El Espíritu de la Liturgia, Joseph Ratzinger

El link para descargar gratis está al final, debajo de los detalles del libro.


El Espíritu de la Liturgia, Joseph Ratzinger

1.     La relación con Dios es imprescindible para relacionarnos adecuadamente con los demás hombres y con el resto de la creación
2.     Sentido de la liturgia: nos hace partícipes del mundo de Dios, de la forma de existencia en el «cielo», y hace irrumpir la del mundo divino en nuestro mundo
3.     El culmen de la creación es la alianza entre Dios y el hombre, que se verifica en el culto de la liturgia, como una participación anticipada del hombre histórico, a través de la creación, en la eternidad de Dios
4.     El culto responde a la naturaleza más íntima del ser humano, porque la persona huaman sólo se identifica plenamente a sí misma cuando acepta libremente la relación personal con Dios para la que fue creada. El culto tiene también esa dimensión reparadora de la herida causada por el alejamiento de Dios.
5.     Jesucristo como el nuevo ‘lugar’ de todo culto, que sustituye al Templo. ¿Todavía necesitamos de un espacio sagrado, de un tiempo sagrado, de unos símbolos mediadores? Sí, los necesitamos, precisamente para que aprendamos, por medio de la «imagen», por medio del signo, a ver el cielo abierto, para que lleguemos a ser capaces de reconocer el misterio de Dios en el corazón traspasado del crucificado. La liturgia introduce el tiempo terrenal en el tiempo de Jesucristo y en su presencia.
6.     La celebración tiene que ser una identificación de la vida de cada uno con la entrega de Cristo
7.     El lenguaje del cosmos y el lenguaje del corazón humano nos “hablan” de Dios
8.     La liturgia recibe todo de la Encarnación y lo refiere todo a la Resurrección, a través del camino de la cruz
9.     La liturgia y el peligro de ser creativos. La influencia del marxismo en el anhelo de creatividad
10.  La singularidad de la liturgia eucarística consiste en que es Dios mismo el que actúa, y que nosotros nos sentimos atraídos hacia esta acción de Dios. La liturgia tiene que  mostar el verdadero teo-drama que en ella se realiza
11.  Ascesis y liturgia. La participación en la liturgia es principalmente una participación existencial, que requiere un cierto esfuerzo, una cierta ascesis, para que cada uno se ofrezca  a sí mismo a Dios y a los demás, con todas sus potencias, también corporales.
12.  La liturgia no puede confundirse con un espectáculo entretenido
13.  La inculturación de la fe consiste en primer lugar en el desarrollo de una cultura cristiana, y no en un rebajamiento de la fe, de la liturgia, o de la moral para adecuarlos a otros ambientes
14.  Los padres de la Iglesia vieron en la parábola del hijo pródigo la imagen del hombre que vuelve a la fe, vuelve a casa, recupera el «primer» vestido; revestido, nuevamente, de la misericordia y del amor de Dios, que son su verdadera belleza.

El espiritu de la Liturgia.pdb

El Espíritu de la Liturgia, Joseph Ratzinger
4 (80%) 2 votos


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *