Carta del Prelado (Diciembre 2006)

El link para descargar gratis está al final, debajo de los detalles del libro.


Carta del Prelado (Diciembre 2006)

Carta de Monseñor Javier Echevarría a los fieles del Opus Dei. El Prelado habla del Adviento, “tiempo de alegría y esperanza”.

01 de diciembre de 2006
Queridísimos: ¡que Jesús me guarde a mis hijas y a mis hijos!

Dentro de dos días comienza el Adviento, tiempo litúrgico con el que la Iglesia nos urge, de una parte, a pensar en el fin de los tiempos, cuando Cristo vendrá en el esplendor de su gloria para juzgar a todos los hombres; y de otra, a prepararnos para recordar su nacimiento temporal, hace ya veinte siglos.

Las dos venidas se encuentran íntimamente relacionadas. En la primera se ha mostrado especialmente la misericordia divina; en la última, aparecerá clara la justicia; pero una y otra son manifestación del amor de Dios a los hombres, como enseña San Pablo: se ha manifestado la gracia de Dios, portadora de salvación para todos los hombres, educándonos para que renunciemos a la impiedad y a las concupiscencias mundanas, y vivamos con prudencia, justicia y piedad en este mundo, aguardando la esperanza bienaventurada y la manifestación de la gloria del gran Dios y Salvador nuestro, Jesucristo, que se entregó a sí mismo por nosotros para redimirnos de toda iniquidad, y para purificar para sí un pueblo escogido, celoso por hacer el bien [1].

Aprovechemos la ocasión, que nos ofrece ahora la liturgia, para meditar personalmente y para recordar a otras personas las espléndidas verdades de la fe sobre los novísimos. Es frecuente que la gente experimente un cierto miedo al pensar en esas realidades postreras. Los hijos de Dios, los apóstoles de Cristo —sin tremendismos, pero también sin ingenuidades—, hemos de facilitar a los demás —sin considerarnos mejores— esa toma de conciencia que, en muchas ocasiones, puede ser el comienzo de una profunda conversión o de un mayor acercamiento a Dios.

 

Carta del Prelado-DICIEMBREe.pdb

Vota si te ha resultado útil


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *