Carta Apostólica “Ordinatio Sacerdotalis”

El link para descargar gratis está al final, debajo de los detalles del libro.


Carta Apostólica “Ordinatio Sacerdotalis”  Venerables Hermanos en el Episcopado: 

1 La ordenación sacerdotal, mediante la cual se transmite la función fieles, desde el principio ha sido reservada siempre en la Iglesia Católica confiada por Cristo a sus Apóstoles, de enseñar, santificar y regir a los exclusivamente a los hombres. Esta tradición se ha mantenido también fielmente en las Iglesias Orientales.

 Cuando en la Comunión Anglicana surgió la cuestión de la ordenación de las mujeres, el Sumo Pontífice Pablo VI, fiel a la misión de custodiar la Tradición apostólica, y con el fin también de eliminar un nuevo obstáculo en el camino hacia la unidad de los cristianos, quiso recordar a los hermanos Anglicanos cuál era la posición de la Iglesia Católica: «Ella sostiene que no es admisible ordenar mujeres para el sacerdocio, por razones verdaderamente fundamentales. Tales razones comprenden: el ejemplo, consignado en las Sagradas Escrituras, de Cristo que escogió sus Apóstoles sólo entre varones; la práctica constante de la Iglesia, que ha imitado a Cristo, escogiendo sólo varones; y su viviente Magisterio, que coherentemente ha establecido que la exclusión de las mujeres del sacerdocio está en armonía con el plan de Dios para su Iglesia»(1). Pero dado que incluso entre teólogos y en algunos ambientes católicos se discutía esta cuestión, Pablo VI encargó a la Congregación para la Doctrina de la Fe que expusiera e ilustrara la doctrina de la Iglesia sobre este tema. Esto se hizo con la Declaración Inter insigniores, que el Sumo Pontífice aprobó y ordenó publicar(2). 

ORDINATIO SACERDOTALIS.rtf

Vota si te ha resultado útil



Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *