Cuando la Tierra esté muerta, Brian W. Aldiss

El link para descargar gratis está al final, debajo de los detalles del libro.


Cuando la Tierra esté muerta, Brian W. Aldiss

La frase más simple que puede pronunciarse es también la más profunda: el tiempo

pasa. Un millón de siglos —docena más o menos— ha transcurrido desde que la familia

humana empezó a trasladarse de un planeta a otro.

Directamente, se conoce muy poco sobre los hombres primitivos o los mundos que

conquistaron. Indirectamente, sabemos mucho. La clásica Teoría de la Superanualidad

Multigrado nos ayuda en ello.

La aludida Teoría fue formulada en la Era 80 de la Starswarm, y con ella, cuarenta y

cuatro eras más tarde, nosotros podemos deducir más acerca del pasado y el presente

que de cualquier otra forma.

El quinto postulado de la Teoría establece que “los factores del progreso que

provocan los seres inteligentes, así como los que estimulan su inteligencia, son

independientes del factor de la progresión universal, dentro de ciertos límites”. Dichos

límites están definidos en los restantes postulados, pero la anterior declaración resulta ya

precisa en su simple valor.

Dicho con más sencillez significa esto: El Universo es semejante a un reloj cósmico;

las civilizaciones del hombre no son meras ruedecitas dentadas sino relojes infinitamente

menores, que marchan por su propio impulso.

Carente de su ropaje intelectual, la idea resta en pie desmedida y excitante. Significa

que en cualquier momento, los sistemas solares habitados de Starswarm —nuestra

galaxia— exhibirán las características por las que puede pasar una civilización.

Por esto resulta adecuado que en este aniversario del vuelo estelar observemos unas

cuantas entre las miríadas de civilizaciones, todas contemporáneas en un sentido, todas

aisladas en otro, que caracterizan nuestro conjunto galáctico. Tal vez podamos hallar una

pista que nos indique por qué los antiguos lanzaban sus esporas de frágil metal a las

inmensidades del espacio.

cuandolatierraestemuerta.zip

Cuando la Tierra esté muerta, Brian W. Aldiss
Vota si te ha resultado útil


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *