Entrevista a Benedicto XVI, 05-08-2006

El link para descargar gratis está al final, debajo de los detalles del libro.


Entrevista a Benedicto XVI, 05-08-2006

El sábado 5 de agosto, en el Palacio Apostólico de CastelGandolfo, ha tenido lugar una entrevista del Santo Padre en preparación a su próximo Viaje Apostólico a Alemania.

La entrevista, concedida en lengua alemana a la cadena televisiva Bayerischer Rundfunk (ARD); ZDF; Deutsche Welle y a Radio Vaticano, fue realizada técnicamente por la Bayerischer Rundfunk y fue transmitida en Alemania en la tarde del 13 de agosto.

Pregunta: Santo Padre, en septiembre usted visitará Alemania o, con más precisión, naturalmente Baviera. “El Papa tiene nostalgia de su patria”, así han dicho sus colaboradores en el curso de la preparación de este viaje. ¿Qué temas desearía tocar en particular durante la visita, y el concepto de “patria” forma parte de los valores que desea proponer en particular

Benedicto XVI: Ciertamente. El motivo de la visita es precisamente que quería volver a ver los lugares, las personas con las que he crecido, que me han marcado y han formado parte de mi vida. Personas a las que quería agradecer. Y naturalmente también expresar un mensaje que vaya mas allá de mi tierra, como es coherente con mi ministerio. Simplemente he dejado que las conmemoraciones litúrgicas me indicaran los temas. El asunto fundamental es que debemos redescubrir a Dios, no a un Dios cualquiera, sino al Dios con el rostro humano, porque cuando vemos a Jesucristo vemos a Dios. Y partiendo de esto debemos encontrar los caminos para encontrarnos en la familia, entre las generaciones y también entre las culturas y los pueblos, entre los caminos de la reconciliación y la convivencia pacifica en este mundo, y los caminos que conducen hacia el futuro. Y estos caminos hacia el futuro no los encontraremos si no recibimos la luz desde lo alto. Por tanto, no he decidido temas muy específicos, pero, por así decirlo, es la liturgia la que me guía a expresar el mensaje fundamental de la fe, que naturalmente se inserta en la actualidad de hoy, en la que sobre todo queremos buscar la colaboración de los pueblos y los caminos posibles hacia la reconciliación y la paz.

Pregunta: Como Papa, usted es responsable de la Iglesia en el mundo entero. Pero naturalmente su visita hace que la atención se dirija a la situación de los católicos en Alemania. Ahora todos los observadores concuerdan que la atmósfera es buena, también gracias a su elección. Pero naturalmente los antiguos problemas permanecen. Sólo por poner algunos ejemplos: cada vez menos practicantes, cada vez menos bautizados, sobre todo cada vez menos influencia en la vida social. ¿Cómo ve la actual situación de la Iglesia católica en Alemania?

Benedicto XVI: Ante todo diría que Alemania forma parte de Occidente, si bien con sus características particulares, y en el mundo occidental hoy vivimos una ola de un nuevo iluminismo drástico o laicidad, o como se le quiera llamar. Creer se ha vuelto más difícil, porque el mundo en el que nos encontramos está hecho completamente por nosotros mismos y en el que, por decirlo así, Dios ya no aparece directamente. Ya no se bebe directamente de la fuente, sino del recipiente que se nos presenta ya lleno, etc. Los hombres se han construido el propio mundo, y encontrar a Él en este mundo se ha convertido en algo muy difícil. Esto no es específico de Alemania, si no que es algo que se constata en todo el mundo, de manera particular en el occidental. Por otra parte, Occidente viene hoy tocado fuertemente por otras culturas, en las que el elemento religioso de origen es muy poderoso, y quedan horrorizadas por la frialdad que encuentran en Occidente en lo que respecta a Dios. Y esta presencia de lo sagrado en otras culturas, aunque si velada de muchas maneras, toca nuevamente al mundo occidental, nos toca a nosotros, que nos encontramos en el “cruce” de tantas culturas. Y también de lo más profundo del hombre en Occidente, y en Alemania, surge la pregunta de algo “más grande”. Vemos que en la juventud aparece la búsqueda de ese “más”; vemos cómo en cierto modo el fenómeno religión -como se dice- vuelve, también si se trata de un movimiento de búsqueda a menudo indeterminado. Pero con todo esto la Iglesia está de nuevo presente, la fe se ofrece como respuesta. Pienso que justamente esta visita, como ya la de Colonia, será una oportunidad para que se vea que creer es algo bello, que el gozo de una gran comunidad universal posee una fuerza que arrastra, que tras ella hay algo de importante y que por lo tanto junto a los nuevos movimientos de búsqueda, existen también nuevas desembocaduras de la fe que nos llevan los unos hacia los otros y que son positivas también para la sociedad en su conjunto.

Pregunta: Santo Padre, hace exactamente un año usted estaba en Colonia con los jóvenes, y creo que en esa oportunidad haya experimentado que la juventud está extraordinariamente lista a acoger, y que usted haya sido muy bien acogido. En este próximo viaje ¿lleva quizá un mensaje especial para los jóvenes?

Benedicto XVI: Quisiera decir antes que nada: que estoy muy contento de que haya jóvenes que quieran estar juntos, que quieran estar juntos en la fe, y que quieran hacer el bien. La disponibilidad al bien es muy fuerte en la juventud, basta pensar en las diversas formas de voluntariado. El compromiso para ofrecer en primera persona una contribución propia ante las necesidades de este mundo es una gran cosa. Un primer impulso puede ser por lo tanto alentar a esto: ¡id adelante! ¡Buscad las ocasiones para hacer el bien! ¡El mundo necesita de esta

Entrevista del Papa Benedi.pdb

Entrevista a Benedicto XVI, 05-08-2006
Vota si te ha resultado útil


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *