles del libro.


Iter Jurídico 1, Amadeo de Fuenmayor, Valentín Gomez Iglesis y Pedro Rodríguez

PARTE PRIMERA

LA ETAPA INICIAL  CAPITULO I : CON LA FUERZA DEL CARISMA  FUNDACIONAL  

1. EL MOMENTO FUNDACIONAL DEL OPUS DEI

 

El invierno de 1917-1918 marcó un giro transcendental en la vida de Josemaría Escrivá de Balaguer. Tenía entonces quince-dieciséis años, y era un joven estudiante de los últimos cursos de bachillerato. De carácter alegre, había recibido, en su familia y en los colegios en que había estudiado, una buena formación católica. Era, en suma, un muchacho normal y piadoso, aunque, hasta ese momento, sin particulares inquietudes religiosas. En esa fecha, un hecho en sí mismo pequeño -la visión de las huellas dejadas por un carmelita descalzo sobre la nieve que durante ese invierno cubrió las calles de Logroño, la ciudad en la que vivía-, desencadenó un hondo proceso interior (1). Sintió que Dios se metía en su vida y le pedía una mayor profundidad en su fe, más aún, una disponibilidad plena y radical para secundar cuanto el Señor, en el futuro, pudiera ir manifestándole: eran los barruntos del Amor divino, como le gustará repetir andando los años.

Eso le llevó, de inmediato, a intensificar su oración y su vida de piedad. También, casi enseguida, a la decisión de hacerse sacerdote, al considerar que ése era el camino más adecuado para prepararse a lo que Dios pudiera desear. Pasaron los años. Nuevas dádivas sobrenaturales hicieron cada vez más intensa la convicción de que Dios quería algo de él, aunque continuó sin tener una idea precisa hasta que se produjo lo que constituye el acontecimiento’ central de su existencia: la luz recibida el 2 de octubre de 1928. Los hechos anteriores -su infancia, las inquietudes de juventud desde 1917 y 1918, su formación en el seminario y su posterior ordenación y trabajo sacerdotal, sus estudios civiles de Derecho, su traslado a Madrid (2)- se le presentaron, a partir de ese momento, como una preparación de lo acontecido en 1928. Y la claridad que le invadió entonces constituyó, hasta el momento mismo de su muerte, un criterio y un impulso que orientó la totalidad de sus actuaciones.

 

Iterjurídico1.pdb

Iter Jurídico, Amadeo Fuenmayor Valentin Gómez Iglesis y Pedro Rodríguez

El link para descargar gratis está al final, debajo de los detalles del libro.


Iter Jurídico, Amadeo Fuenmayor Valentin Gómez Iglesis y Pedro Rodríguez

ÍNDICE:
Capítulo 1 : Con la fuerza del carisma fundacional
Capítulo 2 : Peculiaridad del fenómeno pastoral y apostólico
Capítulo 3 : La aprobación de 1941
Capítulo 4 : Ante el 14 de febrero de 1943
Capítulo 5 : El Opus Dei Instituto secular
Capítulo 6 : Los preparativos de una nueva aprobación pontificia
Capítulo 7 : Aprobación pontificia de 1950
Capítulo 8 : En busca de nuevos caminos
Capítulo 9 : El Congreso General Especial
Capítulo 10 : Epílogo, anexos y Estatutos
Apendice Documental
Regulae
Adprecamur
I. Societatis Natura
II. Societatis Constitutio Et Activitas
III. Regimen
A. Regimen Generale
B. Regimen Territoriale
C. Regimen Locale
1) Studia
2) Apostolatus
3) De Eo Eiusque Ministerio Iudicium
4) PUBLICATIONES
Decreto
 

Iterjuridico.pdb

Como un mar sin orillas

El link para descargar gratis está al final, debajo de los detalles del libro.


  -: COMO UN MAR SIN ORILLAS :-

COMO UN MAR SIN ORILLAS 
EL TRABAJO DEL OPUS DEI EN CENTROAMERICA 
Recuerdos sobre los comienzos 
Antonio Rodríguez Pedrazuela  
El apostolado de mis hijos  
es como un mar sin orillas. 
Josemaría Escrivá  

Como un mar sin orillas.pdb

Ritual de Emergencias

El link para descargar gratis está al final, debajo de los detalles del libro.


Ritual de Emergencias

Bautismo de un niño en peligro de muerte. 1
ORACIÓN DE LOS FIELES. 1
PROFESION DE FE. 2
Confirmación de un enfermo en peligro de muerte. 3
EN CASO DE URGENTE NECESIDAD.. 3
EN CASO DE EXTREMA NECESIDAD.. 4
RITO PARA LA COMUNIÓN DE ENFERMOS. 4
RITOS INICIALES. 4
LECTURA BREVE DE LA PALABRA DE DIOS. 5
RITO DE LA COMUNIÓN.. 5
RITO DE CONCLUSIÓN.. 7
Sacramento de la Penitencia. Rito breve “in articulo mortis”. 7
Absolución de censuras. 8
Dispensa de irregularidad. 8
Rito continuo de la Penitencia, Unción y Viático. 8
RITO DE ENTRADA.. 8
PENITENCIA.. 9
PROFESIÓN DE FE BAUTISMAL. 9
LETANÍA.. 10
CONFIRMACIÓN.. 10
UNCIÓN DE LOS ENFERMOS. 10
VIÁTICO.. 11
RITO DE CONCLUSÓN.. 11
Sagrada Unción sin viático. 11
UNCIÓN BAJO CONDICIÓN.. 12
 
 

RitualdeEmergencias.pdb

Eucaristía y Vida Cristiana, Javier Echevarría

El link para descargar gratis está al final, debajo de los detalles del libro.


Eucaristía y Vida Cristiana, Javier Echevarría

Presentación
Hace cinco años, con ocasión del Gran Jubileo promulgado por Juan Pablo II, reuní algunas consideraciones sobre diversos aspectos del ser y del quehacer de los cristianos, de la vida espiritual y apostólica que el Maestro vino a traer a la tierra.
Los itinerarios de vida cristiana, que entonces trazaba, ponían de relieve -no podía ser de otro modo- que cabe resumir el cristianismo en el encuentro de cada uno con Jesús, que culmina en la plena adhesión al Hijo de Dios consubstancial al Padre. Es un encuentro personal, singularmente profundo y totalizante, que implica acogerle y saberse acogido por Él; creer en Él y sentir a la vez toda la confianza que el Señor deposita en cada uno de sus discípulos; amarle de manera absoluta, sin condición alguna, porque así es el amor de Quien ha dado su vida en la Cruz por todos y por cada uno de nosotros. Bien se comprende que se trata de una realidad por encima de las dimensiones habituales de nuestra existencia, única por su trascendencia y radicalidad; una realidad que la reflexión humana no conseguirá nunca entender en toda su riqueza de sentido y belleza. Es, propiamente hablando, un misterio.
La noción de misterio nos resulta familiar a los humanos, porque son muchas las cosas que no sabemos, que no acertamos a desentrañar. El progreso científico ha desvelado tantas y tantas incógnitas sobre las dinámicas presentes en el mundo que observamos; sin embargo, los interrogantes, paradójicamente, no han disminuido; han aumentado. No me refiero a las crisis de certeza palpitantes en muchos ambientes intelectuales, que -décadas atrás- se creyeron capaces de hacerse con la llave infalible de la verdad. Pienso más bien en situaciones patentes a todos, porque exponen distintos reflejos del gran misterio que es el hombre. En definitiva, si hemos de afrontar sinceramente nuestra situación, debemos concluir que nuestra vida se nos muestra como un camino a la luz de un día que está envuelto en misterios.
Uno de esos arcanos, especialmente luminoso, se concreta en nuestra condición de hijos de Dios en Cristo y en consecuencia, en el misterio de la Eucaristía. Misterios estrechamente ligados, que atraen la atención de los fieles cristianos en este Año que el amadísimo Juan Pablo II quiso declarar eucarístico. Toda esta atractiva realidad me induce ahora a detenerme en la consideración del augusto sacramento, que es Sacrificio, Comunión y Presencia, para intentar adentrarnos con mayor hondura en la actualidad de la Encarnación, en ese pasar de Jesús por la tierra para conversar con los hombres. También es una invitación a profundizar con agradecimiento en la maravillosa realidad de nuestro ser hijos de Dios.
Hay, en efecto, un vínculo muy estrecho entre el sentido de la filiación divina y el sentido de la presencia eucarística del Señor. En último análisis, se podría explicar ese íntimo enlace porque las dos realidades constituyen expresiones inequívocas del sensus fidei, de la fe viva. Pero revelan también razones más específicas que los entrelazan, en particular ésta: la devoción eucarística robustece y acrecienta en el cristiano el sentido de su filiación divina. La Iglesia nos lo propone de modo diáfano en el primer Prefacio de Cuaresma, cuando pide a Dios que «por la celebración de los misterios que nos dieron nueva vida, lleguemos a la plenitud de hijos de Dios»1.
Necesitamos contemplar a Jesús sacramentado, acompañarle, «comerle», para aprender dócilmente a ser hijos y también para crecer como hijos y conducirnos como hijos fieles. «Si no coméis la carne del Hijo del hombre y no bebéis su sangre, no tenéis vida en vosotros», la vida nueva, la vida de los hijos de Dios; en cambio, «el que come mi carne y bebe mi sangre, tiene vida eterna y Yo le resucitaré en el último día» Un 6, 53-54): tiene la Vida de Dios y no morirá para siempre
Estas consideraciones versarán especialmente sobre el trato con Jesús eucarístico, que edifica y da firmeza a nuestro ser y a nuestro sabernos hijos de Dios en Cristo. En las páginas que siguen, se tratarán algunos aspectos de la vida de los hijos de Dios que aman y trabajan en este mundo; que se relacionan con los demás y construyen con ellos la sociedad en la que se desenvuelven; que sufren y gozan codo a codo con sus vecinos, colegas y parientes. Procuraré ver cómo en la Sagrada Eucaristía -Sacrificio, Comunión, Presencia- Jesucristo es, para todos ellos y siempre, el Maestro que sale al encuentro, que explica, que comprende, que anima y sostiene, que devuelve la salud. No pretendo recoger de modo sistemático los variados aspectos -tan ricos- de la doctrina de la Iglesia sobre el Misterio eucarístico, que el Catecismo de Iglesia Católica ha expuesto con autoridad2. Mi propósito consiste sencillamente en ayudar a los lectores a trasladar a la existencia cotidiana, a la vida práctica, algunas de las consecuencias que dimanan de la Sagrada Eucaristía. Sólo consideraré unos aspectos de esa maravillosa cercanía que Dios desea tener con las mujeres y los hombres en ese misterio inefable
Parece aquí conveniente una observación previa: la distinción de varios niveles u órdenes en este Sacramento. Primero, el de las especies o apariencias -los «accidentes»- del pan y del vino, que caen inmediatamente bajo nuestra percepción sensible: después, el de la realidad substancial que esconden, no perceptible por los sentidos ni por la razón, accesible sólo con la fe: el cuerpo y sangre de Cristo en su actual condición gloriosa, unidos al alma humana de Jesús y la divinidad de su Persona; a continuación, el de la realidad sacramental, que presenta separados, bajo las especies distintas del pan y del vino, el cuerpo y la sangre de Jesús, que es signo de su pasión y muerte; en fin, el de su efecto en los fieles, que lleva a la participación en la vida de Cristo y a la identificación con Él, a la participación en su sacrificio, la implantación del reino de Dios y a la edificación de la Iglesia, etc. Estos diversos niveles se entrelazan y a la vez explican por qué la Santa Misa es el centro y la raíz de la vida cristiana, como insistentemente enseñó el Fundador del Opus Dei3.
Hoy, como hace dos mil años, Jesús sale al encuentro de cada hombre y de cada mujer; se le revela al partir el Pan, como aquella tarde a los dos que iban camino de Emaús (cfr. Lc 24, 13-35). Quiera Dios que estas consideraciones contribuyan a reafirmarnos en la convicción de que podemos seguir a Cristo -como gráficamente enseñaba también san Josemaría- «tan de cerca como Santa María, su Madre, como los primeros doce, como las santas mujeres, como aquellas muchedumbres que se agolpaban a su alrededor»; y que, «si obramos así, si no ponemos obstáculos, sus palabras entrarán hasta el fondo del alma y nos transformarán» 4.
Estas páginas recogen reflexiones nacidas de la fe, y dirigidas ante todo al creyente. Sin embargo, podrán resultar útiles también a quien no posea la fe cristiana: le ayudarán a comprender algo del porqué de la vida y de la esperanza de los cristianos; de nuestros esfuerzos por ser mejores y por ayudar a los demás a alcanzar esa meta; de nuestra ilusión y alegría para recomenzar después de los errores -pequeños o no tan pequeños-, que jalonan la existencia humana. Ese porqué se encuentra justamente en la Eucaristía.
No escondo que me invade una alegría especial, al presentar estas consideraciones, pues se cumple el 50° aniversario de mi ordenación sacerdotal, que recibí con otros que me acompañaban -a quienes recuerdo con gran afecto- el 7 de agosto de 1955. Con el alma llena de agradecimiento, y con contrición por mis deficiencias, renuevo el afán de aprender a amar más a la Trinidad Santísima, que me ha concedido el don inmerecido de ser ministro del Señor, para hacer presente en el altar el Sacrificio del Calvario, ya que, como escribió Juan Pablo II, la celebración de la Eucaristía es para el sacerdote «no sólo el deber más sagrado, sino sobre todo la necesidad más profunda del alma»5: una necesidad vital, me atrevo a apostillar.
 
I

EUCARISTIA Y VIDA CRISTIANA.pdb

Necesitas Reflexionar, Aguiló

El link para descargar gratis está al final, debajo de los detalles del libro.


Necesitas Reflexionar, Aguiló

Henry Ford

  • Una experiencia en los campos de concentración nazis
  • La puerta del cambio
  • Una opción decisiva en la vida
  • Inteligencia, voluntad, sentimientos

Necesitas_reflexionar.pdb

¿Qué datos aportan sobre Jesús las fuentes romanas y judías?, Francisco Varo

El link para descargar gratis está al final, debajo de los detalles del libro.


¿Qué datos aportan sobre Jesús las fuentes romanas y judías?, Francisco Varo

Las primeras menciones de Jesús en documentos

literarios fuera de los escritos cristianos, se pueden

encontrar en algunos historiadores helenistas y

romanos que vivieron en la segunda mitad del siglo I o

en la primera mitad del siglo II, por lo tanto, bastante

cercanos a los acontecimientos.

El texto más antiguo donde se menciona, aunque de

un modo implícito, a Jesús fue escrito por un filósofo

estoico originario de Samosata en Siria, llamado Mara

bar Sarapion, en torno al año 73. Se refiere a Jesús

como «sabio rey» de los judíos, y de él se dice que

promulgó «nuevas leyes», tal vez en alusión a las

antítesis del Sermón de la Montaña (cfr. Mt 5,21-48), y

que de nada sirvió a los judíos darle muerte.

23.pdf

Las Florecillas del Papa Luciani, Parte XIII

El link para descargar gratis está al final, debajo de los detalles del libro.


 Las Florecillas del Papa Luciani, Parte XIII

 

TESTIMONIOS VENECIANOS Y OTROS (Parte II)

 

 

Don Ettore Fornezza, un sacerdote fiel. Miembro de “Amici di Papa Luciani Fans Club”

 

“¡Para mí, el Papa Luciani es un santo!”

 

florecillas13.htm

2º: La Ascensión

El link para descargar gratis está al final, debajo de los detalles del libro.


2º: La Ascensión

“Los sacó hasta cerca de Betania y levantando sus manos los bendijo. Y mientras los bendecía se alejó de ellos y comenzó a elevarse al cielo. Y ellos le adoraron y regresaron a Jerusalén con gran alegría”. (Lc 24, 50-51).
-“Cristo nos espera. Vivimos ya como ciudadanos del cielo (Fil 3, 20), siendo plenamente ciudadanos de la tierra (…). Seamos almas contemplativas, con un diálogo constante, tratando al Señor a todas horas”. (Es Cristo que pasa, 126).

2ºG.pdb

Caracter y Naturalidad, Aguiló

El link para descargar gratis está al final, debajo de los detalles del libro.


Caracter y Naturalidad, Aguiló

El “qué dirán”. Aparentar

Seguro que te suena la historia de aquel labrador que, despatarrado y orondo en su burro, volvía del campo con el hijo, que caminaba detrás.

El primer vecino con quien se toparon afeó la conducta del labriego: —¿Qué? ¿Satisfecho? ¡Y al hijo que lo parta un rayo!

Apeose el viejo y montó al hijo. Unos cien pasos darían cuando una mujer se encaró con ellos: —¡Cómo! ¿A pie el padre? ¡Vergüenza le debía dar al mozo!

Bajó éste abochornado, y amigablemente conversaban tras el jumento, cuando un guasón les tiró una indirecta: —¡Ojo, compadre, no tan deprisa que se les aspea el asno!

No sabiendo ya a qué carta quedarse, montaron ambos. Andaba cansino el burro el último trecho, y alguien les voceó de nuevo: —¡Se necesita ser bestias!; ¿no veis que el pobre animal va arrastrando el alma por el suelo?

Carctr_y_naturalidad.pdb

3º: El Nacimiento del Hijo de Dios en Belén

El link para descargar gratis está al final, debajo de los detalles del libro.


3º: El Nacimiento del Hijo de Dios en Belén

“Y cuando ellos se encontraban allí le llegó la hora del parto, y dio a luz a su hijo primogénito; lo envolvió en pañales y lo recostó en un pesebre”. (Lc 2, 6-7).
-Jesucristo Dios y Hombre. Una de las maravillas de Dios, que hemos de meditar y hemos de agradecer a este Señor que ha venido a traer la paz a los hombres de buena voluntad”. (cfr. Lc 2, 14. Es Cristo que pasa, 13).

3º.pdb

La Oración Mental

El link para descargar gratis está al final, debajo de los detalles del libro.


ORACIÓN MENTAL

 
Medios para alcanzar la santidad: oración y los sacramentos.
Oración: Medio tradicional para alcanzar la santidad.
 
CAMINO 91:  “Me has escrito: “orar es hablar con Dios. Pero, ¿de qué?” -¿De qué? De El, de ti: alegrías, tristezas, éxitos y fracasos, ambiciones nobles, preocupaciones diarias…, ¡flaquezas!: y hacimientos de gracias y peticiones: y Amor y desagravio.
            En dos palabras: conocerle y conocerte: “¡tratarse!”

ORACIÓN MENTAL.pdb

Homilía, La Cizaña y el Buen Trigo

El link para descargar gratis está al final, debajo de los detalles del libro.


Homilía, La Cizaña y el Buen Trigo 

Estos días he releído la parábola de la cizaña en el campo, y me han impresionado particularmente algunas palabras del Señor: Cum autem crevisset herba et fructum fecisset, tune apparuerunt et zizania (Mt 13, 26), cuando la hierba creció y dio fruto, apareció también la cizaña. Un hombre bueno había sembrado ya en su campo buen trigo cuando su enemigo llegóse allí a escondidas y arrojó cizaña en medio del sembrado.
En nuestra meditación ante la presencia del Señor, nos detendremos sobre esas pocas palabras que acabamos de citar: nos detendremos a contemplar esa cizaña que brota entre el buen trigo y pasaremos a considerar cómo en nuestra alma, el mal despunta también sobre el bien y entre el bien. Esas breves palabras nos dejan advertidos y nos invitan a estar atentos, a vigilar, para que no suceda que convirtamos en mal el bien que hay en nosotros, el bien que hemos realizado o que venimos realizando, o lo echemos a perder con el mal que sobrevenga.
Las palabras de Jesús expresan una realidad de la cual tenemos íntima y personal experiencia. En nuestra alma y en nuestra vida, como en el campo de la parábola, el mal despunta sobre el bien y entre el bien. Y hemos de emplearnos tenazmente y vivir con espíritu de vigilancia, para que, en nuestro propio ser, no destruya, disminuya o corrompa el bien. Adentrémonos, a la luz de la doctrina ascética, en nuestra personal experiencia ?experiencia de cristianos que desean vivir cristianamente? para ver cómo se repite, en nuestra vida, esa dolorosa realidad a la que alude la parábola.

LA CIZAÑA Y EL BUEN TRIGO.pdb

La Filolakia, AV

El link para descargar gratis está al final, debajo de los detalles del libro.


La Filolakia, AV 

Introducción

En 1782 fue publicada por primera vez en Venecia, gracias al mecenazgo de Juan

Mavrogordato, príncipe rumano la recopilación de la Filocalia, en la cual han colaborado

Nicodemo el Hagiorita, monje del Monte Athos (1749-1809) y el obispo Macario de Corinto

(1731-1805). Se trataba de un voluminoso infolio de XVI-1207 páginas, divididas en dos

2

columnas. Su nombre retornaba aquel ya dado por Basilio Magno y Gregorio Nazianzeno

a una colección de pasajes de Orígenes por ellos elegidos.

La Filocalia es uno de los muchos textos o conjunto de obras patrísticas, de las cuales se

ocupó Nicodemo, justamente en su ansia por poner al alcance de todos, los grandes

textos de los Padres. De modo particular, él no se cansó de buscar aquello que pudiera

servir para transmitir a todos la doctrina de la oración continua y, mediante ella, el

estímulo a practicarla. Su genio, pero sobre todo su gran alma cristiana, formada en la

escuela de las ideas derivadas de las Escrituras y de la tradición, le había hecho intuir

cómo, el respiro profundo de la oración continua debe ser -más allá de las distintas formas

que pueda asumir – la expresión viva de una vida cristiana alimentada por los

sacramentos y, a la vez, un medio poderosísimo para la unión divina. Una oración, sin

embargo, que como vemos nace, avanza y alcanza su plenitud sólo mediante la constante

disposición a la sobriedad del corazón y del intelecto. La sobriedad es ese estado de

vigilancia continua que mantiene el alma en una especie de ayuno espiritual, no excitado

por los pensamientos y por las imaginaciones que producen pasiones, las que perjudican

la oración y corrompen la sanidad transmitida por los sacramentos, obstaculizando su

potencia deificante justamente por ello, la recopilación de Nicodemo llevará el nombre de

Filocalia de los Padres Nípticos, es decir, “sobrios.”

La Filocalia conoce ahora su cuarta edición griega con los cinco volúmenes aparecidos en

Astir de Atenas en los años 1974-76. Sobre éstos se basa nuestra traducción.

Una obra que tiene prácticamente los mismos textos y un título de igual significado

(Dobrotolubiye), y que encontró gran acogida por las cristiandades eslavas, fue publicada

por el anciano Païssy Velichkovsky en 1793 y reimpresa en 1822. En realidad, en cuanto

a la obra de Païssy, no podemos hablar de una verdadera traducción de la recopilación de

Nicodemo. De hecho, mientras Macario y Nicodemo se ocupaban de los textos que

habían reunido en la Filocalia griega, Païssy también trabajaba en la recopilación y

traducción sustancialmente de los mismos textos colocándolos, sin embargo, en un orden

distinto del cronológico seguido por Nicodemo. Una vez publicada la Filocalia griega,

Païssy continuó con su trabajo, y es muy probable que lo haya comparado con la

recopilación de Nicodemo. La coincidencia es, sin embargo, singular y, por cierto,

providencial. La Filocalia eslava, que había sido destinada a promover el renacimiento

espiritual ruso del “Ochocientos,” fue compuesta recurriendo espontáneamente a las

mismas fuentes a las cuales se habían dirigido Macario y Nicodemo. Sólo Linos pocos

textos presentes en la versión griega son omitidos en la edición eslava. El Peregrino ruso,

ya bien conocido en Occidente, llevaba consigo una vieja copia de la Filocalia de Païssy.

Entre 1876 y 1889, el obispo Teófano el Recluso, publicó una traducción en ruso que

sería más amplia, ocupando cinco volúmenes.

En nuestro siglo existe un gran resurgimiento del interés por la Filocalia, por ejemplo en

Rumania gracias, sobre todo, a la traducción completa de Dumitru Staniloae, en ocho

volúmenes, terminada en 1979. En Occidente hay actualmente en curso traducciones que

se proponen ser integrales, en francés (Abbaye de Bellefontaine, Bégrolles) y en inglés

(Faber and Faber, Londres), basadas en el texto griego.

A.V.-La Filolakia.pdf

El Cielo y la Tierra

El link para descargar gratis está al final, debajo de los detalles del libro.


El Cielo y la Tierra

El cielo y la tierra

 

La Iglesia «estaba ya prefigurada desde el origen del mundo» (LG 2). Esto quiere decir que toda la creación, «el cielo y la tierra», son prefiguración de la Iglesia. Por tanto, el sentido de lo que es creaturidad, de lo que es el ser creado, es condición preliminar para conocer el sentido de lo que es la Iglesia. El lenguaje de la creación es necesario para dar nombres a lo que es la Iglesia y a su misterio. Pero es verdad, a su vez, que el lenguaje de la creación no se comprende realmente sino a la luz de la Iglesia.

Las tres meditaciones siguientes se proponen contemplar, a la luz del misterio de la fe que es la Iglesia, la prefiguración de la Iglesia en el orden de la creación (véase, para lo siguiente, nuestras lecciones pronunciadas durante las Semanas de estudios superiores de Salzburgo, 1993, en P. GORDAN (ed.), Lob der Erde, Graz-Viena-Colonia 19941, 31-62). La primera meditación se dedica a las relaciones entre el cielo y la tierra como prototipo que son de las dos dimensiones de la Iglesia, la cual es al mismo tiempo «la Iglesia de la tierra y la Iglesia llena de los bienes del cielo» (LG 8). Sigue una meditación especial sobre la Ecclesia de angelis, sobre el mundo de los ángeles como prefiguración de la Iglesia. La segunda meditación se dedicará a la «gramática» de la creación visible, cuyo lenguaje es hablado por la Iglesia. La tercera meditación, finalmente, estará dedicada a la divina Providencia, es decir, a la cuestión de cómo Dios conduce a término su plan previsto para la creación. El hilo conductor de las tres meditaciones es la catequesis acerca de la creación, tal como se contiene en el Catecismo de la Iglesia Católica.

 

02. El cielo y la tierra.doc

Ecclesia in America, Juan Pablo II

El link para descargar gratis está al final, debajo de los detalles del libro.


Ecclesia in America, Juan Pablo II 

LA IGLESIA QUE ESTÁ EN ÁFRICA celebró con alegría y esperanza durante cuatro semanas, su fe en Cristo resucitado, en el curso de la Asamblea especial para África del Sínodo de los obispos. Su recuerdo permanece aún vivo en toda la Comunidad eclesial. Fieles a la tradición de los primeros siglos del Cristianismo en África, los Pastores de este continente, en comunión con el Sucesor del apóstol Pedro y los miembros del Colegio episcopal procedentes de otras regiones del mundo, celebraron un Sínodo que se presentó como acontecimiento de esperanza y de resurrección, en el momento mismo en que las vicisitudes humanas parecían más bien empujar a África hacia el desánimo y la desesperación. Los Padres Sinodales, asistidos por cualificados representantes del clero, de los religiosos y del laicado, examinaron detenidamente y con realismo las luces y las sombras, los desafíos y las perspectivas de la evangelización en África, al aproximarse el tercer milenio de la fe cristiana. Los miembros de la Asamblea sinodal me han pedido que dé a conocer a toda la Iglesia los frutos de sus reflexiones y de sus oraciones, de sus discu-siones y de sus intercambios. Con alegría y gratitud al Señor he acogido esta petición, y hoy, en el momento mismo en que, en comunión con los Pastores y los fieles de la Iglesia católica en África, abro la fase celebrativa de la Asamblea especial para África, hago público el texto de esta Exhortación apostólica postsinodal, que es fruto de un trabajo colegial intenso y prolongado. Pero antes de entrar en la exposición de cuanto se maduró durante el Sínodo, considero oportuno mencionar, aunque sea velozmente, las distintas fases de un acontecimiento tan decisivo para la Iglesia en África. 

ECCLESIA IN AMERICA.rtf

Via Crucis Tradicional

El link para descargar gratis está al final, debajo de los detalles del libro.


Via Crucis

Via Crucis tradicional

1. Jesús condenado a muerte
2. Jesús carga con la cruz
3. Jesús cae por primera vez
4. Encuentro con su madre
5. El cireneo
6. La Verónica
7. Cae por segunda vez
8. Mujeres de Jerusalén
9. Cae por tercera vez
10. Despojado de vestidos
11. Clavado en la cruz
12. Muerte de Jesús
13. Bajado de la cruz
14. Sepultado

Via_Crucis.PDB

¿Quiénes fueron los evangelistas?, Francisco Varo

El link para descargar gratis está al final, debajo de los detalles del libro.


¿Quiénes fueron los evangelistas?, Francisco Varo 

Lo importante de los evangelios es que nos

transmiten la predicación de los Apóstoles, y que los

evangelistas fueron Apóstoles o varones apostólicos

(cfr Dei Verbum, n. 19). Con esto se hace justicia a

lo recibido por la tradición: los autores de los

evangelios son Mateo, Juan, Lucas y Marcos. De

estos, los dos primeros figuran en las listas de los

doce Apóstoles (Mt 10,2-4 y paralelos) y los otros

dos figuran como discípulos de San Pablo y San

Pedro, respectivamente. La investigación moderna,

al analizar críticamente esta tradición, no ve grandes

inconvenientes en la atribución a Marcos y a Lucas

de sus respectivos evangelios; en cambio, analiza

con ojos más críticos la autoría de Mateo y de Juan.

Se suele afirmar que esta atribución lo que pone de

manifiesto es la tradición apostólica de la que

provienen los escritos, no que ellos mismos fueran

los que escribieron el texto.

13.pdf

Sembradores de Paz y Alegría, Carlos Martínez

El link para descargar gratis está al final, debajo de los detalles del libro.


Sembradores de Paz y Alegría, Carlos Martínez

SEMBRADORES DE PAZ                            1
Y DE ALEGRIA                                               1
Introducción                                                                         3
Contándomelo a mí mismo                                                  4
I. De la guerra a la paz                                                            6
“Sin Dios y sin pan”                                                            6
Estalla la República                                                              7
La Revolución de Octubre                                                  9
La guerra civil                                                                     11
Una noche de luna                                                             13
Mi guerra particular                                                           15
De cárcel en cárcel                                                             17
II. El regreso de la esperanza                                              19
Pescadero y escritor                                                          19
A mí la Legión                                                                    20
Regreso a Oviedo                                                              22
Entre gitanos y presos                                                      23
III. La llamada al Opus Dei                                                   26
El prólogo de la Virgen                                                      26
Una nueva vida                                                                  27
Una familia verdadera                                                        28
Trabajo y apostolado                                                        31
La pescadería del Fontán                                                  33
Las caras de la moneda                                                     35
Por la cuenca minera                                                          37
IV. La aventura de Peñavera                                                40
El corazón de la labor                                                        40
Vidas paralelas                                                                   41
El arte de dar liebre por gato                                            44
Los licenciados de la calle                                                50
Una lámpara para el Papa                                                  52
“Aquí todo es Opus Dei”                                                 53
La línea del horizonte                                                        55
Club Juvenil Peñavera                                                       57
Peñavera se mecaniza                                                        58

Carlos Martínez sembradores de paz y alegría.pdb

La pasión, Lapalma

El link para descargar gratis está al final, debajo de los detalles del libro.


La pasión, Lapalma

PRESENTACION
PEAMBULO
Después de la Resurrección de Lázaro
Del Domingo de Ramos al Sábado Santo
SE REÚNEN EN CONSEJO CONTRA EL SALVADOR, Y JUDAS LE VENDE.
JUEVES SANTO
El Salvador llega a Jerusalén para celebrar la Pascua.
El Salvador lava los pies a sus apóstoles.
El Señor instituye el Santísimo Sacramento
Jesús dice a Juan quién es el traidor.
Jesús se despide de su Madre.
El Señor sale hacia el Huerto de los Olivos.
El Señor busca el consuelo de sus amigos.
La tristeza de nuestro Salvador.
Tanto fue su dolor tanto su amor infinito.
El Salvador hace oración en el huerto.
Sudor de sangre.
Jesús es entregado y preso.
El Salvador es presentado a los pontífices.
Los sacerdotes condenan al Salvador y le llaman blasfemo.
Pedro dice que no conoce a Jesús.
Cristo padeció por los hombres con amor.
VIERNES SANTO
Jesús, condenado a muerte, es entregado a Pilatos.
Judas se ahorca.
Pilatos recibe al Salvador
Herodes se burla de Jesús como si estuviera loco.
Pilatos juzga otra vez a Jesús inocente.
Prefieren a Barrabás antes que a Jesús.
Pilatos manda azotar al Salvador.
Los soldados se burlan del Señor.
Pilatos presenta al Salvador al pueblo y piden su muerte.
Pilatos habla otra vez con Jesús para librarle de la muerte.
Pilatos sentencia a muerte al Salvador.
Llevan a crucificar a Jesús con su cruz a cuestas.

LaPalma-LaPasion.pdb

Arca de la alianza

El link para descargar gratis está al final, debajo de los detalles del libro.


EL ARCA DE LA NUEVA ALIANZA

Revelaciones de Nuestro Señor Jesucristo
y de Nuestra Señora la Santisima Virgen Maria
al Trabajadora de Dios

COCHABAMBA — BOLIVIA
SPANISH EDITIONS 1994, 1998 & 2009

Arca de la alianza.pdf

Familiaris Consortio, Juan Pablo II

El link para descargar gratis está al final, debajo de los detalles del libro.


Familiaris Consortio, Juan Pablo II

INDICE

 

 INTRODUCCION La Iglesia, al servicio de la familiaEl Sínodo de 1980 continuación de los Sínodos anterioresEl bien precioso del matrimonio y de la familia  PRIMERA PARTE LUCES Y SOMBRAS DE LA FAMILIA EN LA ACTUALIDAD 

Necesidad de conocer la situaciónDiscernimiento evangélicoSituaciones de la familia en el mundo de hoyLa situación histórica en que vive la familia se presenta pues como un conjunto de luces y sombras.

Influjo de la situación en la conciencia de los fieles

Nuestra época tiene necesidad de sabiduríaGradualidad y conversiónInculturación  

SEGUNDA PARTE

 

EL DESIGNIO DE DIOS SOBRE EL MATRIMONIO Y LA FAMILIA

 El hombre imagen de Dios AmorMatrimonio y comunión entre Dios y los hombresJesucristo, esposo de la Iglesia, y el sacramento del matrimonio

Los hijos, don preciosísimo del matrimonioLa familia, comunión de personasMatrimonio y virginidad  TERCERA PARTE MISION DE LA FAMILIA CRISTIANA   

Familia, ¡sé lo que eres! 

I. FORMACION DE UNA COMUNIDAD DE PERSONAS El amor, principio y fuerza de la comuniónUnidad indivisible de la comunión conyugalUna comunión indisolubleLa más amplia comunión de la familiaDerechos y obligaciones de la mujerMujer y sociedadOfensas a la dignidad de la mujerEl hombre esposo y padreDerechos del niñoLos ancianos en familia 

II. SERVICIO A LA VIDA 1) La transmisión de la vidaCooperadores del amor de Dios CreadorLa doctrina y la norma siempre antigua y siempre nueva de la IglesiaLa Iglesia en favor de la vidaPara que el plan divino sea realizado cada vez más plenamenteEn la visión integral del hombre y de su vocaciónLa Iglesia maestra y madre para los esposos en dificultadItinerario moral de los espososSuscitar convicciones y ofrecer ayudas concretas 2) La educaciónEl derecho-deber educativo de los padresEducar en los valores esenciales de la vida humanaMisión educativa y sacramento del matrimonioLa primera experiencia de IglesiaRelaciones con otras fuerzas educativasUn servicio múltiple a la vida 

III. PARTICIPACION EN EL DESARROLLO DE LA SOCIEDAD La familia, célula primera y vital de la sociedadLa vida familiar como experiencia de comunión y participaciónFunción social y política

La sociedad al servicio de la familiaCarta de los derechos de la familiaGracia y responsabilidad de la familia cristianaHacia un nuevo orden internacional   

CUARTA PARTE

PASTORAL FAMILIAR: TIEMPOS, ESTRUCTURAS, AGENTES Y SITUACIONES   

I. TIEMPOS DE LA PASTORAL FAMILIAR La Iglesia acompaña a la familia cristiana en su camino

PreparaciónCelebraciónCelebración del matrimonio y evangelización de los bautizados no creyentesPastoral postmatrimonial II. ESTRUCTURAS DE LA PASTORAL FAMILIAR La comunidad eclesial y la parroquia en particularLa familiaAsociaciones de familias para las familias III. AGENTES DE LA PASTORAL FAMILIAR Obispos y presbíterosReligiosos y religiosasLaicos especializadosDestinatarios y agentes de la comunicación social IV. LA PASTORAL FAMILIAR EN LOS CASOS DIFÍCILES Circunstancias particularesMatrimonios mixtosAcción pastoral frente a algunas situaciones irregularesa) Matrimonio a pruebab) Uniones libres de hechoc) Católicos unidos con mero matrimonio civild) Separados y divorciados no casados de nuevoe) Divorciados casados de nuevoLos privados de familia CONCLUSIÓN

familiaris.doc

Comentario al Salmo 62

El link para descargar gratis está al final, debajo de los detalles del libro.


Comentario al Salmo 62

 

1. El Salmo 62 (63), en el que hoy reflexionamos, es el Salmo del amor místico, que celebra la adhesión total a Dios,

partiendo de un anhelo casi físico hasta alcanzar su plenitud en un abrazo íntimo y perenne. La oración se hace deseo, sed y

hambre, pues involucra al alma y al cuerpo.

 

Como escribe santa Teresa de Ávila «sed me parece a mí quiere decir deseo de una cosa que nos hace gran falta, que si del

todo nos falta nos mata» («Camino de perfección, c. XIX). La liturgia nos propone las dos primeras estrofas del Salmo, que

están centradas precisamente en los símbolos de la sed y del hambre, mientras que la tercera estrofa presenta un horizonte

oscuro, el del juicio divino sobre el mal, en contraste con la luminosidad y la dulzura del resto del Salmo.

Salmo62.doc

Y la Palabra se hizo carne

El link para descargar gratis está al final, debajo de los detalles del libro.


Y la Palabra se hizo carne «“Pero, al llegar la plenitud de los tiempos, envió Dios a su Hijo, nacido de mujer, nacido bajo la ley, para rescatar a los que se hallaban bajo la ley, y para que recibiéramos la filiación adoptiva” (Gál 4,4-5). He aquí “la Buena Nueva de Jesucristo, Hijo de Dios” (Mc 1,1): Dios ha visitado a su pueblo, ha cumplido las promesas hechas a Abrahán y a su descendencia; lo ha hecho más allá de toda expectativa: El ha envia­do a su “Hijo amado” (Mc 1,11)» (CIC 422).Con estas palabras comienza el Catecismo el capítulo sobre Jesucristo.Si es verdad que «el misterio del hombre sólo se esclarece en el misterio del Verbo encarnado» (CONC. VAl. II, GS 22,1), ¡entonces habrá que decir eso mismo, y mucho más, del misterio de la Iglesia! Toda la luz de la Iglesia procede de Cris­to. Con esta certidumbre comienza la primera frase de la Constitución dogmática del Concilio sobre la Iglesia: Lumen gentium cum sit Christus…, «Cristo es la luz de los pueblos. Por eso este sacrosanto Sínodo, reunido en el Espíritu Santo, desea vehementemente iluminar a todos los hombres con la luz de Cristo, que resplandece sobre el rostro de la Iglesia, anunciando el Evan­gelio a todas las criaturas (cf. Mc 16,15)» (Conc. VAT. II, LG 1).

09. La Palabra se hizo carne.doc

Deus Caritas Est, Benedicto XVI

El link para descargar gratis está al final, debajo de los detalles del libro.


CARTA ENCÍCLICA DEUS CARITAS EST DEL SUMO PONTÍFICE BENEDICTO XVI

 
INTRODUCCIÓN
1.
PRIMERA PARTE. LA UNIDAD DEL AMOR EN LA CREACIÓN Y EN LA HISTORIA DE LA SALVACIÓN
Un problema de lenguaje. 2.
«Eros» y «agapé», diferencia y unidad. 3. 4. 5. 6. 7. 8.
La novedad de la fe bíblica. 9. 10. 11.
Jesucristo, el amor de Dios encarnado. 12. 13.14. 15.
Amor a Dios y amor al prójimo. 16. 17. 18.
SEGUNDA PARTE. CARITAS. EL EJERCICIO DEL AMOR POR PARTE DE LA IGLESIA COMO « COMUNIDAD DE AMOR »
La caridad de la Iglesia como manifestación del amor trinitario. 19.
La caridad como tarea de la Iglesia. 20. 21. 22. 23. 24. 25.
Justicia y caridad. 26. 27. 28. 29.
Las múltiples estructuras de servicio caritativo en el contexto social actual.30.
El perfil específico de la actividad caritativa de la Iglesia. 31.
Los responsables de la acción caritativa de la Iglesia. 32. 33. 34. 35. 36. 37. 38. 39.
CONCLUSIÓN
40. 41. 42.
up
 

Deus Caritas Est.pdb

Carta a los Sacerdotes, Juan Pablo II

El link para descargar gratis está al final, debajo de los detalles del libro.


Carta a los Sacerdotes, Juan Pablo II 

Queridos sacerdotes: 1. En el Año de la Eucaristía, me es particularmente grato el anual encuentro espiritual con vosotros con ocasión del Jueves Santo, día del amor de Cristo llevado «hasta el extremo» (Jn 13, 1), día de la Eucaristía, día de nuestro sacerdocio. Os envío mi mensaje desde el hospital, donde estoy algún tiempo con tratamiento médico y ejercicios de rehabilitación, enfermo entre los enfermos, uniendo en la Eucaristía mi sufrimiento al de Cristo. Con este espíritu deseo reflexionar con vosotros sobre algunos aspectos de nuestra espiritualidad sacerdotal.

Carta_a_los_sacerdotes JPII.PDB

Significado de los relatos biblicos de la creación, Ratzinger

El link para descargar gratis está al final, debajo de los detalles del libro.


Significado de los relatos biblicos de la creación, Ratzinger

1. Gn/01/01-19: Estas palabras con las que comienza la Sagrada Escritura me producen siempre la misma impresión que el tañido festivo y lejano de una antigua campana, la cual logra con su belleza y solemnidad conmover mi corazón y permitir adivinar algo del misterio de la eternidad. Para muchos de nosotros, además, va unido a estas palabras el recuerdo de nuestro primer contacto con el libro sagrado de Dios, la Biblia, que se abría ante nuestros ojos por este pasaje, que nos trasladaba enseguida lejos de nuestro mundo pequeño e infantil, nos cautivaba con su poesía y nos permitía adivinar algo de lo inconmensurable de la Creación y de su Creador.
Y, sin embargo, frente a estas palabras se produce una cierta contradicción; resultan hermosas y familiares, pero ¿son también verdaderas? Todo parece indicar lo contrario, pues la Ciencia ha abandonado desde hace ya mucho tiempo estas imágenes que acabamos de oír: la idea de un Universo abarcable con la vista en el tiempo y en el espacio y la de una Creación construida pieza a pieza en siete días. En lugar de esto nos encontramos ahora con dimensiones que sobrepasan todo lo imaginable. Se habla de la explosión originaria ocurrida hace muchos miles de millones de años con la que comenzó la expansión del Universo que prosigue ininterrumpidamente su curso y nada de que en un orden sucesivo fueran colgados los astros ni creada la tierra, sino que a través de complicados caminos y durante largos períodos de tiempo se han ido formando lentamente la tierra y el Universo tal y como nosotros los conocemos.

Significado Genesis Rtz_Rtzgr.pdb

Una conversión totalmente racional, Chesterton

El link para descargar gratis está al final, debajo de los detalles del libro.


Gilbert K. Chesterton: Una conversión totalmente racional

La literatura es una de las formas de felicidad, y quizá ningún escritor me haya deparado tantas horas felices como Chesterton.
J. L. Borges
José Ramón Ayllón, “Dios y los náufragos”

Naturaleza agradecida
Agnosticismo y confusión
        Gilbert Keith Chesterton (1874-1936) ha sido uno de los grandes escritores del siglo XX. Tan bohemio y excéntrico, tan irónico y lúcido, con tal sentido del humor y corpulencia que jamás pasó inadvertido. “Por lo que respecta a mi peso, nadie lo ha calculado aún”, solía decir. Y en una conferencia: “Les aseguro que no tengo este tamaño, en absoluto. Lo que ocurre es que el micrófono me está amplificando”. Su risa era sincera, alegre, contagiosa e inolvidable, hasta el punto de conseguir, en el teatro, que la gente dejara de mirar al escenario para reírse con él.

Chesterton_Conversion.pdb

Santidad y Pecado en la Iglesia, Ratzinger

El link para descargar gratis está al final, debajo de los detalles del libro.


Santidad y Pecado en la Iglesia, Ratzinger

1. I/SANTA-PECADORA:
EI Antiguo Testamento era alianza de Dios, se fundaba en la 
promesa y elección divinas. Su templo, su sacerdocio, su culto 
emanaban de institución divina, su derecho era derecho divino y 
su realeza tenía promesa de perpetuidad. ¿Se puede atacar un 
culto que Dios ha instituido? ¿Cabe rebelarse contra un 
sacerdocio que es iuris divini? ¿Puede predecirse el fin de una 
institución que tiene de Dios promesa de perpetuidad? Cristo lo 
hizo. Cristo predijo el fin del templo y lo realizó anticipadamente 
por una acción profética simbólica, pues tal fue evidentemente el 
sentido de la expulsión de los mercaderes del templo, a la que se 
unió el anuncio del nuevo templo, no construido por mano de 
hombres (/Mc/11/11-19 par.; Mc 14,58, 15,29s par; Jn 2,19). Los 
cristianos raras veces se imaginan lo enorme de este acto; para 
ellos la antigua alianza es cabalmente alianza antigua, que pasaría 
a su debido tiempo a la nueva alianza. Pero la cosa no es tan 
evidente. Mientras subsistió, la alianza era alianza, no antigua 
alianza; la única alianza que Dios había concluido en este mundo. 
Que un día se hiciera y hasta tuviera que hacerse antigua, no era 
cosa en manera alguna clara y menos aún cuando las promesas 
proféticas de una nueva alianza (Jer 31,31ss) -que por lo demás 
no ocupaban el primer plano de la conciencia de Israel- se habían 
hecho con pleno sentido escatológico, con miras al mundo 
venidero de la paz de Dios (Is 11). En este eón, la thora era 
palabra de Dios; y el culto del templo, de ordenación divina. 
Atacarlo tenía que parecer a la conciencia de Israel lo que 
parecería al cristiano un ataque a la ordenación sacramental de la 
cristiandad.

Santidad y Pecado en Iglesia_Rtzgr.pdb

Sobreponerse a la Dificultad, Aguiló

El link para descargar gratis está al final, debajo de los detalles del libro.


Sobreponerse a la Dificultad, Aguiló

 

  • Los golpes de la vida
  •  

  • Aprender a fracasar
  •  

  • La prueba del dolor
  •  

  • Rehuir el esfuerzo
  •  

  • La esclavitud de la pereza
  •  

  • Éxitos y fracasos
  •  

  • El espejo de los deseos
  •  

  • Reacciones inteligentes
  •  

     

    Sobreponerse_a_la_dificultad.pdb

    Los Signos Sagrados, Romano Guardini

    El link para descargar gratis está al final, debajo de los detalles del libro.


    Los Signos Sagrados, Romano Guardini 

    P R Ó L O G O 
     
    Los capitulitos de este libro, que vieron la luz en el transcurso de diez años, tienen por objeto ayudar al esclarecimiento del mundo de la Liturgia.
    Al escribirlos pensé que no se lograba mi propósito con decir en qué época y circunstancias nacieron este uso y aquella oración; ni tampoco se conseguía con explicar que tal rito significa esto, tal otro significa aquello, atribuyendo a las acciones litúrgicas algún sentido, muy profundo si se quiere, pero que no brota vivo de su misma entraña, sino que se deduce de un concepto doctrinal.
    En Liturgia no se trata en primer término de conceptos, sino de realidades; y no de realidades pasadas, sino actuales, que de continuo se renuevan en nosotros y por nosotros; de realidades humanas en forma y acción. Mas no se hacen éstas asequibles diciendo cuándo nacieron y qué camino han seguido en su desenvolvimiento; ni tampoco atribuyéndoles un sentido doctrinal cualquiera, antes bien enseñando a descubrir en la forma corpórea el fondo, en el cuerpo el alma, en el suceso terreno la virtud sagrada oculta. La Liturgia es un mundo de realidades santas y misteriosas, representadas en forma sensible; tiene carácter sacramental.
    Será, pues, menester lo primero ponerse al tanto de aquel acto viviente por donde el fiel comprende, recibe y ejecuta los sagrados “signos visibles de la gracia invisible”. “Formación liturgica”, en una palabra, es lo que ante todo se requiere, y no información, bien que ésta, naturalmente, no .se ha de separar de aquélla. Una guia, en fin, o cuando menos un estímulo, para ver y ejecutar al vivo los “Signos sagrados”.
    Pues a este propósito parecióme oportuno y eficaz el comenzar por lo más sencillo, por los elementos de que surgen después las creaciones superiores de la Liturgia. Habia que poner en vibración aquello que en el hombre responde a los signos elementales, a fin de hacerle sentir en qué manera son signos y símbolos. Así captados por ese procedimiento viviente de que siempre y de continuo se vale el hombre para expresar sus sentimientos íntimos y manifestar de modo adecuado su propia vida, convertidos nuevamente de formas convencionales en verdaderos símbolos, era de esperar que los hiciera suyos también el proceso de creación y contemplación cristiana de las formas litúrgicas. Que no en balde bautizado en cuerpo y alma está el ser a quien se dirigen Y de esta suerte se entenderian —tal fué al menos mi intento— como símbolos sagrados, es decir, como signos sensibles de los sacramentos y sacramentales[1].
    Lo intentado de manera practica en aquellos pequeños ensayos —sin pretensiones de cosa acabada—, traté posteriormente de justificar y establecer sobre sólida base en mi libro Liturgische Bildung (Maguncia, 1923).
    Ahora bien, siempre ofrece sus dificultades, transcurrido algún tiempo, el presentar de nuevo y desligada de las circunstancias que la acompañaron una obra que nació por determinado motivo y fué creciendo en estricta conexión con el desenvolvimiento vivo de determinadas personas. Demasiado sé además cuántos reparos no cabe hacer a estos ensayos: que son poco objetivos, antes bien pecan de sobrado liricos y subjetivos; que no son imprescindibles, sino ocasionales e impresionistas, aparte su discutibilidad literaria. Así y todo, siendo la idea fundamental buena, estimo que tienen derecho de parecer en público; ya que no logren totalmente su intento, mostrarán por lo menos algo que debe ser visto y buscado; cuanto más que en la literatura actual sobre Liturgia no hallo cosa alguna que enseñe a ver y buscar mejor.
    Sé muy bien quiénes podían decir mejor y con más acierto que yo estas cosas: una madre que, educada litúrgicarnente, enseñara a su hijo a hacer bien la señal de la cruz; a ver en el cirio encendido el símbolo de lo que ha de ser su vida; a estar en la casa del Padre con todas sus potencias y sentidos… Todo ello sin género de miras estéticas, sino por vía de contemplación y de acción, no corno quien va colgando desordenadamente gestos y ademanes en torno de una teoría. O bien un maestro que viviera compenetrado con sus alumnos; que los preparara a sentir y celebrar como se debe el domingo, y las fiestas, y el año liturgico con sus tiempos; la puerta, y la campana, y el recinto sagrado, y la procesión por los campos… Estos tales podían decir cómo se vivifican los signos sagrados.
    Una como realización, a la par que promesa, de lo que voy diciendo hallé en un breve escrito de la notable educadora católica María Montesori, cuyo sistema pedagógico estriba en la acción viva. Declárase allí cómo en una de sus escuelas los niños cultivan una viña y la vendimian; siembran de trigo un campo y recogen la mies, preparan, en fin, según sus posibilidades y de acuerdo con las prescripciones de la Iglesia, el pan y el vino, que a su tiempo llevan en ofrenda al altar. Esto sí que es —junto con la instrucción adecuada— educación litúrgica.
    El camino de la vida liturgica no va precisamente por la mera instrucción teórica, sino ante todo por la acción.
    Contemplación y acción: tales son las dos columnas en que descansa el edificio litúrgico; iluminadas, ciertamente, mediante clara doctrina y enraizadas en la tradición de la Iglesia mediante oportuna instrucción histórica. Pero ha de ser acción verdadera, y no hay duda que “hacer” realmente una cosa es más que “ensayarla” para después poderla ejecutar debidamente. “Hacer” es cosa elemental, en que ha de tomar parte todo el hombre, con sus potencias creadoras; es realización viva; experiencia, comprensión y contemplación vivas.
    El día que tales educadores hablen de los signos sagrados por experiencia propia, este librito estará de más. Entretanto, derecho tiene y aun obligación de hablar lo mejor que sepa.
    Mooshausen, en el Algau suabo.
    Primavera de 1927.
     

    SignosSagrados-guardini.pdb

    Relatos 1

    El link para descargar gratis está al final, debajo de los detalles del libro.


    Relatos 1

    A lo mejor no es todo tan difícil
    Christine se asombra de lo fácil que le resulta de pronto la conversación. Algo se estremece bajo su piel. ¿Quién soy yo de hecho, que me está pasando? ¿Por qué puedo hacer de pronto todo esto? ¿Con qué soltura me muevo, y eso que siempre me decían que era rígida y patosa? Y con qué soltura hablo, y supongo que no digo ninguna ingenuidad, porque este caballero tan importante me escucha con benevolencia. ¿Me habrá cambiado el vestido, el mundo, o lo llevaba todo dentro y sólo carecía de valor, sólo estaba siempre demasiado atemorizada? Mi madre me lo decía. A lo mejor no es todo tan difícil, a lo mejor la vida es infinitamente más ligera de lo que creía, sólo hay que tener arrojo, sentirse y percibirse a sí misma, y la fuerza acude entonces de cielos insospechados. (Stefan Zweig, “La embriaguez de la metamorfosis”)

    Admitir
    Un anciano que tenía un grave problema de miopía se consideraba un experto en evaluación de arte. Un día visitó un museo con algunos amigos. Se le olvidaron las gafas en su casa y no podía ver los cuadros con claridad, pero eso no le frenó en manifestar sus fuertes opiniones. Tan pronto entraron a la galería, comenzó a criticar las diferentes pinturas. Al detenerse ante lo que pensaba era un retrato de cuerpo entero, empezó a criticarlo. Con aire de superioridad dijo: “El marco es completamente inadecuado para el cuadro. El hombre esta vestido en una forma muy ordinaria y andrajosa. En realidad, el artista cometió un error imperdonable al seleccionar un sujeto tan vulgar y sucio para su retrato. Es una falta de respeto”. El anciano siguió su parloteo sin parar hasta que su esposa logró llegar hasta él entre la multitud y lo apartó discretamente para decirle en voz baja: “Querido, estás mirando un espejo”. Moraleja: Tardamos en reconocer y admitir nuestras propias faltas, que parecen muy grandes cuando las vemos en los demás.

    Al principio no parecía un genio
    George Harrinson, guitarrista solista de los Beatles.
    Oyó tocar a un grupo, John Lennon y Paul McCartney y otro y le gustó. Quiso entrar.
    —¿Me dejáis entrar en vuestro grupo?
    John Lennon, serio, le lleva a un concierto de guitarra clásica en un teatro de Liverpool.
    —Cuando hagas una cosa así, entrarás.
    No sabía tocar la guitarra. Compró una. Día y noche tocaba y ensayaba sin parar. “Le sangraban los dedos”.
    Al cabo de un mes era uno más de los Beatles.

    Amar a la vida
    Un profesor fue invitado a dar una conferencia en una base militar, y en el aeropuerto lo recibió un soldado llamado Ralph. Mientras se encaminaban a recoger el equipaje, Ralph se detuvo unos instantes para ayudar a una anciana con su maleta, y después para orientar a una persona. Cada vez, una sonrisa iluminaba su rostro. “¿Dónde aprendió a comportarse así?”, le preguntó el profesor. “En la guerra”, contestó Ralph. Entonces le contó su experiencia en Vietnam. Allá su misión había sido limpiar campos minados. Durante ese tiempo había visto cómo varios amigos suyos, uno tras otro, encontraban una muerte prematura. “Me acostumbré a vivir paso a paso. Nunca sabía si el siguiente iba a ser el último; por eso tenía que sacar el mayor provecho posible del momento que transcurría entre alzar un pie y volver a apoyarlo en el suelo. Me parecía que cada paso era toda una vida”. Nadie puede saber lo que habrá de sucederle mañana. Qué triste sería el mundo si lo supiéramos. Toda la emoción de vivir se perdería, nuestra vida sería como una película que ya vimos, sin ninguna sorpresa ni emoción. La vida es una gran aventura, y al final no importará quién ha acumulado más riqueza ni quién ha llegado más lejos, sino quién ha amado más. Y ama más quien más ha servido, porque aprecia su vida y la de los demás.

    Aprender a comunicarse
    Un Sultán soñó que había perdido todos los dientes. Después de despertar, mandó llamar a un sabio para que interpretase su sueño. “¡Qué desgracia, Mi Señor! Cada diente caído representa la pérdida de un pariente de Vuestra Majestad”, dijo el sabio. “¡Qué insolencia! ¿Cómo te atreves a decirme semejante cosa? ¡Fuera de aquí! ¡Que le den cien latigazos!”, gritó el Sultán enfurecido. Más tarde ordenó que le trajesen a otro sabio y le contó lo que había soñado. Este, después de escuchar al Sultán con atención, le dijo: “¡Excelso Señor! Gran felicidad os ha sido reservada. El sueño significa que sobrevivirás a todos vuestros parientes”. Se iluminó el semblante del Sultán con una gran sonrisa y ordenó que le dieran cien monedas de oro. Cuando éste salía del Palacio, uno de los cortesanos le dijo admirado: “¡No es posible! La interpretación que habéis hecho de los sueños es la misma que el primer sabio. No

    Relatos 01.pdb

    Recorridos Históricos S Josemaría en Madrid

    El link para descargar gratis está al final, debajo de los detalles del libro.


    Recorridos Históricos S Josemaría en Madrid 

    INDICE:
    LIBRO1 (11 Itinerarios)
    San Josemaría Escrivá y Madrid
    Un recorrido histórico por el Madrid de los años 1927-1946
    que conoció san Josemaría en los comienzos del Opus Dei
    José Miguel Cejas
     
    LIBRO2 (5 Itinerarios)
    Josemaría Escrivá de Balaguer y Madrid
    Recorrido histórico por las calles de Madrid
     

    Recorridos hist+¦ricos.San Josemar+¡a y Madrid.pdb

    La abolición del hombre, Ratzinger

    El link para descargar gratis está al final, debajo de los detalles del libro.


    La abolición del hombre, Ratzinger “, Le Figaro, 17.XI.01

    >> Entrevista en la que ofrece un punto de vista acerca de las cuestiones fundamentales de nuestra época. La Iglesia y la tolerancia, Occidente y el Islam, la ciencia y el futuro.
    CONSECUENCIAS DEL RELATIVISMO CONTEMPORÁNEO
     
     
    –Usted escribió, en una ocasión, que «la fe no ha desaparecido, sino que se ha replegado al reino de lo subjetivo». Para la Iglesia, ¿cuáles son las consecuencias del relativismo contemporáneo?
     

    La abolicion del hombre _Rtzgr.pdb

    Ideas rápidas por temas

    El link para descargar gratis está al final, debajo de los detalles del libro.


     Ideas rápidas por temas
     
    ABORTO
    ALMA
    AMOR
    A. EL MEJOR AMOR
    B. EL AMOR Y EL SEXO
    ANGELES
    ME APETECE
    CASTIDAD
    A. ¿EN QUÉ CONSISTE?
    B. ¿LA CASTIDAD ES POSIBLE?; ¿CÓMO?.
    CIELO
    COCAINA
    CONFESIÓN
    CORAZÓN
    A. ENFERMEDADES DEL CORAZÓN
    B. ACCIONES QUE MEJORAN EL CORAZÓN
    EL CRISTIANO
    MI CUERPO
    EL DESTINO FUTURO
    DIGNIDAD HUMANA
    DIOS
    DISCRIMINACIÓN
    DIVERSIÓN
    DIVORCIO
    A. EL PROBLEMA DEL DIVORCIO
    B. LAS LEYES DIVORCISTAS
    DOCTRINA CRISTIANA:
    1. VERDADES
    2. LOS SACRAMENTOS

    Ideas Rápidas–.pdb

    Iter Jurídico 3, Amadeo de Fuenmayor, Valentín Gomez Iglesis y Pedro Rodríguez

    El link para descargar gratis está al final, debajo de los detalles del libro.


    Iter Jurídico 3, Amadeo de Fuenmayor, Valentín Gomez Iglesis y Pedro Rodríguez

    CAPÍTULO IX : EL CONGRESO GENERAL ESPECIAL  1. EL CONCILIO VATICANO II: NUEVAS PERSPECTIVAS Como ya señalamos en páginas anteriores, el clima general de renovación difundido en la Iglesia a partir del anuncio de la celebración de un nuevo Concilio Ecuménico, fue uno de los factores que facilitó a Mons. Escrivá iniciar los trámites en orden a la obtención de un estatuto jurídico del Opus Dei acomodado a su naturaleza. En rigor, las peticiones formuladas por el Fundador del Opus Dei eran independientes del clima o ambiente conciliar, puesto que no venían sino a expresar el carisma fundacional originario. Pero sin la nueva actitud que, poco a poco, se fue abriendo paso en los ambientes eclesiásticos, y particularmente vaticanos, a partir de 1959 -y, sobre todo, una vez clausurado el Concilio -, y sin algunas de las decisiones y enseñanzas conciliares, la historia jurídica posterior del Opus Dei no habría podido darse o, por mejor decir, debería haber adoptado tonos o requerido tiempos muy diversos.En este contexto hay que mencionar, ante todo, el gran progreso en la doctrina eclesiológica marcado por la Constitución Dogmática Lumen gentium y, más concretamente, por el hecho de que esa Constitución conciliar comenzara con un capítulo dedicado a la Iglesia como misterio, así como por la decisión, madurada en octubre de 1963, en virtud de la cual el capítulo sobre el Pueblo de Dios se anticipó, colocándolo delante del dedicado a tratar de la Jerarquía (1). Se recalcaba, así, de una parte, prolongando adquisiciones consagradas en la Mystici Corporis, que la Iglesia no. es mera sociedad, ni mera institución depositaria de una doctrina y de unos medios salvíficos, sino misterio, realidad vivida, comunicación de Dios en acto; y, de otra, se ponía de manifiesto que la Iglesia es comunidad peregrinante, pueblo que surca la historia como sacramento universal de salvación, dotado de misión, en cuanto llamado a comunicar al mundo la vida que lo sustenta y lo anima.

    Iterjurídico3.doc

    San Francisco de Asis, Chesterton

    El link para descargar gratis está al final, debajo de los detalles del libro.


    San Francisco de Asis, Chesterton

    (Adaptación informática DRAKE)
     
    Introducción
    INDICE
    San Francisco y su siglo; SAN FRANCISCO DE ASÍS Y EL SIGLO XX; CRONOLOGÍA DE LA VIDA DE SAN FRANCISCO; El problema de san Francisco; El mundo de san Francisco; Francisco, el batallador; Francisco, constructor; El juglar de Dios; El Pobrecillo; Las tres órdenes; El espejo de Cristo; Milagros y muerte; El testamento de san Francisco.
    San Francisco y su siglo
     El siglo XIII se abre con el resplandor de un sol que lo ilumina y que se proyectará en los siglos posteriores. En ese siglo el estilo gótico alcanzó su máximo esplendor en las catedrales de Colonia, Amiens y Burgos, entre otras. Florecieron las universidades, los gremios, las ciudades y las órdenes de caballería que defendían al débil. Ese resplandor lo provoca un hombre que nació en 1182 en Asís, ciudad italiana de Umbría, hijo de Pedro Bernardone, rico comerciante, y de Madona Pica. Fue bautizado con el nombre de Juan pero años más tarde se lo llamó Francisco por ser su madre natural de la Provenza.
    Su mayor mérito fue el de reflejar brillantemente la imagen de Cristo y su influencia abarca actividades humanas tan diversas como literatura, filosofía, artes plásticas, teología, ciencia y santidad. La literatura y la ciencia moderna son en parte producto de esa apertura de San Francisco a la naturaleza. No sin razón apareció en el siglo XIII el genio literario del terciario franciscano Dante Alighieri (12651315) poeta máxi­mo de la lengua italiana, y el Arcipreste de Hita en Es­paña (12831350). También surgen en aquélla época teólogos y filósofos como los dominicos San Alberto Magno (11931280) y Santo Tomás de Aquino (1225­1274) y los franciscanos San Buenaventura (1221­1274) y Juan Duns Escoto (12661308). Entre los científicos precursores de la observación de la naturaleza astrónomos, físicos, químicos y matemáticos, se refleja el espíritu del santo como in los franciscanos Rogelio Bacon (12141294) y el terciario Beato Raimundo Lulio (12351315). Entre los artistas plásticos Cimabúe (12401302), el terciario Giotto (1266­1337). Los reyes también acogen el espíritu franciscano como el terciario rey de Francia San Luis (1214­1270) y los reyes de España San Fernando (11991252) y Alfonso el Sabio el de las Diez Partidas (12211284). El viajero veneciano Marco Polo (12541324) y santos como el franciscano San Antonio de Padua (1191­1231) y Santo Domingo de Guzmán (11701221) fundador de la orden dominicana de frailes mendicantes y predicadores similar a la franciscana.
     

    San Francisco de Asís GKC–.pdb

    Anécdotas Varias

    El link para descargar gratis está al final, debajo de los detalles del libro.


    Anécdotas Varias

    Todas las anécdotas por orden alfabético
    Actuar con buen criterio
    El 14 de octubre de 1998, en un vuelo trasatlántico de la línea aérea British Airways tuvo lugar el siguiente suceso. A una señora la sentaron en el avión al lado de un hombre de raza negra. La mujer pidió a la azafata que la cambiara de sitio, porque “no podía sentarse al lado de una persona tan desagradable”. La azafata argumentó que el vuelo estaba muy lleno, pero que iría a ver si acaso podría encontrar algún lugar libre en primera clase. Todos los pasajeros observaban la escena con disgusto, no solo por el hecho en sí, sino por el hecho de que además se le ofreciera un sitio a esa mujer en primera clase. Minutos más tarde regresó la azafata y le informó a la señora: “Discúlpeme señora, efectivamente todo el vuelo está lleno, pero afortunadamente encontré un lugar vacío en primera clase. Para hacer este cambio tuve que pedir autorización al capitán, que me indicó que no se podía obligar a nadie a viajar al lado de una persona tan desagradable.” La señora, con cara de triunfo, intentó salir de su asiento, pero la azafata en ese momento se volvió hacia el hombre de raza negra y le dijo: “¿Señor, sería usted tan amable de acompañarme a su nuevo asiento?”. Todos los pasajeros aplaudieron la acción de la azafata. Ese año, la azafata y el capitán fueron premiados por esa actuación.
     
     
    ¿A dónde voy?
    Cuentan de Chesterton que era muy despistado. En una ocasión, viajando en tren, el revisor le pidió el billete. Él empezó a buscarlo por todos los bolsillos y no lo encontraba. Se iba poniendo cada vez más nervioso. Entonces el revisor le dijo: “Tranquilo, no se inquiete, que no le haré pagar otro billete”. “No es pagar lo que me inquieta -repuso Chesterton- lo que me preocupa es que he olvidado a dónde voy”.
     
    Anillo de compromiso
    Un muchacho entró con paso firme en una joyería y pidió que le mostraran el mejor anillo de compromiso que tuvieran. El joyero le enseñó uno. El muchacho contempló el anillo y con una sonrisa lo aprobó. Preguntó luego el precio y se dispuso a pagarlo. “¿Se va usted a casar pronto?”, preguntó el dueño. “No. Ni siquiera tengo novia”, contestó. La sorpresa del joyero divirtió al muchacho. “Es para mi madre. Cuando yo iba a nacer estuvo sola. Alguien le aconsejó que me matara antes de que naciera, pues así se evitaría problemas. Pero ella se negó y me dio el don de la vida. Y tuvo muchos problemas, muchos. Fue padre y madre para mí, y fue amiga y hermana, y fue maestra. Me hizo ser lo que soy. Ahora que puedo le compro este anillo de compromiso. Ella nunca tuvo uno. Yo se lo doy como promesa de que si ella hizo todo por mí, ahora yo haré todo por ella. Quizás después entregue yo otro anillo de compromiso, pero será el segundo”. El joyero no dijo nada. Solamente ordenó a su cajera que le hiciera al muchacho el descuento aquel que se hacía solo a clientes especiales.
     
     
    Aprender a usar las manos
    Un marinero y un pirata se encuentran en un bar, y empiezan a contarse sus aventuras en los mares. El marinero nota que el pirata tiene una pierna de palo, un gancho en la mano y un parche en el ojo. El marinero le pregunta “¿Y cómo terminaste con esa pierna de palo?”. El pirata le responde “Estábamos en una tormenta y una ola me tiró al mar, caí entre un montón de tiburones. Mientras mis amigos me agarraban para subirme un tiburón me arrancó la pierna de un mordisco”. “!Guau! -replicó el marinero- ¿Y qué te pasó en la mano, por qué tienes ese gancho?”. “Bien… -respondió el pirata-; estábamos abordando un barco enemigo, y mientras luchábamos con los otros marineros y las espadas, un enemigo me cortó la mano”. “¡Increíble! -dijo el marinero- ¿Y qué te paso en el ojo?”. “Una paloma que iba pasando y me cayó excremento en el ojo”. “¿Perdiste el ojo por un excremento de paloma?”, replicó el marinero incrédulamente. “Bueno… -dijo el pirata- … era mi primer día con el gancho”.
     
     

    MasAncdotas.pdb

    La Cruz, Juan Pablo II

    El link para descargar gratis está al final, debajo de los detalles del libro.


    La Cruz, Juan Pablo II

    No tengáis miedo a la cruz de Cristo.La cruz es el árbol de la vida.Es la fuente de toda alegría y de toda paz.Fue el único modo por el que Jesús alcanzóla resurrección y el triunfo.Es el único modo por el que nosotros participamosen su vida, ahora y para siempre.§Pedid a Dios la gracia de poder llevar vuestra cruz. Nuestra vida está amenazada por múltiples peligros; muchos de nuestros planes fracasan. No son pocos los hombres – incluso en vuestro país- que en ese caso dejan de encontrar sentido a la vida.§La cruz es también el camino. Cristo afirmó: «Si alguno quiere venir en pos de Mí… tome su cruz cada día, y sígame.» La cruz es, pues, el sendero de la vida de cada día. Es, en cierta manera, la compañera de nuestra vida. ¡De cuántas maneras la experiencia de tomar la cruz de cada día se nos presenta a cada uno de nosotros! Se la puede llamar de varios modos y con nombres diversos. Con frecuencia, el hombre se estremece y no quiere pronunciar este nombre: la cruz. Busca otras expresiones, otros apelativos.§No tengáis miedo a la cruz de Cristo. La cruz es el árbol de la vida. Es la fuente de toda alegría y de toda paz. Fue el único modo por el que Jesús alcanzó la resurrección y el triunfo. Es el único modo por el que nosotros participamos en su vida, ahora y para siempre.§La cruz ha venido a ser para nosotros la cátedra suprema de la verdad de Dios y del hombre. Todos debemos ser alumnos de esta cátedra.§Ante la cruz, puede haber dos posibles actitudes, ambas peligrosas. La primera consiste en tratar de ver en la cruz lo que tiene de oprimente y penoso hasta el punto de deleitarse en el dolor y en el sufrimiento como si tuviesen valor en sí mismos. La segunda, es la de quien, tal vez por reacción contra la precedente, rechaza la cruz y sucumbe a la mística del hedonismo o de la gloria, del placer o del poder. Un gran autor espiritual, Fulton J. Sheen, hablaba, a este respecto, de aquellos que se adhieren a una cruz sin Cristo, en oposición a quienes parecen querer un Cristo sin cruz. Ahora bien, el cristianismo sabe que el Redentor del hombre es un Cristo en la cruz y, por tanto, ¡sólo es redentora la cruz con Cristo!§Hay que aprender a medir los problemas del mundo, y sobre todo los problemas del hombre, con el metro de la cruz y de la resurrección de Cristo.§En el centro de vuestra vida actual está la cruz. Muchos huyen de ella. Pero quien pretende escapar de la cruz no encuentra la verdadera alegría. Los jóvenes no pueden ser fuertes ni los adultos permanecer fieles si no han aprendido a aceptar una cruz. A vosotros, queridos enfermos, os ha sido puesta sobre los hombros. Nadie os ha preguntado si la queréis. Enseñadnos a nosotros, los sanos, a aceptar a su debido tiempo y a cargar valientemente con ella, cada cual a su modo. Es siempre una parte de la cruz de Cristo. Lo mismo que Simón de Cirene, también nosotros hemos de cargarla con Él un trecho del camino.§Cristo no escondía a sus oyentes la necesidad del sufrimiento. Decía muy claramente: «Si alguno quiere venir en pos de Mí… tome su cruz cada día», y a sus discípulos ponía unas exigencias de naturaleza moral, cuya realización es posible sólo a condición de que «se nieguen a sí mismos». La senda que lleva al Reino de los Cielos es «estrecha y angosta», y Cristo la contrapone a la senda «ancha y espaciosa» que, sin embargo, «lleva a la perdición». Varias veces dijo Cristo que sus discípulos y confesores encontrarían múltiples persecuciones; esto – como se sabe- se verificó no sólo en los primeros siglos de la vida de la Iglesia bajo el Imperio romano, sino que se ha realizado y se realiza en diversos períodos de la historia y en diferentes lugares de la tierra aun en nuestros días.§Si la vida se vacía de la cruz no tiene ya sentido, sabor ni valor. Quien intentase cerrar las páginas del Evangelio que documentan el trágico epílogo de la vida terrena de Jesús, anhelando un Evangelio más fácil, más cómodo, más conforme con un modo acomodaticio de la vida, reduciría el Evangelio de Jesús a un documento del pasado, a una palabra inerte, a una narración sin vida y sin capacidad de salvación. El Señor ha salvado al mundo con la cruz; ha devuelto a la humanidad la esperanza y el derecho a la vida con su muerte. No se puede honrar a Cristo si no se le reconoce como Salvador, si no se reconoce el misterio de su santa cruz.§El escándalo de la cruz sigue siendo la clave para la interpretación del gran misterio del sufrimiento, que pertenece de modo tan integral a la historia del hombre.§Hay que vencer una grave tentación: la de quitar del Evangelio la página de la cruz.§La cruz con Cristo es la gran revelación del significado del dolor y del valor que tiene en la vida y en la historia.

    CruzJPII.PDB

    Homilía sobre San José, Joseph Ratzinger

    El link para descargar gratis está al final, debajo de los detalles del libro.


    Homilía sobre San José, Joseph Ratzinger
     

    Hace poco pude ver en casa de unos amigos una representación de san José que me ha hecho pensar mucho. Es un relieve procedente de un retablo portugués de la época barroca, en el que se muestra la noche de la fuga hacia Egipto. Se ve una tienda abierta, y junto a ella un ángel en postura vertical. Dentro, José, que está durmiendo, pero vestido con la indumentaria de un peregrino, calzado con botas altas como se necesitan para una caminata difícil. Si en primera impresión resulta un tanto ingenuo que el viajero aparezca a la vez como durmiente, pensando más a fondo empezamos a comprender lo que la imagen nos quiere sugerir.

     

    San Jose_Rtzgr.pdb

    El Camino de la Felicidad y la Importancia de la Vida de Fe, Dr. Costa Bou

    El link para descargar gratis está al final, debajo de los detalles del libro.


    El Camino de la Felicidad y la Importancia de la Vida de Fe, Dr. Costa Bou

    Introducción
    Hace poco, la directora de una guardería me invitó a dar una charla sobre la necesidad de educar en la fe a nuestros hijos desde pequeños. La conferencia pretendía ayudar a preparar el Encuentro Mundial de las Familias de Valencia y a tomar conciencia de nuestra vida cristiana, desde la más tierna infancia. El éxito de asistencia —un padre y una madre, de un total de doscientas cincuenta familias— no logró desanimarme ya que al preparar la ponencia, me di cuenta de su importancia. En el fondo, no se trataba más que de recordar, lo que la lógica de un gran filósofo de la antigüedad —Aristóteles— dejó magistralmente escrito en uno de sus más conocidos libros titulado “Ética a Nicómaco”. Asimismo convenía añadir, a dicha ética, lo que aporta la fe, a fin de comprender plenamente las consecuencias de la Encarnación de Nuestro Señor Jesucristo para lograr recorrer el camino de la felicidad. He aquí, en estas páginas, la síntesis de un camino apasionante que tiene como fin la plenitud de aquello que es humano.

    Introducción
    Hace poco, la directora de una guardería me invitó a dar una charla sobre la necesidad de educar en la fe a nuestros hijos desde pequeños. La conferencia pretendía ayudar a preparar el Encuentro Mundial de las Familias de Valencia y a tomar conciencia de nuestra vida cristiana, desde la más tierna infancia. El éxito de asistencia —un padre y una madre, de un total de doscientas cincuenta familias— no logró desanimarme ya que al preparar la ponencia, me di cuenta de su importancia. En el fondo, no se trataba más que de recordar, lo que la lógica de un gran filósofo de la antigüedad —Aristóteles— dejó magistralmente escrito en uno de sus más conocidos libros titulado “Ética a Nicómaco”. Asimismo convenía añadir, a dicha ética, lo que aporta la fe, a fin de comprender plenamente las consecuencias de la Encarnación de Nuestro Señor Jesucristo para lograr recorrer el camino de la felicidad. He aquí, en estas páginas, la síntesis de un camino apasionante que tiene como fin la plenitud de aquello que es humano.

    costabouFELICIDADHIJOS.pdb

    Thanatopía, Ruben Darío

    El link para descargar gratis está al final, debajo de los detalles del libro.


    Thanatopía, Ruben Darío 

    —Mi padre fue el célebre doctor John Leen, miembro de la Real Sociedad de Investigaciones Psíquicas, de Londres, y muy conocido en el mundo científico por sus estudios sobre el hipnotismo y su célebre Memoria sobre el Old. Ha muerto no hace mucho tiempo. Dios lo tenga en gloria.

    (James Leen vació en su estómago gran parte de su cerveza y continuó):

    —Os habéis reído de mí y de lo que llamáis mis preocupaciones y ridiculeces. Os perdono porque, francamente, no sospecháis ninguna de las cosas que no comprende nuestra filosofía en el cielo y en la tierra, como dice nuestro maravilloso William.

    No sabéis que he sufrido mucho, que sufro mucho, aun las más amargas torturas, a causa de vuestras risas… Sí, os repito: no puedo dormir sin luz, no puedo soportar la soledad de una casa abandonada; tiemblo al ruido misterioso que en horas crepusculares brota de los boscajes en un camino; no me agrada ver revolar un mochuelo o un murciélago; no visito, en ninguna ciudad adonde llego, los cementerios; me martirizan las conversaciones sobre asuntos macabros, y cuando las tengo, mis ojos aguardan para cerrarse, al amor del sueño, que la luz aparezca.

    Darío, Rubén – Thanatopia.doc

    Aspectos psiquiatricos en torno a los embriones congelados

    El link para descargar gratis está al final, debajo de los detalles del libro.


    Aspectos psiquiatricos en torno a los embriones congelados

    1.- En varias artículos y entrevistas publicados en “Arbil,” se ha abordado el recurso a las células troncales (abreviadamente CTE), procedentes de los embriones humanos ‘sobrantes’ congelados, desde varios enfoques: científico, bioético, biojurídico. Tanto por su brillante trayectoria profesional como por su aquilatada experiencia terapéutica, quisiéramos afrontar con usted los aportes que la Psiquiatría puede ofrecer sobre este asunto. Y para comenzar, le pediría Dr., una primera y genérica valoración.

    A. P.- Considero que la psiquiatría no puede pronunciarse todavía, con toda la radicalidad que su respaldo científico exigiría, por la sencilla razón de que no ha trascurrido el tiempo necesario para estudiar de forma pormenorizada y rigorosa las múltiples consecuencias que del uso que se hace de la células troncales de embriones humanos. Las consecuencias que de aquí se sigan, con toda probabilidad, han de afectar psicológicamente a los padres que lo autorizan, a las personas “beneficiarias” de ello, y a los profesionales que, con su acción, colaboran a estos propósitos, censurables desde los más elementales principios de humanidad.

    Aquilino Polaino Aspectos psi.pdb

    Charlie y el Gran Ascensor de Crista, R. Dahl

    El link para descargar gratis está al final, debajo de los detalles del libro.


    Charlie y el Gran Ascensor de Crista, R. Dahl 

    Índice
    1.     El señor Wonka va demasiado lejos
    2.     Hotel espacial «U.S.A.»
    3.     El acoplamiento
    4.     El Presidente
    5.     Hombres de Marte
    6.     Invitación a la Casa Blanca
    7.     Algo horrible en los ascensores
    8.     Los knidos vermiciosos
    9.     Engullidos
    10.    Cápsula conmutadora en apuros. Primer ataque
    11.    La batalla de los knidos
    12.    De vuelta a la fábrica de chocolate
    13.    Cómo fue inventado el Vita-Wonka
    14.    La receta de Vita-Wonka
    15.    Adiós, Georgina
    16.    Wonka-Vita y Menoslandia
    17.    Rescate en Menoslandia
    18.    La persona más vieja del mundo
    19.    Crecen los bebés
    20.    Cómo sacar a alguien de la cama

    Dahl – Charlie y el gran ascensor.pdb

    Charla sobre la pureza.pdb

    El link para descargar gratis está al final, debajo de los detalles del libro.


    Charla sobre la pureza
    1. Tu persona es una unidad de cuerpo y alma. Lo espiritual y lo corporal forman una unidad, y en ella no debe haber una doble vida: la del alma dirigiéndose a Dios y la del cuerpo dándole la espalda. Dios quiere que le amemos con todo nuestro ser, y esto incluye nuestro cuerpo. Fíjate si tiene una gran dignidad que Jesús al hacerse hombre tomó un cuerpo semejante al nuestro.
    2. Todo hombre nace con una inclinación al pecado. Por eso cuesta vivir esta virtud, y tenemos que luchar por dar a la sexualidad su verdadero sentido. Con la ayuda de Dios -que siempre nos da su gracia-, debemos ser señores de nuestras pasiones, y darles cauce, en vez de dejamos dominar por ellas, pues eso nos haría desgraciados.

    SANTA PUREZA.pdb

    15 minutos con Jesús Sacramentado

    El link para descargar gratis está al final, debajo de los detalles del libro.


    15 minutos con Jesús Sacramentado

    No es preciso, hijo mío, saber mucho para agradarme mucho; basta que me ames con fervor. Háblame, pues, aquí sencillamente, como hablarías a tu madre, a tu hermano. ¿Necesitas hacerme en favor de alguien una súplica cualquiera? Dime su nombre, bien sea el de tus padres, bien el de tus hermanos y amigos; dime en seguida qué quisieras que hiciese actualmente por ellos. Pide mucho, mucho, no vaciles en pedir; me gustan los corazones generosos que llegan a olvidarse en cierto modo de sí mismos, para atender a las necesidades ajenas. Háblame así, con sencillez, con llaneza, de los pobres a quienes quisieras consolar, de los enfermos a quienes ves padecer, de los extraviados que anhelas volver al buen camino, de los amigos ausentes que quisieras ver otra vez a tu lado.

    15eucaristía.pdb

    8 maneras de recordar a Juan Pablo II

    El link para descargar gratis está al final, debajo de los detalles del libro.


    8 maneras de recordar a Juan Pablo II

    ?
    Sus primeras palabras como Sumo Pontífice

    “Queridos hermanos y hermanas, todos estamos aún entristecidos por la muerte del querido Papa Juan Pablo I. Y ahora los eminentísimos cardenales han llamado a un nuevo obispo de Roma. Lo han llamado de un país lejano… Lejano, pero siempre muy cercano por la comunión en la fe y en la tradición cristiana. He tenido miedo al recibir este nombramiento, pero lo he hecho con espíritu de obediencia a Nuestro Señor y con confianza total en su Madre, la Virgen Santísima”.

    “No sé si puedo expresarme bien en vuestra, en nuestra lengua italiana. Si me equivoco me corregiréis. Y así me presento ante todos vosotros, para confesar nuestra fe común, nuestra esperanza, nuestra confianza en la Madre de Cristo y en la Iglesia, y también para comenzar de nuevo por este camino de la historia y de la Iglesia, con la ayuda de Dios y con la ayuda de los hombres”.

    Diez consejos de Juan Pablo II a España

    1. El nacimiento de la nueva Europa del espíritu. Una Europa fiel a sus raíces cristianas, no encerrada en sí misma sino abierta al diálogo y a la colaboración con los demás pueblos de la tierra.

    2. Deseo para cada uno la paz que sólo Dios, por medio de Jesucristo, nos puede dar; la paz que es obra de la justicia, de la verdad, del amor, de la solidaridad; la paz que los pueblos sólo gozan cuando siguen los dictados de la ley de Dios; la paz que hace sentirse a los hombres y a los pueblos hermanos unos con otros.

    8 maneras de recordar a JPII.pdb

    Jornada Mundial de la Juventud, Colonia 2005

    El link para descargar gratis está al final, debajo de los detalles del libro.


    Jornada Mundial de la Juventud, Colonia 2005

     
    Mesaje de Juan Pablo II
    Oración de preparación
    Explicación del logo
     
     
     
    18 de agosto de 2005
    Ceremonia de Bienvenida (Aereopuerto de Colonia/Bonn)
    Fiesta de acogida embarcadero de Poller Rheinwiesen
    Visita catedral de Colonia
     
    19 de agosto de 2005
    Visita sinagoga de Colonia
    Encuentro seminaristas (S. Pantaleón)
    Encuentro ecuménico arzobispado de Colonia
    Via Crucis
     
    20 de agosto de 2005
    Audiencia representantes comunidades musulmanas
    Vigilia jóvenes (Marienfeld)
     
    21 de agosto de 2005
    Homilia Santa Misa
    Rezo del angelus
    Encuentro obispos de Alemania
    Ceremonia despedida Aereopuerto de Colonia/Bonn
     
    FOTOS
    Benedicto XVI
    Benedicto XVI
    Vista aérea
     

    JMJ 2005.pdb

    Ilusión por Afirmarse, Acerca de la Rebeldía, José Pedro Manglano Castellary

    El link para descargar gratis está al final, debajo de los detalles del libro.


    Ilusión por Afirmarse, Acerca de la Rebeldía, José Pedro Manglano Castellary

    El buen gusto llevó al escritor americano Richard Ford a escribir un libro en memoria de su madre.
    “Recuerdo una vecina que me paró en la acera para preguntarme quién era; algo que solía ocurrir. Yo tendría siete o nueve años. Pero cuando dije mi nombre –Richard Ford-, exclamó: ‘Ah, sí. Tu madre es esa señora de pelo negro, bajita, mona, que vive más arriba de esta calle’. Creo que fue la primera imagen que tuve de mi madre como de otra persona, como alguien a quien los otros veían y describían: una mujer mona, no. El pelo negro, eso sí. Sé que medía cinco pies y cinco pulgadas. Pero nunca he sabido si esto es ser alto o bajo. Creo que siempre he pensado que era normal. Sin embargo, recuerdo aquello como un momento significativo de mi vida. Breve pero importante. Llamó mi atención acerca de algo de mi madre -¿qué?-, su imagen pública. La imagen que estaba allí y que los demás veían y trataban. Desde entonces creo que nunca pensé en ella de otro modo. Como Edna Ford, una persona que era mi madre y que también era alguien más. Me parece que después de eso nunca me volví a dirigir a ella sin tenerlo en cuanta: la traté como al resto de la gente que yo conocía.
    Era una lección importante. Y corremos el riesgo de no conocer jamás a nuestros padres si la ignoramos. Mona, pelo negro, cinco con cinco. Alguna parte de ella era esto, y saberlo no me hizo daño. Tal vez me ayudó, ya que uno de los principales desafíos al que nos enfrentamos todos es llegar a conocer a nuestros padres.”
    De muchas maneras, y durante años, todos vamos teniendo experiencias que van rompiendo el pequeño mundo de la infancia, en el que todo hace referencia unívoca al propio yo. El niño es el gran señor –el único- de su propio mundo. Podríamos decir que son años en los que no forma parte del mundo, pues solo existe ‘su’ mundo, no hay más mundos que el ‘suyo’.
    Ese mundo es cerrado hasta el punto de que lo que no existe en él no se reconoce como existente; de alguna manera, las cosas empiezan a existir cuando entran en ‘su’ mundo. En cierta ocasión, invitado a dar unas conferencias en un colegio, escuché la perspicaz observación que una niña hacía a su amiga refiriéndose a mi persona:
    ‘-¿Has visto? Es nuevo… y ya es calvo!’
    Así es: en su mundo –no hay más realidad que la experimentada por ella- yo empezaba a existir ese día que entraba en su colegio, y lógicamente era un ser extraño, ya que empezaba la existencia siendo calvo.
    Pues bien, de modo paulatino vamos viviendo experiencias que abren grietas, resquebrajando el cerrado y pequeño mundo en el que el niño se encuentra pacíficamente instalado. Entramos, así, en el mundo real, tal y como es. O dicho de otra forma, el mundo real entra en nosotros, con toda su realidad. Esta entrada, mía en el mundo y del mundo en mí, es un auténtico despertar, que nos traslada de un mundo encantado a un nuevo escenario mucho más complejo. James Joyce hace vivir esta experiencia a uno de sus protagonistas:
    “Stephen había emergido de dos años de sueño encantado para encontrarse de pronto en un escenario distinto, donde cada evento y cada personaje le afectaban íntimamente, seduciéndole a veces y otras descorazonándole, pero llenándole siempre de intranquilidad y amargos pensamientos, lo mismo cuando le descorazonaban que cuando le seducían.”
    Las dos personas que han aparecido en estas pocas líneas, Richard y Stephen, están estrenando mundo. El primero de ellos, Richard, comenta que aquello le llamó la atención: la visión de su madre es nueva, es distinta; no solo es su madre, sino una persona objetiva, que entre otras muchas cosas… es también su madre: “Desde entonces creo que nunca pensé en ella de otro modo”. Stephen también estrena mundo, y ahora le ocurre por primera vez que todo –cada evento, cada persona- le afecta íntimamente.
    primera vez que todo –cada evento, cada persona- le afecta íntimamente.
    Si he querido detenerme en las circunstancias de estos dos personajes, es porque entiendo que es precisamente desde esta perspectiva desde la que podemos entender la característica fundamental que define el ser joven. La juventud se distingue, entre otras cosas, por ser el momento de la biografía en el que uno se abre al mundo; apertura por la que las cosas empiezan a afectar.
    Ahora bien: ¿en qué sentido decimos que el mundo ‘le afecta’? ¿Por qué le afecta? ¿Por qué a Stephen cada acontecimiento y cada persona le afectan íntimamente? Porque ‘estrena’ acontecimientos y ‘estrena’ personas. No estrena porque sus acciones sean distintas objetivamente a las que había realizado hasta ese momento, sino que las estrena porque aunque sean acciones repetidas mil veces, las vive ahora de manera distinta. Un ejemplo. Siempre se ha vestido; pero ahora estrena un nuevo sentido el hecho de vestirse: ya no se trata de un simple ponerse ropa encima, la que sea, porque algo hay que ponerse; vestirse, ahora, tiene importancia más allá de la protección del frío; ha descubierto su imagen pública, se sabe mirado; con la ropa que se pone se da a conocer, expone públicamente su buen o mal gusto, muestra el estilo de personalidad que ha escogido para sí, manifiesta su seguimiento de ‘modelos’ que ha adoptado; descubre que hay formas de vestir que son ridículas; etc. Y este mismo sentido que ha descubierto en el hecho de vestirse, también lo descubre en el vestirse de los demás: la forma de vestir de los demás también le afecta, e interpreta cómo son por su modo de vestir.
    Algo similar ocurre con todo lo demás. Su madre podía haberle corregido mil veces un asunto concreto. Durante tiempo aquellas correcciones no significaban más que fastidio o limitación: ‘hago lo que me dice y basta’, quizá acompañado de alguna queja o rabieta. Pero ahora pasan a afectar íntimamente. La visión de la madre es nueva, y en este nuevo modo de percibirla cabe que esa corrección la entienda como una manía suya, o que advierta que entra en contradicción con otras cosas que hace o dice ella, o que la interprete como una invasión en lo que es mi vida, y… ‘¡que me deje en paz!’
    Todas estas reacciones son fantásticas porque son la consecuencia necesaria de la entrada en una realidad nueva. Hasta ese momento vivía pacíficamente instalado en su mundo subjetivo: allí sabía vivir; en su mundo cerrado todo cuadraba. Pero ha sido desalojado de allí. ¿Y ahora qué? Necesita instalarse en ese mundo nuevo en el que entra. Le han quitado el suelo que pisaba y necesita encontrar otro.
    En este sentido decimos que la juventud no es solamente el período que corresponde a unos pocos años de vida, sino que la juventud es el tiempo oportuno para la afirmación personal. Debo afirmarme, decir sí a mi persona, decir sí al modo de ser que quiero que tenga mi persona, decir sí a un proyecto de vida. Por eso, es un momento en el que necesariamente uno busca respuesta a los interrogantes fundamentales, busca el sentido de la vida, busca el modo concreto de comenzar a construir su vida.
    Estrenar mundo, descubrir novedad, abandono de lo que era firme hasta el momento, inseguridad, desconfianza hacia uno mismo… forman el mundo interior a lo largo de este proceso. Es magnífica la belleza literaria con que lo expresa Joyce:
    “Su pensamiento era como un crepúsculo de duda y de desconfianza propia, alumbrado acá y allá por los relámpagos de la intuición, pero relámpagos de tan diáfana claridad, que en aquellos instantes el mundo se deshacía bajo sus pies, como si hubiera sido consumido por el fuego; después su lengua se anudaba y sus ojos permanecían mudos ante las miradas de los demás, porque se sentía envuelto como en un manto en el espíritu de la belleza y en contacto, aunque sólo fuera en sueños, con todo lo noble.”

    REBELDIA.PDB

    Cronología de la Vida del Señor

    El link para descargar gratis está al final, debajo de los detalles del libro.


    CRONOLOGIA DE LA VIDA DEL SEÑOR

    INFANCIA DE JESUS
    —Año 11-8 a.C. (743-746 de Roma). Publio Sulpicio Quirino es nombrado legado en Siria. Comienza el censo de todo el imperIo
    —Año 6 a.C. (748 de Roma): Gabriel anuncia a Zacarías el nacimiento de Juan.
    —Año 5 a.C. (749 de Roma): Gabriel anuncia a María el nacimiento de Jesús. Visitación de Nuestra Señora a su prima Santa Isabel. Nacimiento de Juan. El ángel revela a José la concepción virginal de Jesús. Nace el Señor en Belén. Adoración de los pastores.
    —Año 4 a.C. (750 de Roma): Circuncisión del Señor. Presentación del Niño en el Templo. Adoración de los Magos. Huida de la Sagrada Familia a Egipto y martirio de los Santos Inocentes. Muerto Herodes a principios de Abril, vuelve la Sagrada Familia y se establece en Nazaret.
    —Año 6 d.C. (759 de Roma). Deposición de Arquelao: la Judea convertida en provincia romana.
    —Año 9 d.C. (762 de Roma). El Niño perdido y hallado en el Templo
    —Año 12 d.C. (765 de Roma). Enero. Augusto asocia a Tiberio a su gobierno.
    —Año14 d.C. (767 de Roma). Agosto. Muere Augusto y le sucede TiberIo
    —Año 26 d.C. (779 de Roma). Poncio Pilato nombrado procurador de Palestina
    —Año 27 d.C. (780 de Roma) Octubre. S. Juan Bautista comienza su predicación (Mt 3, 1-6; Mc 1, 1-6; Lc 3, 1-6; Mt 3, 7-10; Lc 3, 7-9; Lc 3,10-14; Mt 3, 11-12; Mc 1, 7-8; Lc 3, 15-18).
    I. – PRIMER AÑO DE LA VIDA PUBLICA (27 d.C.; 780-781 de Roma)

    Cronología de Jesucristo—.pdb

    El Abandono confiado a la Divina Providencia, San Claudio de la Colombière

    El link para descargar gratis está al final, debajo de los detalles del libro.


    El Abandono confiado a la Divina Providencia, San Claudio de la ColombièreI. Verdades consoladoras.a) Confiemos en la sabiduría de Dios.b) Cuando Dios nos prueba.c) Arrojarse en los brazos de Dios.d) Práctica del abandono confiado. II. Las adversidades son útiles a los justos, necesarias a los pecadoresa) Hay que confiar en la Providencia.b) Ventajas inesperadas de las pruebas.c) Ocasiones de méritos y de la salvación.III. Recurso a la oracióna) Para obtener bienes.b) Para apartar los males.c) No se pide bastante.d) Perseverancia en la oracióne) Una confianza obstinada.

     

    San_Claudio_de_la_Colombiere_[El_Abandono_confiado_a_la_Divina_Providencia].rtf

    Verdad y Libertad, Joseph Ratzinger

    El link para descargar gratis está al final, debajo de los detalles del libro.


    Verdad y Libertad,  Joseph Ratzinger

    Publicado en “Humanitas”(Artículo complete)
    El hombre es imagen de Dios precisamente en la medida en que el ser “desde”, “con” y “para” constituye el patrón antroicado pológico fundamental.
     
     
    I. LA PREGUNTA
     
    En la mente del hombre contemporáneo la libertad se manifiesta en gran medida como el bien absolutamente más elevado, al cual se subordinan todos los demás bienes. Consecuentes con lo anterior, las decisiones de los tribunales atribuyen a la libertad artística y a la libertad de opinión preponderancia por encima de todos los demás valores morales. Los valores que compiten con la libertad o que pueden requerir una restricción de la misma parecen ser trabas o “tabúes”, es decir, restos de prohibiciones y temores arcaicos. Para ser aceptada, la política de los gobiernos debe dar muestras de contribuir al progreso de la libertad. Incluso la religión logra hacer oír su voz únicamente presentándose como fuerza liberadora del hombre y la humanidad. En la escala de valores de la cual el hombre depende para su existencia humana, la libertad aparece como el valor básico y el derecho humano fundamental.

    Verdad y Libertad Rtzg_Rtzgr.pdb

    A tale of two cities, Charles Dickens

    El link para descargar gratis está al final, debajo de los detalles del libro.


     

    A tale of two cities, Charles Dickens

    It was the best of times, it was the worst of times, it was the age of wisdom, it was the age of foolishness, it was the epoch of belief, it was the epoch of incredulity, it was the season of Light, it was the season of Darkness, it was the spring of hope, it was the winter of despair, we had everything before us, we had nothing before us, we were all going direct to Heaven, we were all going direct the other way—in short, the period was so far like the present period, that some of its noisiest authorities insisted on its being received, for good or for evil, in the superlative degree of comparison only.

    There were a king

    A-Tale-of-Two-Cities-2.pdf

    A SPIRITUAL CANTICLE OF THE SOUL

    El link para descargar gratis está al final, debajo de los detalles del libro.


    A SPIRITUAL CANTICLE OF THE SOUL

    INTRODUCTION
    THE present volume of the works of St. John of the Cross contains the explanation of the “Spiritual Canticle of the Soul and the Bridegroom Christ.” The two earlier works, the “Ascent of Mount Carmel” and the “Dark Night of the Soul,” dealt with the cleansing of the soul, the unremittant war against even the smallest imperfections standing in the way of union with God; imperfections which must be removed, partly by strict self-discipline, partly by the direct intervention of God, Who, searching “the reins and hearts” by means of heavy interior and exterior trials, purges away whatever is displeasing to Him. Although some stanzas refer to this preliminary state, the chief object of the “Spiritual Canticle” is to picture under the Biblical simile of Espousals and Matrimony the blessedness of a soul that has arrived at union with God.
    The Canticle was composed during the long imprisonment St. John underwent at Toledo from the beginning of December 1577 till the middle of August of the following year. Being one of the principal supporters of the Reform of St. Teresa, he was also one of the victims of the war waged against her work by the Superiors of the old branch of the Order. St. John’s prison was a narrow, stifling cell, with no window, but only a small loophole through which a ray of light entered for a short time of the day, just long enough to enable him to say his office, but affording little facility for reading or writing. However, St. John stood in no need of books. Having for many years meditated on every word of Holy Scripture, the Word of God was deeply written in his heart, supplying abundant food for conversation with God during the whole period of his imprisonment. From time to time he poured forth his soul in poetry; afterwards he communicated his verses to friends.
    One of these poetical works, the fruit of his imprisonment, was the “Spiritual Canticle,” which, as the reader will notice, is an abridged paraphrase of the Canticle of Canticles, the Song of Solomon, wherein under the image of passionate love are described the mystical sufferings and longings of a soul enamored with God.

    Spiritual Canticle of the Soul.pdb

    9 ideas sobre la Oración

    El link para descargar gratis está al final, debajo de los detalles del libro.


    9 ideas sobre la Oración

    ¿Qué es hacer oración?
    Santa Teresa de Jesús
    No es otra cosa oración mental, a mi parecer, sino tratar de amistad, estando muchas veces tratando a solas con quien sabemos nos ama.

    San Pedro Damián
    La oración es la elevación del alma hacia Dios y la petición de lo que se necesita de Dios.

    San Josemaría Escrivá
    Oración mental es ese diálogo con Dios, de corazón a corazón, en el que interviene toda el alma: la inteligencia y la imaginación, la memoria y la voluntad. Una meditación que contribuye a dar valor sobrenatural a nuestra pobre vida humana, nuestra vida diaria corriente.

    Santo Cura de Ars
    La oración es la elevación de nuestro corazón a Dios, una dulce conversación entre la criatura y su Criador.

    Santo Tomás de Aquino
    La oración es el acto propio de la criatura racional.

    Juan Pablo II
    La oración es el reconocimiento de nuestros límites y de nuestra dependencia: venimos de Dios, somos de Dios y retornamos a Dios. Por tanto, no podemos menos de abandonarnos a El, nuestro Creador y Señor, con plena y total confianza […]. La oración es, ante todo, un acto de inteligencia, un sentimiento de humildad y reconocimiento, una actitud de confianza y de abandono en Aquel que nos ha dado la vida por amor. La oración es un diálogo misterioso, pero real, con Dios, un diálogo de confianza y amor. 

    Santa Teresita de Lisieux
    Jesús, escondido en el fondo de mi pobre corazón, tiene a bien actuar en mí y me hace pensar todo lo que quiere que yo haga en cada momento.

    Al comenzar la oración mental
    Señor mío y Dios mío, creo firmemente que estás aquí, que me ves, que me oyes. Te adoro con profunda reverencia. Te pido perdón de mis pecados y gracia para hacer con fruto este rato de oración. Madre mía Inmaculada, San José, mi Padre y Señor, Ángel de mi guarda, interceded por mí
    Al terminar la oración mental 
    Te doy gracias, Dios mío, por los buenos propósitos, afectos e inspiraciones que me has comunicado en esta

    9 ideas.pdb

    LA CUESTIÓN DE LA ESENCIA EXTRAMENTAL, Polo

    El link para descargar gratis está al final, debajo de los detalles del libro.


    LA CUESTIÓN DE LA ESENCIA EXTRAMENTAL, Polo

               El defecto del lugar celeste que el platonismo concede a las esencias es su carácter extrínseco. En el lugar celeste hay algo colocado, que no descarta, en principio, un transporte. Para eliminar este defecto apelamos a la noción de “ocurrencia”: el ocurrir de la esencia equivale exactamente a la esencia, de tal modo que no cabe aludir a una situación en que la esencia sea “más o menos” respecto de ella misma. Por lo demás, la composición de la esencia con factores extrínsecos no es exclusiva del platonismo, sino que, más bien, constituye una constante en el planteamiento del tema de la esencia a lo largo de la historia de la filosofía. De aquí que el valor corrector propio de la noción de ocurrencia vaya más allá de una simple toma de postura frente al platonismo.

               Ahora bien, ¿cuál es el sentido de la estricta equiparación de esencia y ocurrencia? Para contestar a esta pregunta es menester una larga dilucidación.

     

    ART 5_POLO CUESTI+ôN DE LA ESENCIA EXTRAMENTAL.doc

    ¿Qué dice el “Evangelio de María [Magdalena]”?, Francisco Varo

    El link para descargar gratis está al final, debajo de los detalles del libro.


    ¿Qué dice el “Evangelio de María [Magdalena]”?, Francisco VaroLo que se conoce por Evangelio de María es un

    texto gnóstico escrito originalmente en griego, que

    nos ha llegado a través de dos fragmentos en papiro

    del siglo III, encontrados en Oxirrinco (Egipto)

    (P.Ryl. III 463 y P.Oxy. L 3525), y una traducción

    al copto del siglo V (P.Berol. 8502). Todos estos

    textos fueron publicados entre el año 1938 y 1983.

    Es posible que la obra fuera compuesta en el siglo

    II. En ella se representa a María, probablemente la

    Magdalena (aunque sólo se le llama María), como

    fuente de una revelación secreta al estar en estrecha

    relación con el Salvador.

    30.pdf

    Cuando la Tierra esté muerta, Brian W. Aldiss

    El link para descargar gratis está al final, debajo de los detalles del libro.


    Cuando la Tierra esté muerta, Brian W. Aldiss

    La frase más simple que puede pronunciarse es también la más profunda: el tiempo

    pasa. Un millón de siglos —docena más o menos— ha transcurrido desde que la familia

    humana empezó a trasladarse de un planeta a otro.

    Directamente, se conoce muy poco sobre los hombres primitivos o los mundos que

    conquistaron. Indirectamente, sabemos mucho. La clásica Teoría de la Superanualidad

    Multigrado nos ayuda en ello.

    La aludida Teoría fue formulada en la Era 80 de la Starswarm, y con ella, cuarenta y

    cuatro eras más tarde, nosotros podemos deducir más acerca del pasado y el presente

    que de cualquier otra forma.

    El quinto postulado de la Teoría establece que “los factores del progreso que

    provocan los seres inteligentes, así como los que estimulan su inteligencia, son

    independientes del factor de la progresión universal, dentro de ciertos límites”. Dichos

    límites están definidos en los restantes postulados, pero la anterior declaración resulta ya

    precisa en su simple valor.

    Dicho con más sencillez significa esto: El Universo es semejante a un reloj cósmico;

    las civilizaciones del hombre no son meras ruedecitas dentadas sino relojes infinitamente

    menores, que marchan por su propio impulso.

    Carente de su ropaje intelectual, la idea resta en pie desmedida y excitante. Significa

    que en cualquier momento, los sistemas solares habitados de Starswarm —nuestra

    galaxia— exhibirán las características por las que puede pasar una civilización.

    Por esto resulta adecuado que en este aniversario del vuelo estelar observemos unas

    cuantas entre las miríadas de civilizaciones, todas contemporáneas en un sentido, todas

    aisladas en otro, que caracterizan nuestro conjunto galáctico. Tal vez podamos hallar una

    pista que nos indique por qué los antiguos lanzaban sus esporas de frágil metal a las

    inmensidades del espacio.

    cuandolatierraestemuerta.zip

    Cronicas marcianas, cronología

    El link para descargar gratis está al final, debajo de los detalles del libro.


    Cronicas marcianas, cronología
     
     
    ENERO DE 1999………………El verano del cohete
    FEBRERO DE 1999………….Ylla
    AGOSTO DE 1999……………Noche de verano
    AGOSTO DE 1999……………Los hombres de la Tierra
    MARZO DE 2000……………..El contribuyente
    ABRIL DE 2000……………….La tercera expedición
    JUNIO DE 2001……………….Aunque siga brillando la luna
    AGOSTO DE 2001……………Los colonos
    DICIEMBRE DE 2001………La mañana verde
    FEBRERO DE 2002………….Las langostas
    AGOSTO DE 2002……………Encuentro nocturno
    FEBRERO DE 2003…………..Intermedio
    ABRIL DE 2003………………..Los músicos
    JUNIO DE 2003…………………Un camino a través del aire
    2004-2005………………………….La elección de los nombres
    ABRIL DE 2005…………………Usher II
    AGOSTO DE 2005……………..Los viejos
    SEPTIEMBRE DE 2005………El marciano
    NOVIEMBRE DE 2005……….La tienda de equipajes
    NOVIEMBRE DE 2005……….Fuera de temporada
    NOVIEMBRE DE 2005………..Los observadores
    DICIEMBRE DE 2005………….Los pueblos silenciosos
    ABRIL DE 2026…………………..Los largos años
    AGOSTO DE 2026……………….Vendrán lluvias suaves
    OCTUBRE DE 2026……………..El picnic de un millón de años

    Cronicas Marcianas.pdb

    José María Somoano, En los comienzos del Opus Dei, JM Cejas

    El link para descargar gratis está al final, debajo de los detalles del libro.


    José María Somoano, En los comienzos del Opus Dei, JM Cejas

    INDICE

     

     

     

     

    En Caravia nací yo

    en Caravia morir quiero

    porque dicen que Caravia

    está cerquina del cielo

     

     

    EL TREN DE COVADONGA

     

     

    31 de octubre de 1933

    – Tenía ya muchos años…

    – Muchos años y demasiadas fatigas.

    – Si ya no podía…¡ni tirar de sí mismo!

    Doña María descorrió los visillos de los ventanales y se asomó al balcón. Estaba allí, frente a la puerta de su casa, inmóvil, quieto, como desvanecido, entre un corro de vecinos que evocaban sus idas y venidas, sus vueltas y revueltas, sus subidas y bajadas por todo el concejo. Lo miró apenada.

    Estuvo contemplándolo durante largo tiempo, en silencio. La luz cenicienta del crepúsculo reverberaba tristemente sobre su gran lomo negro. Era el fin. Sintió nostalgia y añoranza. Algo de su vida -pensó- se había muerto también en aquel último día de octubre de 1933. Algo se acababa, se detenía para siempre, como aquella locomotora varada definitivamente sobre las vías.

    Desde ahora… ¡todo sería tan distinto! Ya no volvería a escuchar los tañidos nerviosos del campanón anunciando la salida, ni los gritos agudos de Tomás mientras paleaba el carbón, ni los pasos rápidos de Pachín, pregonando por los andenes:

    -Señores pasajeros…, ¡al tren!

    * * *

    No habían pasado tantos años desde que subió en aquel tren por primera vez. Fue en 1908, cuando inauguraron la línea ferrea. ¡Qué acontecimiento! ¡Un tren que llegaba hasta Covadonga! Comenzaron a venir desde entonces oleadas de peregrinos de toda Asturias hasta aquella estacioncita de Arriondas. Algunos seguían subiendo a Covadonga a pie, pero por devoción y no porque no hubiera otro remedio, como antes, ya que gracias a este tren que acababa de realizar su último viaje, se llegaba hasta el Santuario con toda comodidad.

    Con el paso de los años -veinticinco, exactamente- se fue comprobando que la comodidad no era tanta. Y si no, que se lo preguntaran a Tomás, el maquinista, que se las veía y deseaba para poner en marcha aquella locomotora pesadota que soltaba, al arrancar, un largo chorro de humo blanco, formando una neblina caliginosa y parduzca de vapores y carbonilla, entre la que los viajeros se tenían que despedir casi a tientas…

    A pesar de todo, a doña María le gustaba viajar en este tren. ¡Qué delicia escuchar cómo los jadeos de la locomotora se iban convirtiendo en un trac-trac monocorde, mientras la bocanada de vapor se diluía en tenues fumarolas grises sobre la silueta imponente de los Picos de Europa! ¡Qué maravilla contemplar, desde las ventanillas, las casas con los tejados de color ocre, el puente de piedra, las huertas, las sementeras, los prados, los caminos bordeados de castaños y las orillas fangosas del río, mientras se perdía en la lejanía el perfil de la iglesia, que el bueno de don Lino, un antiguo párroco, había tardado diez años en construir! Más bien, en empezar a construir…

    Sí; realmente -se daba cuenta ahora-, este pequeño tren de vapor de la Compañía Angloespañola que transportaba manganeso desde las minas de Bufarrera tardaba una enormidad. Era verdad lo que comentaban los vecinos: no tenía fuelle suficiente para las cuestas y habían hecho bien en jubilarlo; no era más que un trenezuelo de vía estrecha sin pretensiones; una antigualla de comienzos de siglo; pero… había un pero: a pesar de sus traqueteos entre emisiones de carbonilla, a pesar de sus vaivenes bruscos y sus bamboleos frenéticos sobre las vías, a pesar de todo, aquel “caballo de hierro” era humano; dentro de aquellos vagones de madera pintados de verde se podía hablar, reír y cantar sin agobios, como en las antiguas diligencias que había conocido en su niñez; y además…

    … Además, aquel tren, que iba y venía constantemente a los pies de la Virgen, era como el símbolo de su propia vida. Su vida había transcurrido casi siempre aquí, entre estos concejos del oriente de Asturias; primero en Caravia, junto al oleaje furioso del Cantábrico, en la otra falda de la montaña; y luego, a partir de 1901, cuando se casó, en este pueblecito recostado junto a la ribera del Sella, uno de los cinco ríos astures que el Rey Alfonso el Sabio llamó “ríos caudales”.

    Amaba este río; un río impetuoso , arisco, bravo, casi salvaje, como los torrentes que descendían, entre riscos y desfiladeros, desde los heleros perpetuos de los Picos de Europa hasta las aguas frías del mar. Este era su mundo: montañas, mar y cielo.

    Ese mundo, como este tren, se iba desvaneciendo poco a poco… Ya no volvería a escuchar los gritos de Cuétara o Hipólito, los interventores, anunciando las próximas estaciones:

    -¡Laaas Rozas!

    -¡Villanueva!

    -¡Cangas de Oniiiiís!

    Cangas de Onís… Años atrás, cuando era una joven alumna de la Escuela de Magisterio en Oviedo, había estudiado la historia de este pueblo, célebre por su puentón medieval de cinco ojos, que fue capital de la monarquía asturiana y corte de don Pelayo allá por el siglo VIII. Los niños de las escuelas repetían de memoria los nombres de los reyes: Favila, Alfonso I, Fruela I, Aurelio, Silo, Mauregato, Bermudo y Alfonso el Casto, que trasladó definitivamente la Corte a Oviedo…

    En 1898, al acabar la carrera de Magisterio, ella había evocado estas glorias locales durante la kermesse patriótica que se organizó en Caravia. España estaba destrozada por el desastre de la guerra de Cuba, y parecía desmoronarse en medio de un pesimismo derrotista e indolente. Entonces, con la intrepidez de sus veintiún años, quiso recordar a sus paisanos la necesidad de aprender las lecciones del pasado. “Aquí —dijo bastante nerviosa, porque era la primera vez que hablaba en público y le estaba escuchando la flor y nata de su pueblo—, aquí mismo, en la pequeña patria, ahí cerca de nosotros, está un perenne monumento de lo que fuimos y lo que somos, de lo que valemos y de lo que somos capaces de lograr en los momentos angustiosos, en las crisis supremas de nuestra historia”.

     

    JMCejasSomoano.htm

    Getsemaní, En Oración con Cristo, Javier Echevarria, Prelado del Opus Dei

    El link para descargar gratis está al final, debajo de los detalles del libro.


    Getsemaní, En Oración con Cristo, Javier Echevarria, Prelado del Opus Dei

    Prólogo
    Getsemaní. Horas de amargura humana para Jesús; horas de paz inefable en el hondón de su espíritu, porque cumple la Voluntad santa de su Padre. Unas horas éstas, las de la oración de Jesús en el huerto, que llegan muy al fondo del alma del cristiano. El Maestro quiso rezar con los hombres y por los hombres en el momento culminante de su entrega a la obra redentora.
    Al sentirnos un personaje más en el Evangelio, como aconsejaba san Josemaría [1], detengámonos con sosiego en este pasaje, que nos muestra la fuerza divina del amor de Jesús a sus hermanos los hombres y, a la vez, hasta qué extremos asumió nuestra flaqueza y nuestra debilidad. Por eso, lo que haremos es sencillamente mirar a Jesús en Getsemaní y, en el trasfondo, a los apóstoles. Cada detalle de esa noche memorable nos afecta: hemos de vernos en ese trance, para agradecer la bondad de Dios, para afrontar personalmente la Pasión y Muerte del Redentor y profundizar en este misterio. Así aprenderemos a amar y a rectificar nuestra vida. Vamos a proceder como Teresa de Jesús que, al contemplar la vida de Cristo, hallábase mejor donde le veía más “solo y afligido”. “En especial – nos dice – me hallaba muy bien en la oración del Huerto. Allí era mi acompañante. Pensaba en aquel sudor y aflicción que allí había tenido… Deseaba limpiarle aquel tan penoso sudor… Muchos años, las más noches antes que me durmiese, cuando para dormirme encomendaba a Dios, siempre pensaban poco en este paso de la oración del huerto… Y tengo para mi que por aquí ganó muy mucho mi alma, porque comencé a tener oración sin saber qué era…” [2].
    Vaya por delante esta doctrina clara: todos podemos rezar; con más exactitud, todos debemos rezar, porque hemos venido al mundo para amar a Dios, alabarle, servirle y luego, en la otra vida – aquí estamos de paso –, gozarle eternamente. ¿Y qué es rezar? Sencillamente, hablar con Dios mediante oraciones vocales o en la meditación. No cabe la excusa de que no sabemos o nos cansamos. Hablar con Dios para aprender de Él, consiste en mirarle, en contarle nuestra vida – trabajo, alegrías, penas, cansancios, reacciones, tentaciones –; si le escuchamos, oiremos que nos sugiere: deja aquello, sé más cordial, trabaja mejor, sirve a los demás, no pienses mal de nadie, habla con sinceridad y con educación… No despreciemos el tesoro de la oración, porque se ama como se reza, y se reza como se ama. De seguro que, al contemplar al Maestro en Getsemaní, se abrirá paso en nuestra mente la necesidad de orar también cuando no resulta fácil.
    La “agonía” de Getsemaní, como llama san Lucas al trance que vivió Jesús en aquel evento salvífico, posee una fuerza extraordinaria de interrogación: “Jesús sufre, por cumplir la Voluntad del Padre… Y yo, que quiero también cumplir la Santísima Voluntad de Dios, siguiendo los pasos del Maestro, ¿podré quejarme si encuentro por compañero de camino el sufrimiento?
    “Constituirá una señal cierta de mi filiación, porque me trata como a su Divino Hijo. Y, entonces, como Él, podré gemir y llorar a solas en mi Getsemaní, pero, postrado en tierra, reconociendo mi nada, subirá hasta el Señor un grito salido de lo íntimo de mi alma: Pater mi, Abbá, Pater… fiat!” [3]. Dispongámonos a recorrer paso a paso y palabra por palabra esos relatos evangélicos y a desagraviar por las deficiencias de los hombres que allí se hacen patentes Metidos en el Evangelio, entenderemos que Jesús nos convoca, como a los discípulos, a la oración, y nos fijaremos en la actitud que tuvieron, con el deseo sincero de que no se repita por nuestra parte aquella falta de atención y de solicitud por quien tanto nos ama.
    Éste es el misterio: la Redención se ha cumplido ya – semel pro semper: de una vez por todas y para siempre – en la Pasión, Muerte y Resurrección de Nuestro Señor; pero se va realizando en las almas cada día, día a día. Y los cristianos – hombres y mujeres, jóvenes y ancianos, sanos y enfermos, intelectuales y trabajadores manuales, solteros y casados – somos apóstoles: pero no apóstoles dormidos sino bien despiertos, portadores de Cristo, para conocerle y darle a conocer.

     

    Getsemaní.pdb

    La Eucaristía en relatos

    El link para descargar gratis está al final, debajo de los detalles del libro.


    La Eucaristía en relatos

    PARA EMPEZAR DOS CARTAS 7
    Querida familia de lectores. 10
    Queridos catequistas y profesores 12
     
    PRIMERA PARTE:
    ¿QUÉ ES LA EUCARISTÍA?
    1. La Eucaristía – ¿Aburrida? Lo más bonito.
    Casi, casi no se firmó el contrato de aprendizaje 17
    2. La Eucaristía – Un Memorial que se hace presente.
    Víctima de la guerra en su hogar 21
    3. La Eucaristía – La vida entregada por los hermanos.
    Chrístofer 25
    4. La Eucaristía – Fuerza que viene del sacrificio de Cristo: Nos hace fuertes
    y valientes.
    Reinaldo 30
    5. La Eucaristía – La Comida Real de los Bautizados. Don de Dios a los hom-
    bres.

    La Eucaristía en Relatos.pdb

    Fuentes para la Documentación del Opus Dei 2, (1929-1943)

    El link para descargar gratis está al final, debajo de los detalles del libro.


    Fuentes para la Documentación del Opus Dei 2, (1929-1943)Los medios que puso desde el comienzo Escrivá de Balaguer para hacer el Opus Dei. [1] Transcripción de unas palabras del Fundador sobre dichos medios: Fui a buscar fortaleza en los barrios más pobres de Madrid. Horas y horas por todos los lados, todos los días, a pie de una parte a otra, entre pobres vergonzantes y pobres miserables, que no tenían nada de nada; entre niños con los mocos en la boca, sucios, pero niños, que quiere decir almas agradables a Dios (…) Y en los hospitales, y en las casas donde había enfermos, si se pueden llamar casas a aquellos tugurios… Eran gente desamparada y enferma; algunos, con una enfermedad que entonces era incurable, la tuberculosis. De modo que fui a buscar los medios para hacer la Obra de Dios en todos esos sitios (…) La fortaleza humana de la Obra han sido los enfermos de los hospitales de Madrid: los más miserables; los que vivían en sus casas, perdida hasta la última esperanza humana; los más ignorantes de aquellas barriadas extremas (…) Éstas son las ambiciones del Opus Dei, los medios humanos que pusimos: enfermos incurables, pobres abandonados, niños sin familia y sin cultura, hogares sin fuego y sin calor y sin amor. 


    [1] P. Berglar; OPUS DEI, Vida y obra del Fundador Josemaría Escrivá de Balaguer; Ed.Rialp, Madrid, 1983; p. 64

    1929-1943.doc

    Misal Catellano- Latin

    El link para descargar gratis está al final, debajo de los detalles del libro.


    Misal Castellano Latin 

    ORDINARIO DE LA MISA

    Ritus Initialis

    Ritos iniciales

    Introitus

    Antífona de Entrada

    In nomine Patris et Filii et Spiritus Sancti.
    Amen.
    En el nombre del Padre, y del Hijo, y del Espíritu Santo.
    Amén.

    Dominus vobiscum.
    Et cum spiritu tuo.

    El Señor esté con vosotros.
    Y con tu espíritu.

    Actus Paenitentialis

    Acto Penitencial

     

     

    La gracia de nuestro Señor Jesucristo, el amor del Padre y la comunión el Espíritu Santo estén con todos vosotros.
    Y con tu espíritu.

    misal cast-latin impar.pdb

    Hechos de los Apostoles

    El link para descargar gratis está al final, debajo de los detalles del libro.


    HECHOS 1

     Hechos de los Apostoles

    1 En el primer tratado, oh Teófilo, hablé acerca de todas las cosas que Jesús comenzó a hacer y a enseñar, 2 hasta el día en que fue recibido arriba, después de haber dado mandamientos por el Espíritu Santo a los apóstoles que había escogido; 3 a quienes también, después de haber padecido, se presentó vivo con muchas pruebas indubitables, apareciéndoseles durante cuarenta días y hablándoles acerca del reino de Dios. 4 Y estando juntos, les mandó que no se fueran de Jerusalén, sino que esperasen la promesa del Padre, la cual, les dijo, oísteis de mí. 5 Porque Juan ciertamente bautizó con agua, mas vosotros seréis bautizados con el Espíritu Santo dentro de no muchos días.

    Nuevo Testamento (Hechos a Apocalipsis).doc

    Guía de Roma

    El link para descargar gratis está al final, debajo de los detalles del libro.


    GUÍA DE ROMA

     
    ITINERARIO 1: VATICANO Y CASTEL SANT’ANGELO
    Introducción
    Plaza de San Pedro
    Basílica de San Pedro
    Fachada
    Pórtico
    Nave Central
    Nave derecha
    Crucero derecho
    Ábside
    Crucero izquierdo
    Nave izquierda
    Museos Vaticanos
    Estancias de Rafael
    Capilla Sixtina
    El Juicio Final
    Castel Sant’Angelo y Mausoleo de Augusto
     
    ITINERARIO 2: SANTA MARIA LA MAYOR Y ALREDEDORES
    Recorrido
    Basílica de S. María la Mayor
    Exterior
    Interior
    Santa Práxedes
    San Martino ai Monti
    Esquilino
    San Pietro in Vincoli
    Santa Prudenciana
     
    ITINERARIO 3: SAN JUAN DE LETRÁN
    Recorrido
    Santa Croce in Gerusalemme
    Basílica de San Juan de Letrán
    Notas generalesFachada
    Interior
    Scala Santa
    Baptisterio
    Cuatro Santos Coronados
    San Clemente
    Basílica SS. Juan y Pablo
    Termas de Caracalla
     
    ITINERARIO 4: SAN PABLO EXTRAMUROS Y VIA APPIA
    Recorrido
    Basílica S. Pablo Extramuros
    Notas generales
    Atrio
    Interior
    La Via Appia
    Introducción
    La Via Appia
    Catacumbas de San Calixto
    Catacumbas de Domitila
    Catacumbas de San Sebastián
    Tumba de Rómulo y Circo de Majencio
     
    ITINERARIO 5: COLISEO Y FOROS
    Recorrido
    Santa María in Aracoeli
    Plaza del Campidoglio
    La Plaza
    Palacio Senatorial
    Palacio de los Conservadores
    Museo Capitolino
    Foro Romano
    El Palatino
    El Coliseo
    Arco de Constantino
    Foros Impreriales
     
    ITINERARIO 6: PLAZA NAVONA Y PALAZZO DELLA CANCELLERIA
    Recorrido
    Piazza Navona
    San Luis De Los Franceses
    San Ignacio
    Pantheon
    Santa Maria Sopra Minerva
    Santos Apóstoles
    Palazzo Colonna
    Piazza Venezia
    Il Gesù
    Area Sacra Argentina
    Palazzo Spada
    Palazzo Farnese
    Piazza Campo de’ Fiori
    Palazzo Della Cancelleria
     
    ITINERARIO 7: FONTANA DI TREVI Y MAUSOLEO DE AUGUSTO
    Recorrido
    Fontana di Trevi
    Piazza Colonna
    San Lorenzo in Lucina
    Piazza di Spagna
    Trinita dei Monti
    Pincio
    Piazza del Popolo
    Santa Maria del Popolo
    Mausoleo de Augusto
    Ara Pacis
     
    ITINERARIO 8: TRASTEVERE
    Recorrido
    Isola Tiberina
    Santa Cecilia in Trastevere
    Santa Maria in Trastevere
    San Pietro in Montorio
     
    ITINERARIO 9: TÍVOLI
    Introducción

    Guía de Roma.pdb

    Por otra del Espíritu Santo, José María Iraburu

    El link para descargar gratis está al final, debajo de los detalles del libro.


    Por otra del Espíritu Santo, José María Iraburu 

    ÍNDICE:Introducción1 La revelación del Espíritu Santo2 La comunicación del Espíritu3 El Espíritu Santo en los cristianos4 Los siete dones del Espíritu5 Recibid el Espíritu Santo6 Encíclica de León XIII sobre el

    JOSE MARIA IRABURU2.doc

    Hacer Oración, Jesús Martínez García

    El link para descargar gratis está al final, debajo de los detalles del libro.


    Hacer Oración, Jesús Martínez García

    1. QUÉ ES LA ORACIÓN
    2. NECESITAMOS RATOS DE ORACIÓN
    3. CÓMO HACER ORACIÓN
    4. EL MISTERIO DE LA SANTÍSIMA TRINIDAD
    5. LATRINIDAD EN NOSOTROS
    6. CONOCER A JESUCRISTO
    7. JUNTO AL SAGRARIO
    8. TRATAR A DIOS ESPÍRITU SANTO
     

    MARTINEZ, J. Hacer oración (F MC),,.pdb

    En las Orillas del Sar, Rosalía de Castro

    El link para descargar gratis está al final, debajo de los detalles del libro.


    En las Orillas del Sar, Rosalía de Castro

    Orillas del Sar
    I
    A través del follaje perenne
    que oír deja rumores extraños,
    y entre un mar de ondulante verdura,
    amorosa mansión de los pájaros,
    desde mis ventanas veo
    el templo que quise tanto.
    El templo que tanto quise…,
    pues no sé decir ya si le quiero,
    que en el rudo vaivén que sin tregua
    se agitan mis pensamientos,
    dudo si el rencor adusto
    vive unido al amor en mi pecho.

     

    Rosalia-EnLasOrillasDelSar.pdb

    Catequesis de Juan Pablo II

    El link para descargar gratis está al final, debajo de los detalles del libro.


    Catequesis de Juan Pablo II

    (1978—2005)
    Cartas
    Cartas a los Sacerdotes
    Cartas Apostólicas
    Catequesis
    Constituciones Apostólicas
    Discursos
    Encíclicas
    Exhortaciones Apostólicas
    Mensajes
    Motu Proprio
    Otros Escritos

     

    Cartas

     

    A las Familias (1994)

     

    A los Niños (1994)

     

    A las Mujeres (1995)

     

    Carta a los Artistas (1999)

     

    Carta sobre la peregrinación a los lugares vinculados con la Historia de la Salvación (1999)

     

    A los Ancianos (1999)

    JP2–.pdb

    Jaque al poder, Tom Clancy

    El link para descargar gratis está al final, debajo de los detalles del libro.


    Jaque al poder, Tom Clancy

    Martes, 16.10, Seúl

    Gregory Donald bebió un trago de escocés y su mirada recorrió el bar atestado. –¿Alguna vez te descubriste pensando en el pasado, Kim? No me refiero a lo que pasó esta mañana o la semana pasada, sino… en el pasado.

    Kim Hwan, delegado director de la Agencia Central de Inteligencia Coreana, utilizó una bombilla de plástico rojo para pescar la rodaja de limón que flotaba en su Coca–Dieto

    –Para mi , Greg, esta mañana es el pasado. Particularmente en dias como éste. Qué no daria yo por estar en el bote pescando con mi tia Pak en Yangyang.

    Donald rió.

    –¿Sigue siendo el mismo cascarrabias de antes?

    –Todavia más cascarrabias, si eso fuera posible. ¿Recuerdas que le gustaba tener dos botes de pesca? Bueno, se deshizo de uno. Dijo que no podía tolerar tener un socio. Pero algunas veces preferiria estar peleando contra los peces y las tormentas y no contra los burócratas. Tú ya sabes cómo era eso.

    Por el rabillo del ojo, Hwan observó cómo los dos hombres que estaban sentados a su lado pagaban la cuenta y se iban.

    Donald asintió.

    –Me acuerdo muy bien. Por eso me retiré.

    Hwan se inclinó para acercarse más, mirando a su alrededor. Entrecerró los ojos, y los rasgos claros y marcados de su rostro adquirieron un aire conspirativo.

    –No quise decir nada mientras los editores de la Prensa de Seúl estaban sentados aqui, ¿pero te diste cuenta de que me han prohibido usar los helicópteros hoy?

    Donald arqueó las cejas, sorprendido.

    –¿Están locos?

    –Peor. Son imprudentes. Los monos de la prensa dijeron que el vuelo constante de los helicópteros sobre sus cabezas haria demasiado ruido y estropearia las ondas de sonido. Así que, si pasa algo, no habrá vigilancia aérea.

    Donald terminó su escocés, y luego metió la mano en el bolsillo interno de su chaqueta de tweed.

    –Es molesto, pero todo es igual aqui, Kim. Los mercaderes se han apoderado del talento. Así funcionan el trabajo de inteligencia, el gobierno, y hasta la Sociedad de Amigos. Ya nadie se arroja a la pileta. Todo debe ser estudiado y evaluado hasta que tu iniciativa sea más fria que Custer.

    Hwan sacudió lentamente la cabeza.

    –Me senti desilusionado cuando te negaste a unirte a los grupos de investigación, pero fuiste astuto. Olvidate de mejorar la manera de funcionar de la agencia: paso la mayor parte del tiempo luchando solo para mantener el statu qua.

    –Pero nadie lo hace mejor que tú.

    Hwan sonrió.

    –Porque yo amo la agencia, ¿verdad? –Donald asintió. Habia sacado del bolsillo su pipa de espuma de mar Block y un paquete de tabaco Balkan Sobranie.

    –Dime… ¿estás esperando que hoy haya problemas?

    –Hemos recibido amenazas y advertencias de la acostumbrada lista de radicales, revolucionarios y locos, pero sabemos quiénes son y dónde están y los estamos vigilando. Son como esos fanáticos excéntricos que llaman a Howard Stern después de cada show. La misma madera, distinto dia. Pero la mayoria son pura palabra.

    Donald volvió a arquear las cejas mientras colocaba un poco de tabaco en su pipa. –¿Tienes a Howard Stern?

    Hwan terminó su refresco.

    –No. Escuché cintas de contrabando cuando desbaratamos un anillo pirata la semana pasada. Vamos, Greg, tú conoces este país. El gobierno piensa que Oprah es demasiado arriesgado la mayor parte del tiempo.

    Donald soltó una carcajada y, mientras Hwan se daba vuelta y le decia algo al mozo, sus ojos azules volvieron a recorrer lentamente el salón oscuro.

    Clancy_T_21_Jaque Al Poder (Op-Center).zip

    Guía de Roma

    El link para descargar gratis está al final, debajo de los detalles del libro.


    Guía de Roma

    ITINERARIO 1: VATICANO Y CASTEL SANT’ANGELO

    Introducción

    Plaza de San Pedro

    Basílica de San Pedro

    Fachada

    Pórtico

    Nave Central

    Nave derecha

    Crucero derecho

    Ábside

    Crucero izquierdo

    Nave izquierda

    Museos Vaticanos

    Estancias de Rafael

    Capilla Sixtina

    El Juicio Final

    Castel Sant’Angelo y Mausoleo de Augusto

    ITINERARIO 2: SANTA MARIA LA MAYOR Y ALREDEDORES

    Recorrido

    Basílica de S. María la Mayor

    Exterior

    Interior

    Santa Práxedes

    San Martino ai Monti

    Esquilino

    San Pietro in Vincoli

    Santa Prudenciana

    ITINERARIO 3: SAN JUAN DE LETRÁN

    Recorrido

    Santa Croce in Gerusalemme

    Basílica de San Juan de Letrán

    Notas generales

    Fachada

    Interior

    Scala Santa

    Baptisterio

    Cuatro Santos Coronados

    San Clemente

    Basílica SS. Juan y Pablo

    Termas de Caracalla

    a_guia_de_roma.pdf

    Antología Poética

    El link para descargar gratis está al final, debajo de los detalles del libro.


    Antología Poética

     Antología poética

    ÍNDICE
    Romances Anónimos
    – Romance del cautivo
    – Romance del conde Arnaldos
    – Romance de Abenámar
    – Rey don Sancho…
    Marqués de Santillana
    Iñigo López de Mendoza (1398-1458)
    – Serranilla VI (La vaquera de la Finojosa)
    Juan del Encina (¿1469?-¿1529?)
    –No te tardes
    –Las cosas que deseamos
    Jorge Manrique (1440-1479)
    – Coplas a la muerte de su padre:
        Parte I (I-XIV) Reflexiones sobre la vida
       Parte II (XV-XXIV) Ubi sunt?
       Parte III (XXV-XL) Elogio a su padre y diálogo con la Muerte
    Garcilaso de la Vega (1501-1536)
    – Soneto X ¡Oh dulces prendas, por mi mal halladas!
    –Soneto XXIII En tanto que de rosa y azucena
    –Soneto XI Hermosas ninfas que, en el río metidas
    –A Dafne ya los brazos le crecían
    –Estoy continuo en lágrimas bañado.
    Santa Teresa de Jesús (1515-1582)
    – Nada te turbe
    –Vivo sin vivir en mí
    Fray Luis de León (1527-1591)
    – Al salir de la cárcel
    –Oda a la vida retirada
    –Noche serena
    –Oda a Francisco Salinas
    San Juan de la Cruz (1542-1591)
    – La noche oscura
    –Llama de amor viva
    –Cántico espiritual
    –Coplas a lo divino
    Luis de Góngora y Argote (1561-1627)
    – Mientras por competir
    –De un caminante enfermo que se enamoró donde fue hospedado
    –La dulce boca
    Lope de Vega (1562-1635)
    – Desmayarse, atreverse
    –Rimas humanas CXCI
    –¿Qué tengo yo que mi amistad procuras?
    –Pastor que con tus silvos amorosos
    –A una calavera.
    –Dulce desdén
    –Un soneto me manda hacer Violante.
    –Soledades
    Anónimo
    – Soneto a Cristo crucificado
    Calderón de la Barca (1600-1681)
    – Cuentan de un sabio, que un día
    –Monólogo de Segismundo (La vida es sueño)
    Francisco de Quevedo (1580-1645)
    – Don Dinero
    –A una nariz
    –Amor constante más allá de la muerte
    –Miré los muros de la patria mía
    –Conoce la diligencia con que se acerca la muerte
    –Ah de la vida, ¿nadie me responde?
    –Fue sueño ayer; mañana será tierra
    –Al mosquito de la trompetilla.
    Tomás de Iriarte
    – La ignorancia es atrevida
    Espronceda (1808-1842)
    – Canción del pirata
    –Canto a Teresa
    Bécquer (1836-1870)
    – ¿Qué es poesía?
    –Volverán las oscuras golondrinas
    –¡Los suspiros son aire y van al aire!
    –Del salón en el ángulo oscuro,
    –Por una mirada, un mundo,
    –Yo soy ardiente, yo soy morena
    –Al brillar un relámpago nacemos
    –Hoy la tierra y los cielos me sonríen
    –No digáis que agotado su tesoro
    –Porque son, niña, tus ojos
    –Yo me he asomado a las profundas simas
    –Por una mirada
    Pablo Neruda
    – Poema 20. Puedo escribir los versos más tristes esta noche.
    Pedro Salinas
    –Perdóname por ir así buscándote
    –Como me vas a explicar
    –Si me llamaras, sí
    –Para vivir no quiero
    Gerardo Diego
    –Brindis
    –Romance del Duero
    –El ciprés de Silos
    Miguel Hernández
    – Elegía a Ramón Sijé
    Rafael Alberti
    –El mar, la mar
    –Si mi voz muriera en tierra
    –Se equivocó la paloma
    –Elegía
    Antonio Machado
    –A un olmo seco.
    –Retrato
    –Yo voy soñando caminos
    –Caminante son tus huellas
    Federico García Lorca
    –Romance sonámbulo
    –Romance de la luna, luna
    Juan Ramón Jiménez
    –El viaje definitivo
    –La carbonerilla quemada
    –El mar lejano
    –Poesía pura
    –Intelijencia
    Rubén Darío
    – Sonatina
    – A Margarita Debayle
    Rosalía de Castro
    – Dicen que no hablan
    Miguel D’Ors
    – Es una cosa extraña
    – Es doloroso estar tras el poema…
    – Por una muerte
    – Las tres cantigas
    – Ciudad en mí (Santiago)
    – Se está apagando el fuego
    – Cerca del fuego
    – The end
    – Donde el poeta se despide definitivamente del cotarro
    – Raro asunto
    – Alalá
    – Lecciones de historia (La larga marcha hacia ninguna parte)
    – Toda la verdad sobre Juan Pablo II
     
    subir

    AntologiaPoetica.pdb

    Relatos por Orden Alfabético

    El link para descargar gratis está al final, debajo de los detalles del libro.


    Relatos por Orden Alfabético

    A lo mejor no es todo tan difícil
    Christine se asombra de lo fácil que le resulta de pronto la conversación. Algo se estremece bajo su piel. ¿Quién soy yo de hecho, que me está pasando? ¿Por qué puedo hacer de pronto todo esto? ¿Con qué soltura me muevo, y eso que siempre me decían que era rígida y patosa? Y con qué soltura hablo, y supongo que no digo ninguna ingenuidad, porque este caballero tan importante me escucha con benevolencia. ¿Me habrá cambiado el vestido, el mundo, o lo llevaba todo dentro y sólo carecía de valor, sólo estaba siempre demasiado atemorizada? Mi madre me lo decía. A lo mejor no es todo tan difícil, a lo mejor la vida es infinitamente más ligera de lo que creía, sólo hay que tener arrojo, sentirse y percibirse a sí misma, y la fuerza acude entonces de cielos insospechados. (Stefan Zweig, “La embriaguez de la metamorfosis”)

    Admitir
    Un anciano que tenía un grave problema de miopía se consideraba un experto en evaluación de arte. Un día visitó un museo con algunos amigos. Se le olvidaron las gafas en su casa y no podía ver los cuadros con claridad, pero eso no le frenó en manifestar sus fuertes opiniones. Tan pronto entraron a la galería, comenzó a criticar las diferentes pinturas. Al detenerse ante lo que pensaba era un retrato de cuerpo entero, empezó a criticarlo. Con aire de superioridad dijo: “El marco es completamente inadecuado para el cuadro. El hombre esta vestido en una forma muy ordinaria y andrajosa. En realidad, el artista cometió un error imperdonable al seleccionar un sujeto tan vulgar y sucio para su retrato. Es una falta de respeto”. El anciano siguió su parloteo sin parar hasta que su esposa logró llegar hasta él entre la multitud y lo apartó discretamente para decirle en voz baja: “Querido, estás mirando un espejo”. Moraleja: Tardamos en reconocer y admitir nuestras propias faltas, que parecen muy grandes cuando las vemos en los demás.

    Anéctotas varias.pdb

    En la casa del Padre, Mons. Javier Echevarría

    El link para descargar gratis está al final, debajo de los detalles del libro.


    En la casa del Padre, Mons. Javier Echevarría 

    En la casa del Padre
    Artículo que el Prelado del Opus Dei ha publicado en diversos medios, entre ellos el diario ABC. Ofrecemos también un link a la carta que dirigió a los fieles del Opus Dei, cooperadores y amigos.
    Juan Pablo II nos ha hablado de muchas maneras. Con encíclicas, homilías, discursos, cartas y libros. De palabra, por escrito, con imágenes. Ha empleado también el lenguaje de los símbolos, con gestos elocuentes, cargados de sentido. Todas esas acciones brotaban del fondo de un alma íntimamente unida a Jesucristo y por eso llevaban consigo la fuerza comunicativa de la Palabra de Dios.

     

    En_la_casa_del_Padre DJavie.PDB

    Feminismo cristiano

    El link para descargar gratis está al final, debajo de los detalles del libro.


    Para un feminismo cristiano: reflexiones sobre la Carta Apostólica “Mulieris Dignitatem”
    Estudio de Jutta Burggraf publicado en Romana

     

    01 de marzo de 2007
    PARA UN FEMINISMO CRISTIANO: REFLEXIONES SOBRE LA CARTA APOSTÓLICA “MULIERIS DIGNITATEM”

    Jutta BURGGRAF

    Doctora en Sagrada Teología y en Pedagogía.

    La Carta Apostólica Mulieris dignitatem fue publicada en un tiempo en el que se puede observar un cambio en el movimiento feminista. Ya no estaba tan de moda el feminismo radical, de matiz ecologista, con sus cultos rituales de brujería y la proclamación del poder mágico-materno de la mujer; más bien se había extendido un feminismo “moderado” social (corporate feminism) de las así llamadas “mujeres de carrera”. En él, matrimonio es tolerado, con tal que no amenace la autonomía de la mujer y no limite las posibilidades profesionales con la “trampa de la maternidad”. En la actualidad, los partidos políticos más contrapuestos ideológicamente, convergen en el compromiso de ampliar las cuotas de acceso de las mujeres a las diversas profesiones, incluida la militar. Por otro lado, a pesar de todas las tentativas de emancipación, avanza de forma alarmante la comercialización de la mujer en la publicidad, en el cine, en el turismo y hasta en las bellas artes.

     

    Feminismo cristiano.pdb

    Prieres du Chretien

    El link para descargar gratis está al final, debajo de los detalles del libro.


    Recueil inspiré du livret
    Prières du Chrétien
    des éditions Ebale.
     
     
     
     
     
     
     
     
    Sommaire
    PRIèRES COURANTES
    PRIèRES DU MATIN
    PRIèRES DE MIDI
    PRIèRES DU SOIR
    AUTRES PRIèRES
    CREDO (SYMBOLES DE FOI)
    SALUT AU SAINT SACREMENT
    PRIèRES APRèS LA COMMUNION
    SACREMENT DE PéNITENCE
    DéVOTION AU SAINT-ESPRIT
    DéVOTION à LA VIERGE MARIE
    DéVOTION à SAINT JOSEPH
    CHEMIN DE CROIX
    AIDE-MéMOIRE
    TABLE DES MATIèRES
     
    Prières courantes

    Prières du chrétien.pdb

    Parábolas de los Evangelios

    El link para descargar gratis está al final, debajo de los detalles del libro.


    Parábolas de los Evangelios

     
    1.- El amigo molesto: Lc 11,5-8
    2.- Los amigos del esposo: Mt 9,15 Mc 2, 19-20 Lc 5,34-35
    3.- El árbol y el fruto: Mt 7,16-20 Mt 12,33 Lc 6,43-44
    4.- La apariencia del cielo: Mt 16, 2 Lc 12,54-57
    5.- El ciego conduciendo a otro ciego: Mt 15,14 Lc 6,39
    6.- Las águilas y el cuerpo muerto: Mt 24,28 Lc 17,37
    7.- El buen pastor: Jn 10,1-6.11-16
    8.- El buen samaritano: Lc 10,30-37
    9.- El buen árbol y el malo: Mt 7,17-19
    10.- La oveja perdida: Mt 18,12-14 Lc 15,3-7
    11.- Las ovejas y los cabritos: Mt 25, 32-33
    12.- La vid y los pámpanos: Jn 15,1-6
    13.- El que edifica la torre: Lc 14,28-30
    14.- El acreedor y los deudores: Lc 7, 41-43
    15.- El deudor insolvente y sin misericordia: Mt 18,23-35
    16.- Los dos amos: Mt 6,24 Lc 16,13
    17.- Los dos hijos: Mt 21,28-31
    18.- Las diez vírgenes: Mt 25,1-12
    19.- La dracma perdida: Lc 15,8-10
    20.- El remiendo de paño nuevo en vestido viejo: Mt 9,16 Mc 2,21 Lc 5,36

    Parábolas de los Evangelios.pdb

    Paella o Sushi, Fernando Acaso Gómez

    El link para descargar gratis está al final, debajo de los detalles del libro.


    Paella o Sushi, Fernando Acaso Gómez

    ÍNDICE

     

    Prólogo…..4

    Mi primer ofuro…..5

    El sabor del arroz…..7

    Clases de inglés …..10

    La primera romería a Nagasaki…..13

    El tifón de la Bahía de Ise…..19

    Universidad de Osaka de Estudios Extranjeros…..21

    La subida al monte Fuji……23

    Seido Juku…..28

    Kyoto y Tokio…..31

    No quiero engañarme a mí mismo…..34

    El estudio del idioma japonés…..36

    No dejes la lectura hasta la página 35…..40

    Refranes…..42

    Ateos religiosos…..44

    Un dólar son trescientos sesenta yenes…..47

    Nushima y Okuashiya…..49

    Amar al prójimo…..53

    Federación de Estudiantes Católicos…..56

    Asociación de amigos de la Unión Soviética…..59

    El párroco de la catedral de Kyoto…..61

    La olimpiada de Tokio y la cerveza…..63

    Los colegios Seido de Nagasaki…..66

    ¿Educación mixta o diferenciada?…..71

    Esos genios vestidos de niño…..74

    Se bautizó toda la familia…..78

    Conventus…..80

    Cristianos de fin de semana…..86

    Defensor del Vínculo…..89

    Juan Pablo II en Nagasaki…..92

    Un 97% igualitos a los occidentales…..94

    Por qué hay tan pocos cristianos en Japón…..97

    El futuro del Japón…..103

    Epílogo…..109

    PAELLA O SUSHI.doc

    Filosofía del Conocimiento

    El link para descargar gratis está al final, debajo de los detalles del libro.


    Filosofía del Conocimiento

    Filosofía del Conocimiento
    La verdad de las cosas, un concepto olvidado
    ¿Cuál es el significado originario del concepto “verdad de las cosas”? ¿Qué es lo que se dice exactamente cuando se califican las cosas, las propias realidades, de verdaderas? Por Josef Pieper
    El encuentro con la verdad
    La verdad afecta tan profundamente al hombre que le conmueve por completo. Ésta es la primera consecuencia del encuentro: la conmoción. El ejemplo más clásico es el enamoramiento.
    Por Ricardo Yepes Stork
    Aprender a pensar
    En nuestro mundo siguen ocurriendo cosas poco humanas, y pasamos de largo ante ellas, porque nos hemos acostumbrado, como si fueran normales. No nos hemos parado a pensar… Conversación con Ricardo Yepes Stork, de Antonio Orozco.
    Le había enseñado a pensar
    Es curioso cómo se puede llegar a dar solución a los problemas de muchas maneras aunque a veces nos obstinemos en hacerlo de una sola complicando su solución. Por Antonio Orozco
    Pensar con lógica
    Importancia de la lógica. La creencia en gatos invisibles quizá no se pueda refutar de un modo lógico, pero dice mucho acerca de quienes sostiene esa creencia. Por Jorge Balvey
    Popper y el relativismo
    “La sociedad liberal no se fundamenta en el relativismo sino en el hecho de que el hombre está siempre amenazado por la posibilidad del error”. Por Ignacio Sánchez Cámara
    Aprender a pensar
    “Pensar” sugiere algo de peso: gravedad, consistencia, seriedad, sólidez… Por Antonio Orozco-Delclós.
    En el centenario de Karl Popper, 28 de julio de 2002
    EL TERMINO DE UNA BUSQUEDA SIN TERMINO, artículo de uno de los más profundos conocedores de Sir Karl Popper, el profesor Mariano Artigas, de la Universidad de Navarra.
    Apertura a la verdad
    “Cada vez me parece más confirmada mi vieja idea de «las raíces morales de la inteligencia». Mi convicción de que sin una considerable dosis de bondad se puede ser «listo», pero no verdaderamente

    FILOSOFIA DEL CONOCIMIENTO—.pdb

    Año Mariano

    El link para descargar gratis está al final, debajo de los detalles del libro.


    Año Mariano

    1.- MARIA EN EL ANTIGUO TESTAMENTO
    2.- MARIA EN EL NUEVO TESTAMENTO
    3.- MARIA EN EL CATECISMO DE LA IGLESIA
    4.- MARIA EN EL COMPENDIO DEL CATECISMO DE LA IGLESIA CATOLICA
    5.- TRADICION: ANTOLOGIA DE TEXTOS
     
    El nombre de María
    Predestinación de María
    Plenitud de gracia y exención de todo pecado
    Virginidad perpetua
    Madre de Dios y Madre nuestra
    Confianza y trato filial
    Omnipotencia suplicante
    Madre de la Iglesia
    Corredentora del mundo
    Mediadora universal
    Dispensadora universal de todas las gracias
    Reina y Señora de cielos y tierra
    Devociones a Santa María
    María, ejemplo de todos los cristianos
    Honrar a María es alabar a Dios
    Amor a la Virgen
     
    6.- ROSARIUM VIRGINIS MARIA
    7.- REDEMPTORIS MATER
    8.- ESCRITOS DE SAN JOSEMARIA
     
    Camino
    Por María hacia Jesús
    La Virgen Santa, causa de nuestra alegría
    Madre de Dios, Madre nuestra
    Santo Rosario 
     

    Año Mariano.pdb

    San Francisco de Asís, Chesterton

    El link para descargar gratis está al final, debajo de los detalles del libro.


    San Francisco de Asís, ChestertonIntroducciónSan Francisco y su siglo El siglo XIII se abre con el resplandor de un sol que lo ilumina y que se proyectará en los siglos posteriores. En ese siglo el estilo gótico alcanzó su máximo esplen­dor en las catedrales de Colonia, Amiens y Burgos, entre otras. Florecieron las universidades, los gremios, las ciudades y las órdenes de caballería que defendían al débil. Ese resplandor lo provoca un hombre que na­ció en 1182 en Asís, ciudad italiana de Umbría, hijo de Pedro Bernardone, rico comerciante, y de Madona Pi­ca. Fue bautizado con el nombre de Juan pero años más tarde se lo llamó Francisco por ser su madre natu­ral de la Provenza.Su mayor mérito fue el de reflejar brillantemente la imagen de Cristo y su influencia abarca actividades humanas tan diversas como literatura, filosofía, artes plásticas, teología, ciencia y santidad. La literatura y la ciencia moderna son en parte producto de esa aper­tura de San Francisco a la naturaleza. No sin razón apareció en el siglo XIII el genio literario del terciario franciscano Dante Alighieri (1265-1315) poeta máxi­mo de la lengua italiana, y el Arcipreste de Hita en Es­paña (1283-1350). También surgen en aquélla época teólogos y filósofos como los dominicos San Alberto Magno (1193-1280) y Santo Tomás de Aquino (1225­1274) y los franciscanos San Buenaventura (1221­1274) y Juan Duns Escoto (1266-1308). Entre los cien­tíficos precursores de la observación de la naturaleza -astrónomos, físicos, químicos y matemáticos-, se refleja el espíritu del santo como in los franciscanos Rogelio Bacon (1214-1294) y el terciario Beato Raimundo Lulio (1235-1315). Entre los artistas plásti­cos Cimabúe (1240-1302), el terciario Giotto (1266­1337). Los reyes también acogen el espíritu francisca­no como el terciario rey di Francia San Luis (1214­1270) y los reyes de España San Fernando (1199-1252) y Alfonso el Sabio el di las Diez Partidas (1221-1284). El viajero veneziano Marco Polo (1254-1324) y santos como el franciscano San Antonio di Padua (1191­1231) y Santo Domingo de Guzmán (1170-1221) fun­dador di la orden dominicana di frailes mendicantes y predicadores similar a la franciscana.

     

    chesterton.zip

    MULIERIS DIGNITATEM, Juan Pablo II

    El link para descargar gratis está al final, debajo de los detalles del libro.


    MULIERIS DIGNITATEM, Juan Pablo II

    INDICE

      

    I: INTRODUCCIÓN: UN SIGNO DE LOS TIEMPOS

     EL AÑO MARIANO II: MUJER – MADRE DE DIOS (THEOTOKOS) UNION CON DIOS THEOTOKOS 

    «SERVIR QUIERE DECIR REINAR»

      

    III. IMAGEN Y SEMEJANZA DE DIOS

      LIBRO DE GÉNESIS PERSONA – COMUNION – DON 

    ANTROPOMORFISMO DEL LENGUAJE BIBLICO

      

    IV. EVA – MARIA

      EL ” PRINCIPIO ” Y EL PECADO ”EL TE DOMINARÁ” PROTOEVANGELIO   

    V. JESUCRISTO

       ”SE SORPRENDÍAN DE QUE HABLARA CON UNA MUJER” LAS MUJERES DEL EVANGELIO LA MUJER SORPRENDIDA EN ADULTERIO GUARDIANAS DEL MENSAJE EVANGELICO LAS PRIMERAS TESTIGOS DE LA RESURRECCION  

    VI. MATERNIDAD – VIRGINIDAD

      DOS DIMENSIONES DE LA VOCACION DE LA MUJER MATERNIDAD LA MATERNIDAD EN RELACION CON LA ALIANZA LA VIRGINIDAD POR EL REINO LA MATERNIDAD SEGUN EL ESPIRITU »HIJOS MIOS, POR QUIENES SUFRO DE NUEVO DOLORES DE PARTO»  

    VII. LA IGLESIA – ESPOSA DE CRISTO

      »GRAN MISTERIO» LA «NOVEDAD» EVANGELICA LA DIMENSION SIMBOLICA DEL «GRAN MISTERIO» LA EUCARISTIA EL DON DE LA ESPOSA   

    VIII. LA MAYOR ES LA CARIDAD

       ANTE LOS CAMBIOS LA DIGNIDAD DE LA MUJER Y EL ORDEN DEL AMOR CONCIENCIA DE UNA MISION  

    IX. CONCLUSIÓN

      

    «SI CONOCIERAS EL DON DE DIOS»

     

    mulierisdigni.doc

    Conocerse a uno mismo, Alfonso Aguiló

    El link para descargar gratis está al final, debajo de los detalles del libro.


    Conocerse a uno mismo, Alfonso Aguiló

    Hace ya más de veinticinco siglos, Tales de Mileto afirmaba que la cosa más difícil del mundo es conocerse a uno mismo. Y en el templo de Delfos podía leerse aquella famosa inscripción socrática –gnosei seauton: conócete a ti mismo–, que recuerda una idea parecida.

    Conocerse bien a uno mismo representa un primer e importante paso para lograr ser artífice de la propia vida, y quizá por eso se ha planteado como un gran reto para el hombre a lo largo de los siglos.

    La observación de uno mismo permite separarse un poco de nuestra subjetividad, para así vernos con un poco de distancia, como hace el pintor de vez en cuando para observar cómo va quedando su obra.

    Conocerse_a_uno_mismo.pdb

    La Sal de la Tierra, Joseph Ratzinger

    El link para descargar gratis está al final, debajo de los detalles del libro.


    La Sal de la Tierra, Joseph Ratzinger

    Prólogo

    Roma en invierno. En la plaza de San Pedro la gente llevaba abrigo y sujetaba el

    paraguas con fuerza. En los cafés tomaban té, y cuando fui al camposanto a visitar una

    tumba, incluso los gatos protestaban.

    El Cardenal, como de costumbre, todavía tenía que trabajar el sábado en su oficina y,

    cuando él terminara, pensábamos acercarnos a Frascati, a Villa Cavalletti, un antiguo

    colegio de Jesuitas. El chofer esperaba junto a un Mercedes que la Congregación para

    la Doctrina de la Fe había comprado de segunda mano hace años en Alemania. Yo

    estaba allí con una enorme cartera, como si fuera a hacer un viaje alrededor del

    mundo. Por fin se abrió la puerta y por allí salió un hombre de pelo muy canoso dando

    pasitos cortos, con aspecto resuelto al tiempo que fácilmente vulnerable. Iba vestido de

    traje negro con alzacuellos y en la mano tenia una pequeña y modesta cartera negra.

    Yo había dejado de pertenecer a la Iglesia hacía tiempo; tuve motivos sobrados para

    hacerlo. Antes, nada más entrar en la casa de Dios, uno se sentaba allí y enseguida se

    sentía torpedeado por minúsculas partículas cargadas de una fe de siglos. Pero ahora,

    en cambio, todo se ha hecho cuestionable y la Tradición durante tanto tiempo vigente,

    queda cada vez más lejana. Hay quienes opinan que la religión tendría que adaptarse a

    las necesidades del hombre, pero también hay otros que piensan que el cristianismo

    está pasado de moda; el cristianismo no va ya con nuestro tiempo; su legitimidad ha

    caducado. Desertar de la Iglesia no es cosa fácil, pero volver a ella mucho menos

    todavía. Porque, ¿existe Dios realmente? Y en caso afirmativo, ¿necesitamos también la

    Iglesia? ¿Cómo tendría que ser en realidad la Iglesia y cómo podríamos volver a

    confiar en ella?

    El Cardenal no me preguntó nada sobre mi pasado, ni tampoco mi situación actual. No

    le interesó saber por anticipado las preguntas, ni tampoco pidió que se suprimiera o se

    introdujera alguna cosa. Nuestro encuentro se celebró en un clima intenso y serio, si

    bien es verdad que el “príncipe” de la Iglesia, allí sentado, y con un pie apoyado en el

    travesaño del respaldo de la silla, parecía tan despreocupado que se podría pensar que

    estaba hablando con un estudiante. En una ocasión interrumpió la conversación para

    recogerse en meditación o, tal vez, para pedir al Espíritu Santo la respuesta más

    indicada. No lo sé.

    El Cardenal Joseph Ratzinger está considerado, sobre todo en su propio país, un

    hombre de Iglesia muy combativo y también discutido. Muchos de sus anteriores

    análisis y valoraciones se ven actualmente confirmados, algunos incluso hasta en el

    menor detalle. Y nadie conoce las defecciones y el drama de la Iglesia de nuestro

    tiempo con mayor dolor que este hombre discreto, de origen sencillo y procedente de

    la rústica Baviera.

    En una ocasión le pregunté cuántos caminos puede haber para llegar a Dios. Yo

    ignoraba cuál podría ser su respuesta. Podía contestar que pocos o muchos. El

    Cardenal no necesitó mucho tiempo para responderme: “tantos como hombres”.

    PETER SEEWALD

    Munich, 15 de agosto de 1996

    Joseph Ratziguer – La sal de la tierra.pdf

    Quedate Conmigo- Carvajal

    El link para descargar gratis está al final, debajo de los detalles del libro.


    Quédate conmigo. Vivir la Eucaristía
    Francisco Fernández Carvajal

    Indice

    Introducción
    I. La Última Cena
    II. El sacerdocio
    III. La mayor necesidad
    IV. Presencia de Jesús
    V. Esmero en el trato. Confianza
    VI. Jesús presente en nuestras iglesias
    VII. La gran oportunidad
    VIII. Comunión
    IX. Comunión frecuente
    X. Sustento para el camino
    XI. Preparar la Comunión
    XII. Un Dios escondido
    XIII. El milagro de la presencia de Cristo
    XIV. Adoración
    XV. Eucaristía y apostolado
    XVI. La unión con Cristo fundamenta la unidad
    XVII. El Viático para el camino
    XVIII. Visitar a Jesús
    XIX. El «asombro eucarístico»
    XX. Jesús nos espera
    XXI. «El palacio de las maravillas»
    XXII. Jesús solo
    XXIII. En el sagrario
    XXIV. La misa, mi felicidad
    XXV. Nos amó hasta el fin
    XXVI. Imitar al Buen Ladrón
    XXVII. Amor al Señor en la Eucaristía
    XXVIII. Misa
    XXIX. No acostumbrarnos
    XXX. Acciones de gracias
    XXXI. Desagravio
    XXXII. La Santa Misa, centro de la fiesta cristiana
    XXXIII. Jesús que pasa
    XXXIV. Amor y veneración a Jesús Sacramentado
    XXXV. El amor de Jesús por cada uno de nosotros
    XXXVI. La Eucaristía nos transforma
    XXXVII. Cristo se nos entrega a cada uno, personalmente
    XXXVIII. Jesús en Persona viene a curarnos, a consolarnos, a darnos fuerzas
    XXXIX. El milagro
    XL. Confianza y respeto ante Jesús Sacramentado
    XLI. Los Sagrarios de nuestro camino habitual
    XLII. Purificación de nuestras faltas
    XLIII. Fe con obras
    XLIV. Fe y Eucaristía
    XLV. María y la Eucaristía
    XLVI. Trato con Jesús
    XLVII. La Sagrada Eucaristía, memorial de la Pasión
    XLVIII. El Pan vivo
    XLIX. La Eucaristía purifica nuestras flaquezas
    L. La Humanidad Santísima de Cristo en la Eucaristía
    LI. Un adelanto del Cielo
    LII. Participación en la Vida que nunca acaba
    LIII. El ofrecimiento de obras y la Santa Misa
    LIV. Las comuniones espirituales
    LV. María y la Santa Misa

    Quédate conmigo. Vivir de la Eucaristía

    Carvajal – Quédate conmigo.pdb

    JP II – Orar con JPII

    El link para descargar gratis está al final, debajo de los detalles del libro.


    JP II – Orar con JPII.
    ORACION CON JP II
     
    Ayuda a tu hermano
    Cruz
    Dios te ama
    El secreto de la felicidad
    Eucaristía
    Evangelizar
    Jesucristo
    Oracion
    Paz
    Reconciliarse con Dios
    Ser santos
    Seremos juzgados por el amor
    Sufrimiento
    Virgen Maria

    JP II – Orar con JPII.pdb

    1100 Acertijos

    El link para descargar gratis está al final, debajo de los detalles del libro.


    1100 Acertijos

    1.   PENDIENTE EN EL CAFÉ. Esta mañana se me cayó un pendiente en el café. Y aunque la taza estaba llena, el pendiente no se mojó. ¿Y eso?
     2.    OLVIDAR EL CARNET DE CONDUCIR. Una señora se dejó olvidado en casa el permiso de conducir. No se detuvo en un paso a nivel, despreció una señal de dirección prohibida y viajó tres bloques en dirección contraria por una calle de sentido único. Todo esto fue observado por un agente de circulación, quien, sin embargo, no hizo el menor intento para impedírselo. ¿Por qué?

    1100 Acertijos.pdb

    Educación en la preadolescencia

    El link para descargar gratis está al final, debajo de los detalles del libro.


    EDUCACIÓN EN LA PREADOLESCENCIA Autor: Alfonso Aguiló
    En www.interrogantes.net
    versión 1.0

     

    Educar en la preadolescencia

     

    Lo propio de la edad

     

    Echa una mirada a tu vida

     

    Tu actitud

     

    Autoridad y libertad

     

    El ambiente familiar

     

    Educación de la voluntad y del carácter

     

    Sus estudios

     

    Educación de la afectividad

     

    Educación sexual

     

    Educación en la fe

     

    En solitario es muy difícil

     

    Casos prácticos de educación en la preadolescencia

     

    Caso práctico 1

     

    Caso práctico 2

     

    Caso práctico 3

     

    Educación en la preadolescencia-.pdb

    Habla un Exorcista, Gabriel Amorth

    El link para descargar gratis está al final, debajo de los detalles del libro.


    Habla un Exorcista, Gabriel Amorth

    Me es muy grato formular aquí algunas observaciones para
    predisponer a la lectura del libro del padre Gabriele Amorth, desde hace
    varios años valioso ayudante mío en el ministerio de exorcista. Algunos
    episodios aquí reseñados los hemos vivido juntos y juntos hemos
    compartido las preocupaciones, las fatigas y las esperanzas en ayuda de
    tantas personas que sufren y que han recurrido a nosotros.
    Me place en gran manera la publicación de estas páginas también
    porque, en estos últimos decenios, a pesar de que se ha escrito mucho en
    casi todos los campos de la teología y la moral católica, el tema de los
    exorcismos ha estado poco menos que olvidado. Quizá sea por esta escasez
    de estudios e intereses por lo que, todavía hoy, la única parte del Ritual
    que aún no ha sido actualizada según las disposiciones posconciliares es
    precisamente la que concierne a los exorcismos.
    Sin embargo, la importancia del ministerio de «expulsar a los
    demonios» es grande, como se desprende de los Evangelios, de los Hechos
    de los Apóstoles y de la historia de la Iglesia.
    Cuando san Pedro fue conducido, por inspiración sobrenatural, a la
    casa del centurión Cornelio con el fin de anunciar la fe cristiana a aquel
    primer puñado de gentiles, él, para demostrar que Dios había estado
    verdaderamente con Jesús, subrayó de manera muy concreta la virtud que
    había manifestado al liberar a los poseídos por el demonio (cf. Ac. 10, 1-
    38). El Evangelio nos habla a menudo, con narraciones concretas, del
    poder extraordinario que Jesús demostró en este campo. Si al mandar a su
    Hijo Unigénito al mundo el Padre había tenido la intención de poner fin al
    reino tenebroso de Satanás sobre los hombres, ¿qué modo más elocuente
    habría podido emplear Nuestro Señor para demostrarlo?
    Los libros santos nos garantizan que Satanás expresa su poder sobre
    el mundo también en forma de posesiones físicas. Entre las potestades
    propias que Jesús quiso transmitir a los apóstoles y a sus sucesores puso
    repetidas veces de relieve la de expulsar a los demonios (cf. Mt. 10, 8; Mc.
    3, 15; Lc. 9, 1).
    No obstante, si bien Dios permite que algunas personas
    experimenten vejaciones diabólicas, las ha provisto de poderosas ayudas
    de diversas clases: ha dotado a la Iglesia de poderes sacramentales muy
    eficaces para este menester. Pero también, contra esa nefasta actividad de
    Satanás, Dios ha elegido como antídoto permanente a la Santísima Virgen,
    por aquella enemistad que él sancionó desde el principio entre los dos
    adversarios.

    Gabriel-Amorth-Habla-Un-Exorcista.pdb

    Modern Physics and Ancient Faith, Robin Collins

    El link para descargar gratis está al final, debajo de los detalles del libro.


    Modern Physics and Ancient Faith, Robin Collins

    Books about the relation between science and religion abound. Some, usually penned by scientistic atheists of one stripe or another, insist that the two fields are mutually antagonistic and thus that readers must choose between a life of reasonable sobriety and one of blindly irrational faith. Other books, more often than not written by religious believers, emphasize continuities between the pursuit of theological and scientific truth. Although many are not without merit, they all too often skirt the difficult questions that confront anyone who wishes to harmonize biblical religion with the findings of what appears to be the thoroughgoing materialism of modern physics.

     

     

    Modern Physics and Ancient Faith Review x Collins.pdb

    Ebook-Misa de cara al Señor 2.pdf

    El link para descargar gratis está al final, debajo de los detalles del libro.


    En el artículo anterior traté de la Misa «coram Domino» o «versus
    populum». Pero al ser ésta una cuestión tan importante para la vida
    espiritual y litúrgica del pueblo cristiano, estimo oportuno completar la
    exposición del tema con una antología de textos seleccionados del
    libro del profesor Lang, Volverse hacia el Señor (ed. Cristiandad,
    Madrid 2007, 166 pgs.; original, Turning towards the Lord, Ignatius
    Press, San Francisco 2004), en el que sintetiza estudios suyos
    anteriores. Para no recargar mi artículo con referencias bibliográficas,
    citaré solamente el autor, la fecha de su escrito [-] y la página en que
    Lang lo cita (= L).

    Ebook-Misa de cara al Señor 2.pdf

    Mirar a Cristo, Joseph Ratzinger

    El link para descargar gratis está al final, debajo de los detalles del libro.


    Mirar a Cristo, Joseph Ratzinger

    1.     La vida cristiana no es otra cosa sino la existencia humana vivida tal y como se debe
    2.     La fe humana es indispensable para nuestra vida, y presupone un mínimo de confianza en el otro
    3.     La fe humana es por un lado un saber precario, pero por otro es confianza recíproca. Una sociedad sin confianza no puede vivir
    4.     El saber de la fe no es un saber completamente ciego, sino que se verifica en la experiencia de cada día como algo realmente beneficioso
    5.     En qué consiste la humildad que exige la sabiduría: en el esfuerzo, en la paciente escucha, en la disposición a rectificar ante nuevos descubrimientos
    6.     De manera análoga a como en el conocimiento empírico comenzamos con un poco de fe en los testimonios de los científicos, en el ámbito de las cuestiones más decisivas de la existencia humana es necesario esta disponibilidad para escuchar a los grandes testigos de la verdad, los testigos de Dios
    7.     El acto de fe es radical apertura a la verdad, ruptura de mi subjetivismo
    ESPERANZA
    8.     La oración es esperanza en acto. El desesperado ni el presuntuosos rezan.
    9.     Aprender a rezar es aprender a esperar y por lo tanto es aprender a vivir.
    ESPERANZA Y AMOR
    10.  Porque nadie puede aguantar la tristeza, en el alma del tibio nace un deseo de novedades y de divagación, de charlatanería y de curiosidad, una ininterrumpida búsqueda de cosas nuevas que sustituyan la pérdida de la inagotable sorpresa del amor divino
    11.  Por qué hay tanto odio contra la fe en muchas personas que han abandonado su vocación divina: porque ellos mismos han pisoteado su propia conciencia, y, cuando no se arrepienten,  para justificarse quieren también deshacer todo lo que le dio voz a esa conciencia
    12.  Quien ama a Dios sabe que únicamente existe una amenaza real para el hombre: el peligro de perder a Dios mismo
    13.  Muchos hombres ya no se orienta según la realidad, sino según las presumibles reacciones de los otros, y actúan siempre pendientes de la opinión pública, importándoles muy poco la verdad
    14.  El temor de Dios es el principio de la sabiduría, y su contrario abre la puerta a todo tipo de estupidez.
    15.  Todo hombre busca naturalmente ser aceptado y acogido por otro, en primer lugar por Dios mismo. Este reconocimiento y aceptación es como el marchamo de su identidad. cierra las puertas a toda recuperación. El perdón tiene que ver con la verdad
    17.  El perdón es la participación en el dolor del esfuerzo que supone el salir de aquella especie de drogodependencia del pecador, para pasar a la saludable verdad del amor.
    18.  La santidad no consiste en aventurados actos de virtud, sino en amar junto a Jesucristo

    Mirar a Cristo.pdb

    Nova Vulgata

    El link para descargar gratis está al final, debajo de los detalles del libro.


    Nova Vulgata
    Bibliorum Sacrorum Editio
    Novum Testamentum
     

    01 Evangelium s. Matthaeum
    02 Evangelium s. Marcum
    03 Evangelium s. Lucam
    04 Evangelium sec. Ioannem
    05 Actus Apostolorum
    06 Epistula ad Romanos
    07 Epistula I ad Corinthios
    08 Epistula II ad Corinthios
    09 Epistula ad Galatas
    10 Epistula ad Ephesios
    11 Epistula ad Philippenses
    12 Epistula ad Colossenses
    13 Ep. I ad Thessalonicenses
    14 Ep. II ad Thessalonicenses
    15 Epistula I ad Timotheum
    16 Epistula II ad Timotheum
    17 Epistula ad Titum
    18 Epistulam ad Philemonem
    19 Epistula ad Hebraeos
    20 Epistula Iacobi
    21 Epistula I Petri
    22 Epistula II Petri
    23 Epistula I Ioannis
    24 Epistula II Ioannis
    25 Epistula III Ioannis
    26 Epistula Iudae
    27 Apocalypsis Ioannis

    NovaVulgata-NT.pdb

    Mistica Ojalatera y Realismo en la Santidad de la Vida Ordinaria, Jorge Peña Vidal

    El link para descargar gratis está al final, debajo de los detalles del libro.


    Mistica Ojalatera y Realismo en la Santidad de la Vida Ordinaria, Jorge Peña Vidal

    The article is centered in The Way’s point: “Do you really want to be a saint? Carry out the little duty of each moment: do you ouht and concentrate on what you are doing” (n° 815) and specially be in the things you do. Whoever truthfully is in everything and entirely in all the things he or she does will do everything right, with passion and personal style. It is difficult to devote our mind and heart entirely to the things we are dealing with. We want to be “somewhere else”, in a “different place”, sorrounded by other circumstances. This is the “wishful misticism” (mística ojalatera): an insidious and subtle enemy for these who seek for sanctity in everyday life.
    Todo un programa de santidad se deriva del punto 815 de Camino incluido dentro del capítulo de “Cosas pequeñas”, título por cierto, algo inusual en las obras de espiritualidad. Ese punto, o para ser más exactos, parte de ese aforismo o pensamiento, va a constituir el eje de estas reflexiones. Que esté situado dentro del marco general de “Cosas pequeñas” ya es indicativo de una de las características centrales del espíritu del Opus Dei: el amor a la realidad concreta. Ese mismo realismo se trasunta en todas las palabras de Josemaría Escrivá. Sabe no perderse en complejas y abstractas consideraciones generales, quizás muy coherentes e iluminadoras desde las alturas y la distancia del vuelo especulativo, pero que resultan inoperantes en la práctica, sin fuerza transfiguradora ni energía transformadora.
    Resulta llamativo, en los escritos de Escrivá de Balaguer, la atención que dispensa a las complejidades de lo real, siempre compuesta de cosas pequeñas, y su sabiduría para acertar al proponer soluciones prácticas y operativas. No hay lugar para consideraciones densas o problemáticos cuestionamientos. Tenía, y creo que esto se refleja en todo el espíritu del Opus Dei, el carisma de lo concreto. No hablaba de vaguedades humanistas, de sustantivos abstractos (paz, fraternidad, solidaridad, justicia, verdad), tan habituales en cierta predicación eclesiástica que suele jugar con esas palabras generales pronunciándolas en distinto y alternativo orden para formar frases elocuentes, solemnes y sonoras, pero en el fondo huecas por su generalidad.Él proponía, en cambio, modos concretos de vivir esas sublimes verdades encerradas en tan densas y significativas palabras. De este modo, en sus escritos, esas grandes palabras no son meros recursos retóricos, no suenan vacías en su abstracta generalidad, sino que se muestran cargadas de significación, cercanas y vivas, concretas y operativas, eficaces y prácticas. Así también parecen recuperar su fuerza y atractivo originario, se tornan punzantes, agudas, incluso revolucionarias, al proponer y exigir en el oyente o lector un cambio de actitud o conversión.

    Mística ojalatera y realismo (entero).doc

    Cuando te enamores, Juan Pablo I

    El link para descargar gratis está al final, debajo de los detalles del libro.


    Cuando te enamores, Juan Pablo IQuerido Pinocho,  Tenía siete años cuando leí por primera vez tus Aventuras. No podría decirte cuánto me gustaron ni cuántas veces he vuelto a leerlas desde entonces. La verdad es que en ti, niño, me reconocía a mí mismo; en tu ambiente, mi ambiente.      ¡Cuántas veces corrías por el bosque, a través de los campos, por la playa, por las calles! Y contigo corrían la Zorra y el Gato, el perro Medoro, los niños de la batalla de los libros. Parecían mis carreras, mis compañeros, las calles y los campos de mi aldea.

     

    Cuando te enamores.doc

    Codigo de Derecho Canónico

    El link para descargar gratis está al final, debajo de los detalles del libro.


    Código de Derecho Canónico

     

    CODIGO DE DERECHO CANONICO, MADRID-1993

    “Jus est ars boni et aequi” (Digesto)

    LIBRO I: De las normas generales

    LIBRO II: Del pueblo de Dios

    LIBRO III: La Función de enseñar de la Iglesia

    LIBRO IV: De la función de santificar de la Iglesia

    LIBRO V: De los bienes temporales de la Iglesia

    LIBRO VI: De las sanciones en la Iglesia

    LIBRO VII: De los procesos

     

    CIC.pdb

    Los seis libros de San Juan Crisóstomo sobre el sacerdocio

    El link para descargar gratis está al final, debajo de los detalles del libro.


    Los seis libros de San Juan Crisóstomo sobre el sacerdocio 

     

    AL SER. MONSEÑOR INFANTE DON GABRIEL DE BORBÓN.
    SEÑOR.
    La dificultad de una buena traducción es conocida solamente por aquéllos que saben hacerla. Y como es muy corto el número de los que traducen bien, por esto son muy pocos los que no desprecian este género de aplicación. V.A. acaba de dar una muestra del último primor en el primero de los historiadores latinos, con la que ha manifestado, que conoce la dificultad del traducir, y al mismo tiempo, que aprecia este género de trabajo. Yo no dejo de conocer la dificultad; pero aspiro aún a la perfección: me contemplo en el pie de la subida; y V.A. se halla ya en lo más encumbrado, vencida toda la aspereza. Por lo que no será extraño, que yo llegue a V.A. a suplicarle rendido, se digne alargar benignamente su mano, para que pueda subir tan arriba, y poner a sus reales pies esta pequeña traducción. Con esto no pretendo otra cosa, sino oír sus doctas animadversiones y dar un público testimonio de mi ánimo agradecido a las repetidas y particulares honras que debo a V.A.
    SEÑOR,
    A L.R.P. de V.A.
    Su más favorecido y reconocido servidor,
    Felipe Scio de San Miguel

    ADVERTENCIA

    San Juan Crisóstomo libros sobre el sacerdocio–.pdb

    La acción del Espíritu Santo en las almas, Alexis Riaud

    El link para descargar gratis está al final, debajo de los detalles del libro.


    La acción del Espíritu Santo en las almas, Alexis Riaud

    Introducción

     

    Primera Parte

    Qué es el Espíritu Santo

     

    Capítulo I

    El Espíritu Santo en la Trinidad

    El Espíritu Santo es el Amor mutuo del Padre y del Hijo

    El Espíritu Santo es la persona divina

    Capítulo II

    El Espíritu Santo en la Iglesia

    El alma del cuerpo místico

     

    Papel del Espíritu Santo en la Iglesia

    Capítulo III

    EL ESPIRITU SANTO EN EL ALMA FIEL                      37

     

     

    Segunda parte

    LOS DONES DEL ESPIRITU SANTO 

     

    Capítulo IV

    LO QUE SON LOS DONES DEL ESPIRITU SANTO       45

    Capítulo V

    EL DON DE CIENCIA ……………………………………. 51

    Capítulo VI

    EL DON DE CONSEJO ………………………………….. 63

    Capítulo VII
     EL DON DE INTELIGENCIA …………………………….. 71

    Capítulo VIII
     EL DON DE SABIDURIA ………………………………… 79

    Capítulo IX
     EL DON DE PIEDAD …………………………………….. 85

    Capítulo X
     EL DON DE FORTALEZA ……………………………….. 95

    Capitulo XI
     EL DON DE TEMOR…………………………………….. 105

     

     

     

     

    Tercera parte
    LOS FRUTOS DEL ESPIRITU SANTO

     

    Capitulo XII
    EL AMOR Y LA ALEGRIA……………………………….. 113
    El Amor…………………………………………………… 115
    La Alegría……………………………………………….. 117

    Capitulo XIII
    LA PAZ……………………………………………………. 123

    Capítulo XIV
    LA PACIENCIA Y LA LONGANIMIDAD…………………. 133
    La Paciencia……………………………………………… 134
    La Longanimidad……………………………………….. 139

    Capítulo XV
    LA BONDAD Y LA BENIGNIDAD……………………….. 143
    La Bondad………………………………………………. 143
    La Benignidad…………………………………………… 148

    Capítulo XVI
    LA MANSEDUMBRE Y LA FIDELIDAD…………………. 153
    La Mansedumbre……………………………………….. 154
    La Fidelidad…………………………………………….. 157

    Capítulo XVII
    LA MODESTIA……………………………………………. 161

    Capítulo XVIII
    LA CONTINENCIA Y LA CASTIDAD……………………. 169

     

    Cuarta Parte

    PROBLEMAS DE TEOLOGIA

    RELACIONADOS CON EL ESPIRITU SANTO

    Capitulo XIX

    LA MISION DEL ESPIRITU SANTO……………………. 177
    Capítulo XX

    CARACTER RELATIVO DE LAS PERSONAS DI­VINAS.. 193

    Capítulo XXI

    EL MISTERIO DE CRISTO Y NUESTRA ELEVA­CION AL ORDEN SOBRENATURAL       199

    Capítulo XXII

    VIRTUDES Y DONES DEL ESPIRITU SANTO           . 207

     

     

     

     

     

     

     

    INTRODUCCION

     

     

    Todos los que han leído «La historia de un alma» recuerdan esas páginas tan bellas en las que santa Teresa del Niño Jesús cuen­ta cómo llegó a descubrir el pequeño cami­no que, en tan breve tiempo, iba a conducir­la hasta la más alta santidad.

    Nos refiere que su deseo había sido siem­pre llegar a ser santa, una gran santa. Pero, cuando se comparaba con los santos de otros tiempos, le parecía que, entre ella y esos gigantes de la santidad, había la misma distancia que en la naturaleza hay entre las más altas montañas y el granito de arena que pisan los pies de los que transitan por el camino. «Soy demasiado pequeña —decía— para subir la empinada escalera de la per­fección».

    No obstante, lejos de desanimarse ante la vista de su impotencia, se dijo a sí misma que Dios no podría inspirar deseos irrealiza­bles y que, por lo tanto, ella podía, a pesar de su pequeñez, aspirar a la santidad, y que debía existir un camino recto y corto, una especie de ascensor divino, que le permitiría realizar esos grandes deseos suyos.

    Algunos textos luminosos de la Sagrada Escritura le hicieron descubrir ese caminito, y Teresa comprendió que el ascensor di­vino, que la haría elevarse hasta las más al­tas cimas de la santidad, son los brazos de Jesús.

    Los brazos de Jesús, que son también los brazos del Padre, de ese Padre infinitamente misericordioso que tiene el corazón más tierno que la más tierna de las madres… Y esto que ella pensaba era el Espíritu Santo, que es el Espíritu del Padre y el Espíritu del Hijo al mismo tiempo, por medio de quien el Padre y el Hijo obran en nosotros toda santi­dad; es ese Amor misericordioso de Dios, en el que Teresa se abandonó sin reserva con el fin de que llevase a cabo libremente en ella las maravillas que sabemos.

    El solo fue quien hizo de Teresita la gran santa, la gran taumaturga y la gran conquis­tadora de nuestro tiempo. No cabe duda de que El también llevaría a cabo iguales mara­villas en cada uno de nosotros, si supiéra­mos, igual que Teresa, abandonarnos sin re­servas a su acción divina.

    Esta es una de las grandes enseñanzas que se desprenden de la vida y de los escri­tos de la Santa de Lisieux. Posiblemente olvidamos, o no consideramos, en la práctica el papel primordial y absolutamente necesa­rio que le corresponde al Espíritu Santo en la obra de la santificación de toda alma.

    «Os conviene que yo me vaya —dijo Je­sús a sus discípulos—; pues si no me voy, el Paráclito no vendrá; por el contrario, si me voy os lo enviaré… y El os enseñará toda ver­dad»[1]. El es el Espíritu que vivifica, y no hay quien pueda ser verdaderamente hijo de Dios sino en la medida en que se deje dirigir por El.

    Muchos piensan que los dones del Espíri­tu Santo son algo superfluo en nuestro orga­nismo sobrenatural, que sólo son de utili­dad para algunas almas llamadas a una san­tidad extraordinaria o destinadas a vivir en medio de circunstancias particularmente difíciles, pero que no son indispensables pa­ra la gran mayoría de la gente.

    No es éste el pensamiento del Príncipe de los Teólogos, santo Tomás de Aquino, para quien la acción del Espíritu Santo es siem­pre necesaria, junto con el auxilio de las vir­tudes teologales y morales, para hacer que el hombre alcance su fin último sobrenatu­ral. Y tampoco es ésta la manera de ver de san Pablo, o sea, del mismo Espíritu Santo, ya que, según la enseñanza del gran Apóstol, nosotros no somos capaces ni siquiera de un solo buen pensamiento sin la ayuda del Es­píritu Santo: «Nadie puede decir Señor Je­sús, sino en el Espíritu Santo».

    Por haber menospreciado en la práctica este papel indispensable del Espíritu Santo en la obra de la santificación personal, es por lo que tantas almas se han desviado y se siguen desviando cada día del camino de la santidad. Ante la aparente inutilidad de sus esfuerzos para superar sus defectos, acaban por decirse que esa tarea es superior a sus fuerzas, y que no les queda más que confor­marse con la honesta mediocridad del co­mún de los hombres.

    Sin embargo, a todos dijo el Señor: «Sed perfectos (con la perfección propia de vues­tro estado), como vuestro Padre celestial es perfecto». Y sabemos que nuestro Salvador no tiene mejor deseo que el de ver que todas las almas, a las que ha rescatado con el pre­cio de su Sangre, responden a su llamada para que sean santas.

    Nos desanimamos porque contamos con nosotros mismos, con nuestros propios es­fuerzos, en vez de apoyarnos únicamente en el Espíritu Santo y esperarlo todo de El solo.

    ¿Quiere esto decir que no hay que hacer esfuerzos para alcanzar esa perfección? Le­jos de nosotros ese pensamiento: «El Reino de Dios sufre violencia —dice Jesús— y los violentos son quienes lo arrebatan»[2]2. Es in­dispensable perseverar en los intentos de le­vantar nuestro pequeño pie, como el niño del que habla santa Teresita. Pero debemos guardarnos de esperar ningún resultado di­recto de nuestros esfuerzos.

    Importa tener presente que esos esfuer­zos no tienen más razón de ser que la de dis­ponernos para la acción del Espíritu Santo, reduciéndonos poco a poco a ese estado de humildad en el cual la acción del Espíritu divino puede por fin ejercerse libremente sobre un alma. Por eso hay que continuar con perseverancia todo el tiempo que a Dios le parezca bien, sin jamás desanimarse ni preocuparse de su aparente inutilidad. En realidad, al disponer a nuestra alma para la acción del Espíritu Santificador, nuestros esfuerzos contribuyen grandemente, aun­que de manera indirecta, a nuestra santifi­cación.

    Pero del Espíritu Santo solo debemos es­perar la santidad, y esta santidad no nos se­rá negada, si sabemos perseverar en el es­fuerzo y esperar la hora señalada por la di­vina Providencia. El alma que ha puesto en Dios su confianza no puede quedar confun­dida.

    El propósito de las páginas que siguen será sencillamente recordar a los lectores y, en su caso, concretarles, apoyados en las Es­crituras y en la enseñanza de la Iglesia, las nociones esenciales que a cualquier cristia­no le interesa conocer sobre el Espíritu San­to mismo; sobre el papel que le corresponde en la obra de nuestra santificación; sobre la naturaleza de estas disposiciones maravillo­sas, puestas en nosotros el día de nuestro bautismo, a las que llamamos los dones del Espíritu Santo y por las cuales el Espíritu divino quiere mover de manera eficaz al al­ma fiel hacia su fin último sobrenatural; fi­nalmente, sobre los frutos preciosos que es­tos dones operan infaliblemente en toda al­ma que se abandona sin reservas a la acción del Espíritu Santo.

     

    ——————————————————————————–

    [1] Jn 16

    [2] Mt 11, 12.

     

     

     

    RIAUD – L…doc

    Rosarium Virginis Mariae, Juan Pablo II

    El link para descargar gratis está al final, debajo de los detalles del libro.


    Rosarium Virginis Mariae, Juan Pablo II

    1. El Rosario de la Virgen María, difundido gradualmente en el segundo Milenio bajo el soplo del Espíritu de Dios, es una oración apreciada por numerosos Santos y fomentada por el Magisterio. En su sencillez y profundidad, sigue siendo también en este tercer Milenio apenas iniciado una oración de gran significado, destinada a producir frutos de santidad. Se encuadra bien en el camino espiritual de un cristianismo que, después de dos mil años, no ha perdido nada de la novedad de los orígenes, y se siente empujado por el Espíritu de Dios a «remar mar adentro» (duc in altum!), para anunciar, más aún, ‘proclamar’ a Cristo al mundo como Señor y Salvador, «el Camino, la Verdad y la Vida» (Jn14, 6), el «fin de la historia humana, el punto en el que convergen los deseos de la historia y de la civilización».1El Rosario, en efecto, aunque se distingue por su carácter mariano, es una oración centrada en la cristología. En la sobriedad de sus partes, concentra en sí la profundidad de todo el mensaje evangélico, del cual es como un compendio.2 En él resuena la oración de María, su perenne Magnificat por la obra de la Encarnación redentora en su seno virginal. Con él, el pueblo cristiano aprende de María a contemplar la belleza del rostro de Cristo y a experimentar la profundidad de su amor. Mediante el Rosario, el creyente obtiene abundantes gracias, como recibiéndolas de las mismas manos de la Madre del Redentor.

    Rosarium Virginis Maria.doc

    Milagros, F Capucci

    El link para descargar gratis está al final, debajo de los detalles del libro.


    Milagros, F Capucci

    PRESENTACIÓN

     

    Un libro de curaciones extraordinarias atribuidas al Beato Josemaría. A quienes le conocieron personalmente en vida y a quienes le han conocido después de su muerte a través de sus escritos, quizá puede parecerles paradójico. El fundador del Opus Dei es apóstol de la vida ordinaria, del trabajo de cada día, del hombre de la calle: de lo normal y corriente, en definitiva. Ante lo extraordinario, el Beato Josemaría señalaba con frecuencia: “No necesito milagros: me sobra con los que hay en la Escritura. —En cambio me hace falta tu cumplimiento del deber, tu correspondencia a la gracia”[1].

     

    No le gustaba lo espectacular, lo aparatoso. Prefería la heroicidad en lo común, en lo normal: en las pequeñas cosas de la vida ordinaria. “No lo dudéis, hijos míos: cualquier modo de evasión de las honestas realidades diarias es para vosotros, hombres y mujeres del mundo, cosa opuesta a la voluntad de Dios”[2]. Es significativo que en Camino, su libro más conocido, junto a capítulos dedicados a temas clásicos de la espiritualidad como “Oración”, “Penitencia” o “Fe”, haya también uno con el título de “Cosas pequeñas”.

     

    Pero el Beato Josemaría Escrivá de Balaguer, desde el Cielo, también ha alcanzado favores que se salen de lo ordinario, y estas páginas dan cuenta de algunos. Se recogen en este libro diecinueve curaciones atribuidas al Beato Josemaría, declaradas científicamente inexplicables por los médicos. De la primera, undécima y última se ha realizado el correspondiente proceso canónico ante la autoridad eclesiástica; la primera y la última han sido aprobadas oficialmente como milagrosas.

     

    Se trata —no es ocioso repetirlo— de casos médicos. Muchas personas acuden a la intercesión del Beato Josemaría para pedirle otra ayuda, particularmente ante necesidades espirituales. Hay que señalar que, entre los favores alcanzados por el Beato Josemaría, son muchos más los de naturaleza espiritual que las curaciones médicas. Sin embargo, esas otras gracias son difícilmente objetivables. Sólo las técnicas y los instrumentos médicos (análisis, radiografías, informes clínicos-médicos o quirúrgicos, etc.) permiten obtener datos tangibles indiscutibles para verificar experimentalmente hechos sin explicación natural. Por eso, en las causas de canonización, los milagros tienen que ver casi siempre con la medicina. En este volumen se han recopilado sólo curaciones extraordinarias y no favores de otro tipo.

     

    Se ofrece una breve síntesis de cada una de las curaciones, un resumen exacto pero —deliberadamente— no de carácter técnico, para que resulte comprensible por cualquier lector. Por evidentes razones de respeto a la intimidad de las personas, los nombres de los protagonistas han sido alterados, de acuerdo con la práctica habitual en las informaciones sobre casos clínicos publicadas en las revistas especializadas. Se ha hecho una excepción con los relatos sobre curaciones que ya son de dominio público.

     

    Los relatos que componen estas páginas son intervenciones de Dios que han cambiado las vidas de quienes las han experimentado. El milagro es un fenómeno que trasciende objetivamente las leyes de la naturaleza y que, por tanto, sólo puede ser obra de Dios: la excepcionalidad del hecho manifiesta su causalidad divina. Por tanto, el milagro posee siempre un significado fundamental como revelación de la presencia y acción de Dios. Además, teológicamente, tiene también un alcance salvador: en Cristo, con quien la manifestación de Dios llega a su culmen, el milagro no sólo muestra la divinidad del Mesías, sino que significa e incoa la salvación. Es prueba tangible de un Dios que es amor y, a la vez, apoyo para la adhesión a una palabra que no es simple anuncio de la verdad, sino también don de la vida.

     

    Los Evangelios relatan abundantes milagros de Jesús en beneficio de todo tipo de personas, desde mendigos y leprosos hasta centuriones y jefes de sinagoga, que tienen la osadía de hacerse pequeños, de dejarse transformar por la fe. Otros personajes, que no se abren a la gracia divina, ni creen ni piden: sólo discuten con Jesús.

     

    Las historias que presentamos en estas páginas pueden ayudar al lector a revitalizar su empeño de coherencia cristiana, con un optimismo que no nace de la autosugestión, sino de la evidencia. Algunos nostálgicos lamentan el —para ellos— imparable proceso de degeneración moral de la sociedad, y niegan obstinadamente que existan motivos de esperanza. Sin embargo, en este mundo hay mucha gente buena, mucha gente que reza, y Dios les escucha: el nuestro sigue siendo un mundo de milagros. Es más fácil luchar cuando se tiene certeza en la victoria.

     

    En la fe, lo extraordinario y lo natural se dan la mano. Esto puede explicar la paradoja de estas curaciones extraordinarias del Beato Josemaría, un santo muy humano y muy sobrenatural que, a la vez que aclaraba que no era “milagrero”[3], animaba a todos a creer profundamente en Dios, a tener “esa familiaridad y confianza con Él que nos hace pedir, como el niño pequeño, ¡la luna!”[4].


    [1] Camino, 362.

    [2] Conversaciones con Monseñor Escrivá de Balaguer, 114.

    [3] Cfr. Camino, 583.

    [4] Es Cristo que pasa, 64.

    FCapucciMilagrosNT.doc

    Sexo y sentimientos: ¿es necesario aprender? , Aguiló

    El link para descargar gratis está al final, debajo de los detalles del libro.


    Sexo y sentimientos: ¿es necesario aprender? , Aguiló

    Madame Amiel Lapeyre El amor y el sexo El amor es la realización más completa de las posibilidades del ser humano. Es lo más íntimo y más grande, donde encuentra la plenitud de su ser, lo único que puede absorberle por entero. Y el placer que se deriva de su expresión en el amor conyugal, es quizá el más intenso de los placeres corporales, y también quizá el que más absorbe. El entusiasmo que produce un enamoramiento limpio y sincero saca al hombre o a la mujer de sí mismos para entregarse y vivir en y para el otro: es el entusiasmo mayor que tienen en su vida la mayoría de los seres humanos. Cuando el placer y el amor se unen a la entrega mutua, es posible entonces alcanzar un alto grado de felicidad y de placer. En cambio –como ha escrito Mikel Gotzon Santamaría–, cuando prima la búsqueda del simple placer físico, ese placer tiende a convertirse en algo momentáneo y fugitivo, que deja un poso de insatisfacción. Porque la satisfacción sexual es en realidad solo una parte, y quizá la más pequeña, de la alegría de la entrega sexual con alma y cuerpo propia de la entrega total del amor conyugal. —Pero no siempre es fácil distinguir lo que es cariño de lo que es hambre de placer. A veces es muy claro. Otras, no tanto.

    Sexo y sentimientos es necesario aprender.pdb

    Artículos para Recordar

    El link para descargar gratis está al final, debajo de los detalles del libro.


    Artículos para recordar

     

    ARTÍCULOS QUE MERECEN SER RECORDADOS

    Dismorfia, la belleza que mata

    ¿Cuántos políticos católicos han presentado su dimisión?

    “El exorcismo que yo viví en Madrid”,   por José Manuel Vidal, El Mundo, 22-IX-02

    NUEVO MILAGRO PRO-VIDA

    Un cura mendigo, que había abandonado el sacerdocio, confesó a Juan Pablo II

    El caso de Marte Robin, una mujer que en 50 años sólo se alimentó de la Sagrada Comunión

    Las dos mujeres que lograron la legalización del aborto en EE UU piden ahora su derogación

    Yo sobreviví a un aborto. Cuatro historias de mujeres que vivieron para contarlo

    Mientras exista pobreza, los ricos no tendrán paz. Interesante discurso del Presidente del Banco Mundial

    La ciencia ante el misterio de los ojos de Guadalupe

    Conmovedora carta de una mujer que abortó

    ¿Y si España fuera, algún día, de mayoría musulmana?

    El diablo como pasatiempo

    Conversión de un médico abortista brasileño

    ¿Estoy lista para casarme?

    Algunos secretos de los matrimonios felices
    ¿POR QUÉ EL POLLO CRUZA LA CARRETERA? A los defensores de la razón humana como criterio último de verdad
     
     

     

    ARTICULOS_PARA_RECORDAR.pdb

    Ordo Misae, Latin Español e Italiano

    El link para descargar gratis está al final, debajo de los detalles del libro.


    Ordo Misae, Latin Español e Italiano

    RITOS INICIALES
    En el nombre del Padre, y del Hijo, y del Espíritu Santo.
    Amén.
    El Señor esté con vosotros.
    Y con tu espíritu.
    (Et cum spiritu tuo)
     
    Hermanos: Para celebrar dignamente estos sagrados misterios, reconozcamos nuestros pecados.
    Yo confieso ante Dios todopoderoso y ante ustedes, hermanos, que he pecado mucho de pensamiento, palabra, obra y omisión. Por mi culpa, por mi culpa, por mi gran culpa. Por eso ruego a santa María, siempre Virgen, a los ángeles, a los santos y a ustedes, hermanos, que intercedan por mí ante Dios, nuestro Señor.
     
    (Confíteor Deo omnipoténti et vobis, fratres, quia peccávi nimis cogitatióne, verbo, ópere et omissióne: mea culpa, mea culpa, mea máxima culpa. Ideo precor beátam Maríam semper Vírginem, omnes Angelos et Sanctos, et vos, fratres, oráre pro me ad Dóminum Deum nostrum.)
     
    Dios todopoderoso tenga misericordia de nosotros, perdone nuestros pecados y nos lleve a la vida eterna.
    Amén.
     
    Señor, ten piedad.
    Señor, ten piedad.
    Cristo, ten piedad.
    Cristo, ten piedad.
    Señor, ten piedad.
    Señor, ten piedad.
     
    Gloria a Dios en cielo, y en la tierra paz a los hombres que ama el Señor. Por tu inmensa gloria te alabamos, te bendecimos, te adoramos, te glorificamos, te damos gracias, Señor Dios, Rey celestial, Dios Padre todopoderoso. Señor, Hijo único Jesucristo. Señor Dios, Cordero de Dios, Hijo del Padre; tú que quitas el pecado del mundo, ten piedad de nosotros; tú que quitas el pecado del mundo, atiende nuestra súplica; tú que estás sentado a la derecha del Padre, ten piedad de nosotros; porque sólo tú eres Santo, Sólo tú Señor, sólo tú Altísimo, Jesucristo, con el Espíritu Santo en la gloria de Dios Padre. Amén.
     
    (Glória in excélsis Deo et in terra pax homínibus bonæ voluntátis. Laudámus te, benedícimus te, adorámus te, glorificámus te, grátias ágimus tibi propter magnam glóriam tuam, Dómine Deus, Rex cæléstis, Deus Pater omnípotens. Dómine Fili unigénite, Iesu Christe, Dómine Deus, Agnus Dei, Fílius Patris, qui tollis peccáta mundi, miserére nobis; qui tollis peccáta mundi, súscipe deprecatiónem nostram. Qui sedes ad déxteram Patris, miserére nobis. Quóniam tu solus Sanctus, tu solus Dóminus, tu solus Altíssimus, Iesu Christe, cum Sancto Spíritu: in glória Dei Patris. Amen.)
     
    Oración Colecta
    Liturgia de la Palabra
    Lecturas
    Homilía
     
    Creo en un solo Dios, Padre todopoderoso, Creador del cielo y de la tierra, de todo lo visible y lo invisible. Creo en un solo Señor, Jesucristo, Hijo único de Dios, nacido del Padre antes de todos los siglos: Dios de Dios, Luz de Luz, Dios verdadero de Dios verdadero, engendrado, no creado, de la misma naturaleza del Padre, por quien todo fue hecho; que por nosotros, los hombres, y por nuestra salvación bajo del cielo, y por obra del Espíritu Santo se encarnó de María, la Virgen, y se hizo hombre; y por nuestra causa fue crucificado en tiempos de Poncio Pilato; padeció y fue sepultado, y resucitó al tercer día, según las Escrituras; y subió al cielo, y está sentado a la derecha del

    Ordo Missae.pdb

    Accion de Gracias

    El link para descargar gratis está al final, debajo de los detalles del libro.


    Acción de Gracias.
    ORACIONES BREVES
    PARA DESPUÉS DE LA COMUNIÓN
    ACTO DE FE
    ¡Señor mío Jesucristo!, creo que verdaderamente estás dentro de mí con tu Cuerpo, Sangre, Alma y Divinidad, y lo creo más firmemente que si lo viese con mis propios ojos.
    ACTO DE ADORACIÓN
    ¡Oh Jesús mío!, te adoro presente dentro de mí, y me uno a María Santísima, a los Angeles y a los Santos para adorarte como mereces.
    ACTO DE ACCIÓN DE GRACIAS
    Te doy gracias, Jesús mío, de todo corazón, porque has venido a mi alma. Virgen Santísima, Angel de mi guarda, Angeles y Santos del Cielo, dad por mi gracias a Dios.

    Accion-de-Gracias.pdb

    Iglesia Primitiva, Benedicto XVI

    El link para descargar gratis está al final, debajo de los detalles del libro.


    Cristo y la Iglesia: los Apóstoles 1. La voluntad de Jesús sobre la Iglesia y la elección de los Doce 2. Los Apóstoles testigos y enviados de Cristo 3. El don de la comunión 4. El servicio a la comunión 5. La Tradición, comunión en el tiempo 6. La Tradición apostólica 7. La sucesión apostólica 8. Pedro, el pescador 9. Pedro, el apóstol 10. Pedro, la roca sobre la que Cristo fundó su Iglesia 11. Andrés, el protóclito 12. Santiago el Mayor 13. Santiago el Menor 14. Juan, hijo de Zebedeo 15. Juan, el teólogo 16. Juan, el vidente de Patmos 17. Mateo 18. Felipe 19. Tomás 20. Bartolomé 21. Simón el Cananeo y Judas Tadeo22. Judas Iscariote y Matías23. Pablo perfil del hombre y del apóstol 24. Pablo. La centralidad de Cristo 25. Pablo. El Espíritu en nuestros corazones 26. Pablo. La vida en la Iglesia 27. Timoteo y Tito, los más íntimos colaboradores de san Pablo 28. San Esteban, protomártir 29. Bernabé, Silas y Apolo 30. Los esposos Priscila y Áquila 31. Las mujeres al servicio del Evangelio

    Ben. XVI Iglesia primitiva.htm

    THE QUALITY LIFE, Stephen R. Covey

    El link para descargar gratis está al final, debajo de los detalles del libro.


    THE QUALITY LIFE, Stephen R. Covey

    The secret life is the key to a quality life and that in turn is the key to a quality culture, products, and services. Once in New York City, I attended the Broadway play, The Secret Garden. The play was particularly poignant for me that evening because my mother had just died.

     The Tony Award winning musical is the story of a young girl whose mother and father die of cholera in India as the play begins. She is sent to live with her uncle in a large British manor. The old house is filled with romantic spirits. As the restless girl explores the grounds of the estate, she discovers the entrance to the magical secret garden, a place where anything is possible.  

     

    13 THE QUALITY LIFE.doc

    Convocatoria Manifestación Médicos por la Vida, 30-11-2008

    El link para descargar gratis está al final, debajo de los detalles del libro.


    Manifestación Médicos por la Vida, 30-11-2008 

     

    MANIFESTACIÓN VIERNES 30 DE NOVIEMBRE 

    A LAS 18:30 ANTE EL CONGRESO DE LOS DIPUTADOS.

     

    ¡¡¡POR LAS MADRES, POR LOS NIÑOS!!!

    mail de MPV.doc

    Oración a Dios Padre

    El link para descargar gratis está al final, debajo de los detalles del libro.


    Oración a Dios Padre

    Padre.
    Me pongo en tus manos.
    Haz de mi lo que quieras;
    sea lo que fuere,
    por ello te doy gracias.
    Estoy dispuesto a todo;
    lo acepto todo,
    con tal de que se cumpla
    Tu voluntad en mi
    y en todas tus creaturas.
    No deseo nada más Padre,
    te encomiendo mi alma,
    te la entrego con todo el amor
    de que soy capaz,
    porque te amo, y necesito darme,
    ponerme en tus manos sin medida,
    con infinita confianza
    porque Tú eres mi Padre.

    ORACION_A_DIOS_PADRE.PDB

    Situación actual de la investigación histórica sobre Jesús, Francisco Varo

    El link para descargar gratis está al final, debajo de los detalles del libro.


    Situación actual de la investigación histórica sobre Jesús, Francisco Varo

    Desde que en el siglo XIX se aplicaran los

    modernos métodos de la ciencia histórica a los

    textos evangélicos, la investigación sobre Jesús ha

    pasado por diversas etapas. Superados los prejuicios

    racionalistas de los inicios de la investigación y los

    métodos hipercríticos que dominaron buena parte

    del siglo XX, la situación actual es mucho más

    positiva y abierta. El escepticismo en el que se situó

    la investigación sobre Jesús a mediados del siglo

    pasado ha quedado superado (ver ¿Qué sabemosrealmente sobre Jesús?).

    En la actualidad se conoce mucho mejor el

    contexto histórico y literario en el que vivió Jesús y

    en el que los evangelios fueron escritos. La mayor

    familiaridad con la literatura intertestamentaria, es

    decir, con las obras del mundo judío

    contemporáneas a Jesús y los evangelistas

    (comentarios de libros bíblicos y traducciones al

    arameo, los textos de Qumrán, literatura rabínica,

    etc.), ha permitido ilustrar, verificar y comprender

    con más hondura los relatos evangélicos y la imagen

    de Jesús en el judaísmo de su tiempo.

    11.pdf

    Carta A Jesús, Juan Pablo I

    El link para descargar gratis está al final, debajo de los detalles del libro.


    Carta A Jesús, Juan Pablo I

    Escribo temblando

     

    Querido Jesús,

     

     

         He sido objeto de algunas críticas. “Es obispo, es cardenal – dicen – ha trabajado agotadoramente escribiendo cartas en todas direcciones: a M. Twain, a Péguy, a Casella, a Penélope, a Dickens, a Marlowe, a Goldoni y a no sé cuántos más. ¡Y ni una sola línea a Jesucristo!”

     

    Tú lo sabes. Yo me esfuerzo por mantener contigo un diálogo continuo. Pero traducido en carta me resulta difícil: son cosas personales. ¡Y tan insignificantes! Además, ¿qué voy a escribirte a Ti, de Ti, después de tantos libros como se han escrito sobre Ti?

    gesu1.htm

    LIBERTAS TRANSCENDENTALIS , L POLO

    El link para descargar gratis está al final, debajo de los detalles del libro.


    LIBERTAS TRANSCENDENTALIS , L POLO

               Todos los que hemos buscado el cauce de nuestra actividad en la Universidad hemos de afrontar la tarea de unificar los saberes, las ciencias humanas. Hoy se suele emplear la palabra interdisciplinariedad. El futuro de la universidad depende de su aportación a la solución de los problemas que plantea la incomunicación de los especialistas. ¿Estamos en condiciones de hacerlo? Para el filósofo, la pregunta es más acuciante que para otros, porque la filosofía no goza actualmente de buena salud por haberse aislado al prescindir de no pocos ámbitos del conocimiento de la realidad. Por eso repito la pregunta: ¿qué puede hacer el filósofo para contribuir con su propio trabajo a esa interdisciplinariedad? ¿Puede decir hoy algo ajustado a las necesidades de la humanidad, a la situación crítica en que se encuentra y a la propuesta, difícil pero no utópica, de construir un orden mundial?

               En cualquier caso, lo primero que un filósofo ha de plantearse es cómo continuar la filosofía. Dependemos de una gran tradición. La filosofía es una creación occidental iniciada en Grecia, y no podemos considerar esa tradición como un depósito apenas susceptible de estudios monográficos. La filosofía no es asunto de erudición. Quien se dedica a la filosofía debe tratar de ampliarla, o de ir más allá, continuándola. Por consiguiente, hace falta ante todo comprender la filosofía clásica: pero también la filosofía moderna, mucho más teniendo en cuenta una afirmación bastante corriente según la cual son dos filosofías irreductibles o contradictorias: si se es clásico no se puede ser moderno y viceversa, etc.

     

    ART 20_POLO LIBERTAS TRANSCENDENTALIS.doc

    5º: La institución de la Eucaristía

    El link para descargar gratis está al final, debajo de los detalles del libro.


    5º: La institución de la Eucaristía

    “Y les dijo: -Ardientemente he deseado comer esta Pascua con vosotros antes de padecer… Y tomando pan, dio gracias, lo partió y se lo dio diciendo: Esto es mi cuerpo, que es entregado por vosotros. Haced esto en memoria mía”. ( Lc 22, 15-20).
    “-Lo que nosotros no podemos, lo puede el Señor. Jesucristo, perfecto Dios y perfecto Hombre, no deja un símbolo, sino la realidad: se queda Él mismo”. (Es Cristo que pasa, 83).

    5ºL.pdb

    Orar con Teresa de Lisieux, J. P. Manglano Castellary

    El link para descargar gratis está al final, debajo de los detalles del libro.


    Orar con Teresa de Lisieux, J. P. Manglano Castellary

    ÍNDICE:
     
    Breve Biografía         7
     
    1. ¡Cómo ama Jesús!            9
    2. La vida, una historia de amor           23
    3. Oración       55
    4. La vida de infancia:
       Los pequeños esfuerzos         67
    5. Humildad y abandono       95
    6. Sufrimiento y alegría         113
    7. Locuras de amor           131
    8. Gracias y pruebas           147
    9. Vocación             163
    10. Sed de almas             181
    11. Dirigida y directora             197
    12. Caridad             211
    13. Verdadera pobreza           225
    14. María         235
     
     
    ADios sí se le puede conocer. Dios vive. En la vida de muchas personas podemos encontrar la presencia y la acción de Dios.
          Es una suerte poder entrar y pasearse en la interioridad de una persona santa. Y Teresita de Lisieux, ahora doctora de la Iglesia, nos mete con gran sencillez en su intimidad.
          En las siguientes páginas recogemos textos, escritos por ella, en los que abre su corazón con la intención de llevar a cabo la “misión de hacer amar a Dios como yo le amo”, como ella misma escribe (Carta 17).
     
    Los textos están tomados de sus obras completas. Teresa de Lisieux escribe tres manuscritos (A, B y C) autobiográficos, contando la historia de su alma. Además escribe poesías, Oraciones y más de 250 cartas. Las que convivieron con ella durante su enfermedad, recogieron por escríto las Últimas conversaciones. Los textos correspondientes a sus tres manuscritos y a las oraciones tienen la referencia concreta, con el fin de que se pueda contextualizar el texto si se quiere. Los demás provienen de sus cartas y de las últimas conversaciones. Ponemos entre corchetes las palabras o frases que hemos añadido con el fin de facilitar la comprensión de los textos.
     

    TeresadeLisieaux.pdb

    AMM Asamblea Octubre 2006: Resumen

    El link para descargar gratis está al final, debajo de los detalles del libro.


    AMM Asamblea Octubre 2006: Resumen

    ELECCIONES
    La Dra. Kati Myllymaki, médico general de Finlandia, fue elegida Presidenta de la AMM para el período 2002-2003.

    El Dr. James Appleyard, pediatra inglés, fue elegido Presidente para el período 2003-2004.

    LA CRECIENTE AMENAZA DEL BIOTERRORISMO
    Como resultado de una sesión científica sobre la creciente amenaza del bioterrorismo y de las armas biológicas, la AMM reiteró su llamamiento a todos los médicos que participan en investigación biomédica a considerar las consecuencias y las posibles aplicaciones de su trabajo y que tomen el peso cuidadosamente de la renovación del conocimiento científico frente a sus responsabilidades éticas ante la sociedad.

    Se aprobó una nueva Declaración de Washington sobre las Armas Biológicas que insta a las asociaciones médicas a través del mundo a promover una ética internacional que condene la creación, producción y utilización de toxinas y agentes biológicos que no tienen ninguna justificación para fines pacíficos. La AMM llamó a crear un consorcio internacional de líderes médicos y de salud pública a fin de vigilar la amenaza de las armas biológicas, identificar las medidas destinadas a evitar la proliferación de armas biológicas y preparar un plan coordinado para controlar el aumento de enfermedades infecciosas a nivel mundial.

    AMM_asamblea_octubre.rtf

    Goldmann – Un seminarista en la SS

    El link para descargar gratis está al final, debajo de los detalles del libro.


    Goldmann – Un seminarista en la SS.
    UN SEMINARISTA EN LAS SS
    Gereon Goldmann
      Un relato autobiográfico, Segunda Edición.
      1 INFANCIA FELIZ, NUBES DE TORMENTA
    2 EL HOMBRE DE LA CAMISA PARDA
    3 LOS «ECLESIÁSTICOS»
    4 DESAFIANDO A LAS SS
    5 CUESTIÓN DE VIDA O MUERTE
    6 LA FE DE LA HERMANA SOLANA MAY
    7 DESPUÉS DE TODO, ITALIA
    8 BAUTISMO DE FUEGO
    9 «LEVÁNTATE Y TRABAJA»
    10 EL INFIERNO DE LA GUERRA, LA PUERTA DEL CIELO
    11 VIÁTICO
    12 EL SARGENTO DIÁCONO
    13 «TEDESCO FURIOSO»
    14 LA TERRIBLE COSECHA DE LA GUERRA
    15 MANDARÁ A SUS ÁNGELES…
    16 EL PADRE GEREON
    17 UN VIAJE HACIA EL CAUTIVERIO
    18 EL CURA DE KSAR-ES-SOUK
    19 LA OPOSICIÓN NAZI
    20 UNA PESCA MILAGROSA
    21 LAS AUTÉNTICAS FAUCES DE LA MUERTE
    22 UNA MUJER CON ASPECTO DE REINA
    23 LA SEMILLA DEL CAMPO
    24 ESO ES ORACIÓN
    EPÍLOGO
    Apéndice
      1 INFANCIA FELIZ, NUBES DE TORMENTA
      En apariencia, parecía sorprendente que algún día yo llegara a ser sacerdote. Aunque mis padres eran profundamente religiosos, e inquebrantables en el mantenimiento no solo de un ambiente piadoso sino también de su realidad, mi infancia fue tal, que ¡solamente Dios pudo hacer de mí un sacerdote! Mi padre había nacido en Fulda, una ciudad que durante siglos fue considerada el baluarte de la fe católica en Alemania. Su patrón es el Apóstol de Alemania, San Bonifacio, cuyos restos reposan en el interior de la catedral barroca. Mi madre había nacido en el norte, en Hümling, una zona conocida también por la fuerza de su fe. Mi abuelo materno era médico y, durante varias generaciones, la familia de mi padre había mostrado cierta tendencia hacia la práctica de la medicina. Aunque mi padre no era médico, en una zona esencialmente dedicada a la agricultura y a los animales, el ejercicio de la veterinaria era tan importante para sus habitantes como la atención de los doctores.

    Goldmann – Un seminarista en la SS.pdb

    Para Ser Cristiano, J L Lorda

    El link para descargar gratis está al final, debajo de los detalles del libro.


    Para Ser Cristiano, J L Lorda

     PARA SER CRISTIANO
     
    Prólogo
    1. Introducción
     
    I. EL CAMINO HACIA DIOS
    2. Sentido de la presencia de Dios
    3. El conocimiento de sí mismo
    4. La lucha ascética
    5 .Fortaleza
    6. Desprendimiento
    7. Castidad
    8. Humildad
    9. Sencillez
    10. Alegría
    11. Prudencia
    12. Rectitud
    13. Vivir para los demás
    14. Trabajo
     
    II. VERDAD Y VIDA EN CRISTO
    15. Identificación con Cristo
    16. Amor de Dios
    17. Oración
    18. Eucaristía
    19. Sentido del pecado
    20. Confesión
    21. Muerte y vida
    22. Amor a la Iglesia
    23. Madurez cristiana
    24. María, Madre de Dios.
     

    Parasercristiano.pdb

    Itinerarios de Vida Cristiana 3, Javier Echevarría

    El link para descargar gratis está al final, debajo de los detalles del libro.


    Itinerarios de Vida Cristiana 3, Javier EchevarríaCAPÍTULO IX : EL CONGRESO GENERAL ESPECIAL  1. EL CONCILIO VATICANO II: NUEVAS PERSPECTIVAS Como ya señalamos en páginas anteriores, el clima general de renovación difundido en la Iglesia a partir del anuncio de la celebración de un nuevo Concilio Ecuménico, fue uno de los factores que facilitó a Mons. Escrivá iniciar los trámites en orden a la obtención de un estatuto jurídico del Opus Dei acomodado a su naturaleza. En rigor, las peticiones formuladas por el Fundador del Opus Dei eran independientes del clima o ambiente conciliar, puesto que no venían sino a expresar el carisma fundacional originario. Pero sin la nueva actitud que, poco a poco, se fue abriendo paso en los ambientes eclesiásticos, y particularmente vaticanos, a partir de 1959 -y, sobre todo, una vez clausurado el Concilio -, y sin algunas de las decisiones y enseñanzas conciliares, la historia jurídica posterior del Opus Dei no habría podido darse o, por mejor decir, debería haber adoptado tonos o requerido tiempos muy diversos.

     

    Itinerario3.doc

    El Monje que vendio su Ferrari

    No ofrecemos este libro para descargar en esta web, debido a que está protegido por derechos de autor.


    El Monje que vendio su Ferrari

    El monje que vendió su Ferrari es un libro de autoayuda (con forma de novela) del escritor y empresario canadiense Robin Sharma, éxito de ventas en todo el mundo.
    Julián Mantle es un abogado que, en el mejor momento de su vida profesional, sufre un infarto que lo pone cara a cara con la muerte. Al reponerse vende cuanto tiene para hacer un viaje a la India en busca de sabiduría. A su regreso se reencuentra con John, su colega (y narrador de la novela), con quien compartirá todos los conocimientos que le han enseñado los Sabios de Sivana.
    A partir de allí, El monje que vendió su Ferrari se convierte en una suerte de libro de reflexiones, filosofía de vida y técnicas de meditación en donde los principales consejos apuntarán a alcanzar la felicidad y cualquier objetivo que uno se proponga. Actitud positiva, aprovechamiento del tiempo, fijación mental del objetivo, serán algunos de los principios básicos para alcanzar nuestras metas.
    Producto de un lenguaje claro y fluido, El monje que vendió su Ferrari es un libro que puede leerse rápidamente y cuyas enseñanzas, según el testimonio de varios lectores, pueden influir positivamente sobre nuestras vidas. 1 El despertar Se derrumbó en mitad de una atestada sala de tribunal. Era uno de los más sobresalientes abogados procesales del país; era también un hombre tan conocido por los trajes italianos de tres mil dó- lares que vestía como por su extraordinaria carrera de éxitos profesionales. Yo me quedé ahí de pie, conmocionado por lo que acababa de ver. El gran Julián Mantle se retorcía como niño indefenso postrado en el suelo, temblando y sudando como un maniaco. ¡Dios mío – gritó su ayudante, Julián está en apuros! Yo me quedé ahí parado sin saber qué hacer. No te mueras ahora, hombre, rogué. Es demasiado pronto para que te retires. Tú no mereces morir de esta forma.

    La Ética, Aristóteles

    El link para descargar gratis está al final, debajo de los detalles del libro.


    La Ética, Aristóteles 

    Los diez librosDe las Éticas o Morales de Aristóteles, escritas a su hijo Nicomaco, traducidos fiel y originalmente del mismo texto griego en lengua vulgar castellana, por Pedro Simón Abril, profesor de letras humanas y filosofía, y dirigidos a la S. C. R. M. del rey don Felipe, nuestro señor; los cuales, así para saberse cada uno regir a sí mismo, como para entender todo género de policía, son muy importantes.A la S. C. R. M. del Rey Don Felipe, nuestro señor, Pedro Simón Abril, profesor de Letras humanas y Filosofía, S. Y P. F.Cuando me paro a considerar las cosas que del gobierno y policía humana los historiadores antiguos, griegos y latinos, han dejado escritas, S. C. R. M., las graves consultas sobre casos muy importantes, las discretas y dulces oraciones y prudentes pareceres, que se cuentan del Ateniense, del Bizancio, del Lacedemonio, del Corcireo, del Romano, de otros muy muchos pueblos, cuyos hechos los historiadores dejaron en perpetua memoria por sus célebres historias, y, por el contrario, veo cuántos siglos ha que en los gobiernos de los pueblos y ciudades hay tanto silencio en esta parte, y ni se dicen ni se escriben cosas prudente y discretamente dichas en los senados y ayuntamientos dellos, no poco, en realidad de verdad, me maravillo; y como el maravillarse de las cosas, como Aristóteles en su Metafísica escribe, es la causa de inquirir la causa dellas, póngome también a considerar de dónde procede esto, y en qué viene. Porque no son más indóciles ni rudos los entendimientos de los hombres destos tiempos que los de aquéllos; antes bien (como se puede ser por los ingenios de la guerra, y de otras muchas cosas que vemos en estos tiempos tan sutiles, que casi con razón nos reímos de la rudeza de aquéllos cuanto a esto), parecen ser más aptos que no aquéllos. Pues no menor ocasión para ello hay agora, y ha habido siempre, que la hubo entonces, pues así en la guerra como en la paz se han ofrecido en el mundo, y ofrecen, cosas en que la elocuencia y prudencia pueden desplegar anchamente sus banderas. Sola una causa hallo, y ésta tengo para mí que es la total causa desto, que es la diversidad de los lenguajes. Porque aquellas naciones, en su propia y vulgar lengua, en la cual nacían, y en que se criaban dende los pechos de sus madres, en la que trataban comúnmente en casa, de fuera, con el siervo, con el amigo, con el padre, tenían escritas las doctrinas de los sabios, las oraciones de los elocuentes, los graves pareceres de los prudentes senadores; de manera que ninguna dificultad les podía causar para entenderlos el tener poco uso y experiencia de la lengua, cuya ignorancia del todo impide el llegar al cabo de entender el ser y naturaleza de las cosas, las cuales tratan los hombres mediante los vocablos, como las contrataciones mediante los dineros. Y así, con mediana diligencia que ponían, venían a ser doctos: ni les era forzado para sólo entender el lenguaje, como agora lo hacemos, gastar los mejores años de la vida. Pero agora, después que el vulgar uso de hablar es tan diferente, los hombres no tienen comúnmente noticia destas cosas, y todo aquello en que varones muy sabios, para común provecho de todos, echaron el resto de sus habilidades, ha venido a reducirse en provecho de muy pocos, y aun de algunos que el saberlo ellos importa no mucho para la común utilidad de la república. Porque, considere V. M. cuán pocos son en número los que aprenden las Letras griegas y aun latinas, en comparación de tantos millares de hombres como hay en tanto número de pueblos y ciudades que al señorío y gobierno de V.M. están subjetas, que ni entienden la una lengua ni la otra.

    Aristoteles – La Ética.rtf

    ¿Qué relación tuvo Jesús con María ,Magdalena?, Francisco Varo

    El link para descargar gratis está al final, debajo de los detalles del libro.


    ¿Qué relación tuvo Jesús con María ,Magdalena?, Francisco Varo

    De los evangelios se desprende que María

    Magdalena sentía un gran amor por Jesús. Había

    sido librada por él de siete demonios, le seguía

    como discípula, le asistía con sus bienes (Lc 8,2-3)

    y estuvo con María, la Madre de Jesús, y las otras

    mujeres cuando Jesús fue crucificado (Mc 15,40-41

    y par.). Fue, según los evangelios, la primera a la

    que se le apareció Jesús después de la resurrección,

    tras buscarlo con lágrimas (Jn 20,11-18). De ahí la

    veneración que ha tenido en la Iglesia como testigo

    del resucitado. (Ver la pregunta ¿Quién era MaríaMagdalena?). De estos pasajes no se puede deducir

    ni que fue una pecadora, ni mucho menos que fue la

    mujer de Jesús.

    29.pdf

    Martí – La afectividad

    El link para descargar gratis está al final, debajo de los detalles del libro.


    Martí – La afectividad.
    LA AFECTIVIDAD
    Los afectos son la sonrisa del corazón
    Miguel Ángel Martí García
                índice
      PRIMERA PARTE
    Dimensión interna de la afectividad
      1 La autoestima            
    2 Apersonamiento         
    3 Sentimiento vital
    4 Resonancias interiores  
    5 La educación afectiva  
    6 Con los sentimientos no se juega         
    7 Equilibrio interior          
    8 Preferencias   
    9 Modo de vivir
    10 Amar el presente  
           11 La Naturaleza           
      12 Memoria valorativa   
    13 Gratitud       
    14. Los detalles  
    15. La actitud empática    
    16 La existencia auténtica            
    17 llusionarse con las personas    
    18 Actitudes negativas     
    19 Disimulada prepotencia           
    20 La indiferencia            
    21 Trasplante de corazón             
    22 Rigideces       
    23 Frialdad de corazón    
    24 Espacios de intimidad

    Martí – La afectividad.pdb

    El Santo Abandono, Dom Vital Lehodey

    El link para descargar gratis está al final, debajo de los detalles del libro.


    El Santo Abandono, Dom Vital Lehodey     

    1. Naturaleza del Santo Abandono  1.

     LA VOLUNTAD DE DIOS, REGLA SUPREMA

    Queremos salvar nuestra alma y tender a la perfección de la vida espiritual, es decir, purificarnos de veras, progresar en todas las virtudes, llegar a la unión de amor con Dios, y por este medio transformarnos cada vez más en El; he aquí la única obra a la que hemos consagrado nuestra vida: obra de una grandeza incomparable y de un trabajo casi sin límites; que nos proporciona la libertad, la paz, el gozo, la unción del Espíritu Santo, y exige a su vez sacrificios sin número, una paciente labor de toda la vida. Esta obra gigantesca no seria tan sólo difícil, sino absolutamente imposible si contásemos sólo con nuestras fuerzas, pues es de orden absolutamente sobrenatural.«Todo lo puedo en Aquel que me conforta»; sin Dios sólo queda la absoluta impotencia, por nosotros nada podemos hacer: ni pensar en el bien, ni desearlo, ni cumplirlo. Y no hablemos de la enmienda de nuestros vicios, de la perfecta adquisición de las virtudes, de la vida de intimidad con Dios que representan un cúmulo enorme de impotencias humanas y de intervenciones divinas. El hombre es, pues, un organismo maravilloso, por cuanto es capaz con la ayuda de Dios de llevar a cabo las obras más santas; pero es a la vez lo más pobre y necesitado que hay, ya que sin e! auxilio divino no puede concebir siquiera el pensamiento de lo bueno. Por dicha nuestra, Dios ha querido salir fiador de nuestra salvación, por lo que jamás podremos bendecirle como se merece, pero no quiere salvarnos sin nosotros y, por consiguiente, debemos unir nuestra acción a la suya con celo tanto mayor cuanto sin El nada podemos.

     

    El_Santo_Abandono.zip

    Homilía El Examen de Conciencia

    El link para descargar gratis está al final, debajo de los detalles del libro.


    Homilía El Examen de Conciencia

    En la silenciosa hora del examen de conciencia, me gusta mucho meditar y vivir estas palabras de la secuencia de la Misa de Difuntos: Liber scriptus proferetur in quo totum continetur. Será leído el libro escrito que lo contiene todo.
    En el momento de nuestro encuentro con Jesús pasarán rápidamente ante nuestros ojos las páginas del libro de nuestra vida, en el cual estará escrito todo lo que hicimos durante nuestros días terrenales.
    Y así, para no tener sorpresas en el último momento, a mí me gusta mucho, amigo mío, coger con mis propias manos ese libro que, mientras vivo, voy, quiera o no, escribiendo. Me gusta cogerlo, abrirlo y ponerlo ante los ojos de mi alma. ¡Qué fácil y qué útil es esto en el momento de la oración, en el momento de examinar la propia conciencia!
    Acostumbro entonces a pensar que cada día de mi vida es una página de este libro; y cuando empiezo a vivir una jornada me hallo ante una hoja de papel en blanco. Y a veces recorro velozmente todas las hojas escritas y dejo volar también las páginas blancas, esas sobre las cuales nada he escrito aún, porque todavía no ha llegado el momento. Y siempre, misteriosamente, se me quedan algunas entre los dedos de las manos, esas mismas que no sé si llegaré a escribir, porque no sé cuándo me pondrá el Señor por última vez ese libro ante los ojos.

    EXAMEN DE CONCIENCIA.pdb

    53 preguntas sobre Jesucristo y la Iglesia,Francisco Varo

    El link para descargar gratis está al final, debajo de los detalles del libro.


    Jesucristo y la Iglesia
    www.opusdei.org – 26 de abril, 2006
    Francisco Varo (director), Juan Chapa, Vicente Balaguer, Gonzalo Aranda, Santiago Ausín y Juan Luis Caballero.

    En los últimos meses hemos recibido muchas consultas sobre Jesucristo y la Iglesia con motivo del libro y la película “Código Da Vinci”. Un equipo de profesores de Historia y Teología de la Universidad de Navarra, responde a las 53 preguntas más frecuentes. (www.opusdei.org, 26 de abril de 2006)
    1. ¿Qué sabemos realmente de Jesús?
    2. ¿Qué fue la estrella de Oriente?
    3. ¿Por qué se celebra el nacimiento de Jesús el 25 de diciembre?
    4. ¿Qué significa la virginidad de María?
    5. ¿Estuvo casado San José por segunda vez?
    6. ¿Qué fue la matanza de los inocentes?, ¿es histórica?
    7. ¿Jesús nació en Belén o en Nazaret?
    8. ¿Dónde y cómo nació Jesús?
    9. ¿Estaba Jesús soltero, casado o viudo?
    10. ¿Quiénes fueron los doce Apóstoles?
    11. Situación actual de la investigación histórica sobre Jesús
    12. ¿Qué credibilidad histórica tiene la Biblia?
    13. ¿Quiénes fueron los evangelistas?
    14. ¿Cómo se escribieron los evangelios?
    15. ¿Cómo se transmitieron los evangelios?
    16. ¿En qué idioma habló Jesús?
    17. ¿Qué relaciones tuvo Jesús con el imperio romano?
    18. ¿Se puede negar la existencia histórica de Jesús?
    19. ¿Qué son los evangelios canónicos y los apócrifos? ¿Cuáles y cuántos son?

    Varo-53 preg sobre Jesucristo y la Iglesia–.pdb

    Crónicas Marcianas, Ray Bradbury

    El link para descargar gratis está al final, debajo de los detalles del libro.


    Crónicas Marcianas, Ray Bradbury

     

     

    UN MINUTO ANTES era invierno en Ohio; las

    puertas y las ventanas estaban cerradas, la

    escarcha empañaba los vidrios, el hielo adornaba

    los bordes de los techos, los niños esquiaban

    en las laderas; las mujeres, envueltas en abrigos

    de piel, caminaban torpemente por las calles

    heladas como grandes osos negros.

    Y de pronto, una larga ola de calor atravesó el

    pueblo; una marea de aire tórrido, como si

    alguien hubiera abierto de par en par la puerta de

    un horno. El calor latió entre las casas, los

    arbustos, los niños. El hielo se desprendió de

    los techos, se quebró, y empezó a fundirse. Las

    puertas se abrieron; las ventanas se levantaron;

    los niños se quitaron las ropas de lana; las

    mujeres se despojaron de sus disfraces de osos;

    la nieve se derritió, descubriendo los viejos y

    verdes prados del último verano.

    Bradbury, Ray – Crónicas marcianas (selección).pdf

    Sacramentum Caritatis, Benedicto XVI

    El link para descargar gratis está al final, debajo de los detalles del libro.


    Sacramentum Caritatis, Benedicto XVI

    ÍNDICE
    Introducción
    Alimento de la verdad
    Desarrollo del rito eucarístico
    Sínodo de los Obispos y Año de la Eucaristía
    Objeto de la presente Exhortación
    PRIMERA PARTE
    EUCARISTÍA, MISTERIO QUE SE HA DE CREER
    La fe eucarística de la Iglesia
    Santísima Trinidad y Eucaristía
    El pan que baja del cielo
    Don gratuito de la Santísima Trinidad
    Eucaristía: Jesús, el verdadero Cordero inmolado
    La nueva y eterna alianza en la sangre del Cordero
    Institución de la Eucaristía
    Figura transit in veritatem
    El Espíritu Santo y la Eucaristía
    Jesús y el Espíritu Santo
    Espíritu Santo y Celebración eucarística
    Eucaristía e Iglesia
    Eucaristía, principio causal de la Iglesia
    Eucaristía y comunión eclesial
    Eucaristía y Sacramentos
    Sacramentalidad de la Iglesia
    I. Eucaristía e iniciación cristiana
    Eucaristía, plenitud de la iniciación cristiana
    Orden de los sacramentos de la iniciación
    Iniciación, comunidad eclesial y familia
    II. Eucaristía y sacramento de la Reconciliación
    Su relación intrínseca
    Algunas observaciones pastorales
    III. Eucaristía y Unción de los enfermos
    IV. Eucaristía y sacramento del Orden
    In persona Christi capitis
    Eucaristía y celibato sacerdotal
    Escasez de clero y pastoral vocacional
    Gratitud y esperanza
    V. Eucaristía y Matrimonio
    Eucaristía, sacramento esponsal
    Eucaristía y unidad del matrimonio
    Eucaristía e indisolubilidad del matrimonio
    Eucaristía y escatología
    Eucaristía: don al hombre en camino
    El banquete escatológico
    Oración por los difuntos
    Eucaristía y la Virgen María
    SEGUNDA PARTE
    EUCARISTÍA, MISTERIO QUE SE HA DE CELEBRAR
    Lex orandi y lex credendi
    Belleza y liturgia
    La Celebración eucarística, obra del «Christus totus»
    La Celebración eucarística, obra del «Christus totus»
    Christus totus in capite et in corpore
    Eucaristía y Cristo resucitado
    Ars celebrandi
    El Obispo, liturgo por excelencia
    Respeto de los libros litúrgicos y de la riqueza de los signos
    El arte al servicio de la celebración
    El canto litúrgico
    Estructura de la celebración eucarística
    Unidad intrínseca de la acción litúrgica
    Liturgia de la Palabra
    Homilía
    Presentación de las ofrendas
    Plegaria eucarística
    Rito de la paz
    Distribución y recepción de la eucaristía
    Despedida: « Ite, missa est »
    Actuosa participatio
    Auténtica participación
    Participación y ministerio sacerdotal
    Celebración eucarística e inculturación
    Condiciones personales para una « actuosa participatio »
    Participación de los cristianos no católicos
    Participación a través de los medios de comunicación social
    «Actuosa participatio» de los enfermos
    Atención a los presos
    Los emigrantes y su participación en la Eucaristía
    Las grandes concelebraciones
    Lengua latina
    Celebraciones eucarísticas en pequeños grupos
    La celebración participada interiormente
    Catequesis mistagógica
    Veneración de la Eucaristía
    Adoración y piedad eucarística
    Relación intrínseca entre celebración y adoración
    Práctica de la adoración eucarística
    Formas de devoción eucarística
    Lugar del sagrario en la iglesia
    TERCERA PARTE
    EUCARISTÍA, MISTERIO QUE SE HA DE VIVIR
    Forma eucarística de la vida cristiana
    El culto espiritual – logiké latreía (Rm 12,1)
    Eficacia integradora del culto eucarístico
    «Iuxta dominicam viventes» – Vivir según el domingo
    Vivir el precepto dominical
    Sentido del descanso y del trabajo
    Asambleas dominicales en ausencia de sacerdote
    Una forma eucarística de la existencia cristiana, la pertenencia eclesial
    Espiritualidad y cultura eucarística
    Eucaristía y evangelización de las culturas
    Eucaristía y fieles laicos
    Eucaristía y espiritualidad sacerdotal
    Eucaristía y vida consagrada
    Eucaristía y transformación moral
    Coherencia eucarística
    Eucaristía, misterio que se ha de anunciar
    Eucaristía y misión
    Eucaristía y testimonio
    Jesucristo, único Salvador
    Libertad de culto
    Eucaristía, misterio que se ha de ofrecer al mundo
    Eucaristía: pan partido para la vida del mundo
    Implicaciones sociales del Misterio eucarístico
    El alimento de la verdad y la indigencia del hombre
    Doctrina social de la Iglesia
    Santificación del mundo y salvaguardia de la creación [
    Utilidad de un Compendio eucarístico
    Conclusión

    Sacramentum_Caritatis.pdb