El riesgo de la confianza

El link para descargar gratis está al final, debajo de los detalles del libro.


El riesgo de la confianzaAl paso de la oración, debemos reencontrar el hombre o la mujer unificados e integrados que podemos llegar a ser. De mirada única, de presencia entera, de atención centrada. “Aquí estoy” es el mejor modo de iniciar la oración, con el deseo de que todo yo, toda mi persona esté allí, en la presencia de Dios. “Aquí estoy ante ti, con todo lo que soy, tengo y siento”. Con mucha frecuencia no estamos donde estamos, anclados en el pasado o angustiados por el futuro, descentrados por tanta luz intermitente de colores, ajenos a nosotros mismos… Se nos olvida el presente hondo, vivo, real, que es nuestra única verdad. No escuchamos, no vemos, no sentimos lo que pasa ante nosotros, porque vivimos descentrados, al amor de muchas realidades que dispersan la vida.

El riesgo de la confianza.doc

El riesgo de la confianza
5 (100%) 1 voto


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *