El Gusto de Vivir, Aprender a Disfruta Acerca del Agradecimientor, José Pedro Manglano Castellary

El link para descargar gratis está al final, debajo de los detalles del libro.


El Gusto de Vivir, Aprender a Disfruta Acerca del Agradecimientor, José Pedro Manglano Castellary

Acerca del agradecimiento
 
Anterior al dar gracias se encuentra el ser agradecidos. La sabiduría popular lo ha percibido con nitidez: no dar las gracias es propio del mal educado, mientras que no ser agradecido es propio del mal nacido.
Sí. Es de bien nacidos ser agradecidos. Bien nacido: bien caído e instalado en la existencia. Me encuentro viviendo en un mundo que no es yo, con el que mantengo unas relaciones. Sol, aire, mar, animales, árboles, coches, lámpara, electricidad, idioma, padres, médicos, carreteras… están ahí. Por el mero hecho de existir me relaciono con todas esas realidades. Ser bien nacido supone que esa relación sea correcta: Establecer unas correctas relaciones con el mundo requiere cultivar actitudes correctas –actitudes humanas- ante él. El agradecimiento, por lo visto, es una de esas actitudes que relacionan correctamente con la realidad.
Una vez el hombre se abre al mundo ya existente comienza la dinámica. De la misma forma que en la dinámica del tren lo primero no es el vagón sino la máquina, en esta dinámica también hay un orden: lo primero no es la acción –como sería, por ejemplo, dar gracias-, sino la actitud que adopto, el modo de predisponerme para la acción –actitud de agradecimiento-. Los vagones van a rastras de la locomotora, como las acciones siguen a las actitudes. Así, el agradecido dará gracias.
La actitud que cada uno toma ante el mundo es distinta. Pero en algo todas las actitudes son iguales: en su carácter de respuesta. Un ejemplo. El periodista Andrés Aberasturi escribe un libro sobre su hijo Cris, paralítico cerebral. En una entrevista se refiere a él:
‘El hijo –escribe- es un tremendo gesto de seriedad’. ¿Por qué? ‘Es el síndrome hospitalario. Él no sonreía nunca porque tenía miedo de las manos. Nos daban explicaciones científicas, hablaban de autismo y, ¡joder!, es que cada vez que se le acercaba alguien era para hacerle una putada. Y tenía un gesto de seriedad madura que se te quedaba clavado. Una de las cosas más duras fue conseguir que sonriera, que confiara en el ser humano’.
Quien conozca personas que hayan pasado por circunstancias parecidas a las de Cris, sometidas a repetidas y dolorosas intervenciones médicas desde sus primeros días, responden con una actitud similar: su respuesta ante el mundo es la del temor.
Esta respuesta, o mejor, esta actitud de respuesta, es inconsciente en su primer momento; en la medida en que el hombre adquiere consciencia puede conducirla y fomentarla en el sentido que considere apropiado. Si pasado el tiempo una de estas personas es capaz de ver que todo aquello lo hicieron para proporcionarle una vida más sana, poco a poco podrá ir modificando su respuesta: corregirá su actitud ante lo que le rodea.
Toda actitud, por lo tanto, es una postura, una predisposición, un modo de estar situado ante lo real, postura que adopto como respuesta al mundo con el que me encuentro. Respondo a un mundo que me habla. La respuesta se determina en función de cómo se vea lo real: si la realidad la veo como una amenaza, la respuesta es el miedo. Dependerá de la capacidad de ver –o de escuchar- de cada uno. El agradecimiento como respuesta que es también requiere una determinada capacidad de ver, y cada uno será más o menos agradecido dependiendo de cómo entienda la realidad
cada uno será más o menos agradecido dependiendo de cómo entienda la realidad
¿Cómo hay que ver lo real para que la respuesta sea la actitud del agradecimiento? El agradecido no es el hombre cortés, correcto y educado. Para eso basta con sujetarse oportunamente a una tabla de comportamientos establecidos. Lo que acompaña esta actitud del agradecimiento es, más bien, un sentirse como abrumado, avergonzado, confundido ante lo que encuentra a su alrededor. En su relación tiene la capacidad de descubrir cuatro invisibles.

 

GRATITUD.PDB

El Gusto de Vivir, Aprender a Disfruta Acerca del Agradecimientor, José Pedro Manglano Castellary
5 (100%) 1 voto


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *