El insuperable tío Wenceslao, Javier Rey de Sola

El link para descargar gratis está al final, debajo de los detalles del libro.


El insuperable tío Wenceslao, Javier Rey de Sola

Mamá dijo:

 –Mañana viene vuestro tío.

 –¿El tío Wenceslao? –preguntó Carlitos.

 Corría el verano. Nos habían anunciado su llegada días antes.

–Sí –respondió mamá–. Portaros bien y no le mareéis.

 Nos pusimos muy contentos y salimos a la calle. Carlitos y yo nos llevamos cuatro años. Él tiene cinco.

–Le han tenido que soltar –dije–. O se ha escapado.

 La última vez que vimos al tío Wenceslao fue en las fiestas de su pueblo, que era también el de mamá, en que tuvo un tropiezo que no nos explicaron y le hicieron pasar la noche en el cuartelillo. Papá dijo entonces que eso era el inicio de una vida delictiva.

Carlitos abrió los ojos como platos.

–Habrá hecho un túnel –dijo.

–O se habrá fugado por las cloacas de la cárcel. A veces los guardianes no saben que están las cloacas porque llevan mucho tiempo fuera de servicio. Antes de que a ellos les destinaran a la prisión. Pero los presos siempre las encuentran. No tienen otra cosa que hacer que descubrir la manera de escapar. Aunque puede que lo hayan soltado por buen comportamiento.

–¡Seguro que se ha escapado por las cloacas! –afirmó Carlitos.

En la plaza, la fuga del tío Wenceslao por las cloacas corrió como la pólvora.

–Eres idiota –le reproché a Carlitos–. Teníamos que mantenerlo en secreto. Seguro que la policía le persigue.

Carlitos se echó a llorar. Quiso decirles a todos que se lo había inventado.

–Si lo desmientes ahora, pensarán que es verdad.

Carlitos me miró desconsolado.

–Ya inventaremos algo –dije–. La seguridad y la vida del tío Wenceslao están en juego.

Y nos fuimos a comer porque la mañana se nos había pasado volando.

En la mesa, mamá le dio la noticia a papá.

–¿Mañana? –papá enarcó una ceja.

–¿Has hablado con el almacén? –preguntó mamá a su vez.

Papá iba a emplear al tío Wenceslao en el almacén de un amigo suyo. Mamá había insistido en esto. Según ella, en el pueblo no había ninguna perspectiva. El tío de momento viviría con nosotros.

–Espero que no me haga quedar mal –dijo papá.

–No es tan malo como crees, Jorge –dijo mamá–. Sólo necesita un poco de atención.

–¿Le persigue la policía? –preguntó Carlitos.

Rey_Tío+W…zip

El insuperable tío Wenceslao, Javier Rey de Sola
Vota si te ha resultado útil



Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *