Divide y conquistaras, Tom Clancy

El link para descargar gratis está al final, debajo de los detalles del libro.


Divide y conquistaras, Tom Clancy

PRÓLOGO

Washington, D.C. Domingo, 13.55 hs.

Los dos hombres de mediana edad se sentaron en sendos sillones de cuero en un rincón de la biblioteca. La enorme habitación se encontraba en el ala más silenciosa de una mansión situada sobre Massachusetts Avenue. Alguien había cerrado las cortinas para proteger las pinturas centenarias de los rayos directos del primer sol de la tarde. La única luz provenía de un fuego casi apagado cuyas brasas ardían bajo las cenizas en la chimenea. El fuego otorgaba a la antigua habitación un aroma levemente ahumado.

Uno de los hombres era alto y corpulento, usaba ropa informal y tenía el cabello gris y quebradizo y la cara magra. Bebía café negro de un jarro Camp David azul mientras estudiaba una hoja de papel. El otro, sentado de espaldas a la biblioteca, era una especie de bull–dog enano de cabello rojo cortado al ras, vestido con un traje gris de tres piezas. Sos tenía entre las manos un vaso vacío que, apenas un momento antes, había rebasado de scotch. Tenía las piernas cruzadas y balanceaba el pie con nerviosismo; en las mejillas y el mentón lucia las huellas de una afeitada rápida y poco eficaz.

El hombre más alto cerró la carpeta y sonrió.

–Es un comentario maravilloso. Simplemente perfecto.

–Gracias –dijo el pelirrojo–. Jen es un excelente escritor. –Con suma lentitud descruzó las piernas y se inclinó hacia adelante, haciendo crujir el cuero del sillón–. Junto con el informe de esta tarde, esto realmente va a acelerar las cosas. Tú lo sabes, ¿no es cierto?

–Por supuesto –dijo el hombre alto. Apoyó el jarro de café sobre la mesa ratona, se levantó y fue hacia la estufa a leña–. ¿Eso te asusta? –preguntó socarronamente, levantando un atizador.

–Un poco –admitió el pelirrojo.

–¿Por qué? –preguntó el hombre alto, arrojando la carpeta a las reavivadas llamas. El papel ardió instantáneamente–. Nuestras huellas han sido borradas.

–No es por nosotros que estoy preocupado. Esto tendrá un precio, como todo en la vida –dijo con tristeza el pelirrojo

Clancy_T_26_Divide Y Conquistaras (Op-Center VII).zip

Divide y conquistaras, Tom Clancy
Vota si te ha resultado útil


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *