Camino de Infancia Espiritual en los Caminos de San Josemaría

El link para descargar gratis está al final, debajo de los detalles del libro.


Camino de Infancia Espiritual en los Caminos de San Josemaría

INDICE
 
 
1.- El camino de Infancia Espiritual en la vida del San Josemaría.
2.- ¿Qué es?
3.-Oración
4.- Abandono
5.-Miserias
6.- Desagravio, Penitencia
7.- Audacia, Apostolado
8.- Niñadas
9.- La Virgen
—————————————
1.- El camino de Infancia Espiritual en la vida del San Josemaría:
 
1.1.- En los meses de septiembre y octubre de 1931, cuando en el corazón de aquel joven sacerdote germinaban tan copiosamente los afectos de amor, el Señor le confirmaba en el camino del verdadero abandono filial. Y del torrente de aquellas gracias brotó fortalecida otra vena de agua: una particular vida de infancia espiritual.
Tenía por costumbre, no pocas veces, cuando era joven -nos dice el Fundador-, no emplear ningún libro para la meditación. Recitaba, paladeando, una a una, las palabras del Pater Noster, y me detenía -saboreando- cuando consideraba que Dios era Pater, mi Padre, que me debía sentir hermano de Jesucristo y hermano de todos los hombres.
No salía de mi asombro, contemplando que era ¡hijo de Dios! Después de cada reflexión me encontraba más firme en la fe, más seguro en la esperanza, mas encendido en el amor. Y nacía en mi alma la necesidad, al ser hijo de Dios, de ser un hijo pequeño, un hijo menesteroso. De ahí salió en mi vida interior vivir mientras pude -mientras puedo- la vida de infancia, que he recomendado siempre a los míos, dejándolos en libertad. (Andrés Vázquez de Prada, El Fundador del Opus Dei, p.404)
 
2.1.- El 2 de octubre, fiesta de los Ángeles Custodios, tercer aniversario de la fundación del Opus Dei, y víspera de la fiesta de Santa Teresita de Lisieux, invocó ardientemente a los espíritus celestiales, y de manera especial a su Ángel Custodio:
Le eché piropos y le dije que me enseñe a amar a Jesús, siquiera, siquiera, como le ama él. Indudablemente Santa Teresita [ …] quiso anticiparme algo por su  fiesta y logró de mi Ángel Custodio que me enseñara hoy a hacer oración de infancia.
 ¡Qué cosas más pueriles le dije a mi Señor! Con la confiada confianza de un niño que habla al Amigo Grande, de cuyo amor está seguro; Que yo viva sólo para tu Obra –le  pedí-, que yo viva sólo para tu Gloria, que yo viva sólo para tu Amor. […]
 Recordé y reconocí lealmente que todo lo hago mal: eso, Jesús mío, no puede llamarte la atención: es imposible que yo haga nada a derechas. Ayúdame Tú, hazlo Tú por mí y verás qué bien sale. Luego, audazmente y sin apartarme de la verdad te digo: empápame, emborráchame de tu espíritu y así haré tu Voluntad. Quiero hacerla. Si no la hago es… que no me ayudas.
            Y hubo afectos de amor para mi Madre y mi Señora, y me siento ahora mismo muy hijo de mi Padre-Dios.

Camino de Infancia en NP .pdb

Camino de Infancia Espiritual en los Caminos de San Josemaría
4 (80%) 1 voto


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *