Estado de sitio, Tom Clancy

El link para descargar gratis está al final, debajo de los detalles del libro.


Estado de sitio, Tom Clancy

PRÓLOGO

Kampong Thom, Camboya, 1993

Murió mientras él la abrazaba bajo una aurora brillante. Sus párpados se cerraron suavemente, un débil aliento surgió de su delicada garganta, y luego se fue.

Hang Sary observó el rostro pálido de la joven. Observó el pasto y la tierra en su cabello húmedo y los cortes en la frente y surcándole la nariz. Sintió repugnancia al ver el lápiz labial rojo sobre su boca, el colorete que le habia embadurnado la mejilla, y el rimmel gris carbón que le chorreaba desde los ojos hasta las orejas.

No era así como tenía que ser. Ni siquiera aqui, en una tierra donde el concepto de inocencia era tan extraño como el sueño de paz.

Phum Sary no deberia haber muerto tan joven, y no deberia haber muerto asi. Nadie deberia morir así, tendido en un ventoso campo de arroz, con su sangre tiñendo el agua fresca de un rojo barroso. Pero al menos Phum habia muerto sabiendo quién era el que la sostenía en sus brazos. Al menos no murió como probablemente habia vivido la mayor parte de su vida, sola y desprotegida. Yaunque la búsqueda que Hang nunca habia llegado a abandonar ahora habia terminado, supo que otra estaba por comenzar.

Hang tenía las rodillas levantadas y en su regazo yacia la cabeza de su hermana. Tocó levemente la fria punta de su nariz, la fina linea de su mandibula, la boca redonda. Una boca que salia estar siempre sonriente, más allá de lo que Phum estuviera haciendo. La muchacha parecía tan pequeña y frágil.

Levantó sus brazos del agua y se los puso sobre la cintura del ajustado vestido de lamé azul. La atrajo un poco más hacia si. Se preguntó si alguien la habría abrazado asi en diez años. ¿Su vida habia sido siempre tan horrible? ¿Finalmente se habia hartado y habia decidido que era preferible morir?

La cara alargada de Hang se tensó al pensar en la vida de su hermana. Después estalló en lágrimas. ¿Cómo pudo haber estado tan cerca y no saberlo? Él y Ty habian estado en el pueblo, de incógnito, durante casi una semana. ¿Podria alguna vez perdonarse por no haberla visto a tiempo para salvarla?

La pobre Ty iba a estar inconsolable cuando se enterara de quién se trataba. Ty habia estado haciendo un reconocimiento de campo, intentando averiguar quién estaba detrás de todo aquello. Le habia enviado un radiomensaje a Hang para avisarle que aparentemente una de las mujeres habia tratado de escapar poco después del amanecer, cuando cambió la guardia. La persiguieron y le dispararon. Phum habia recibido la bala en un costado. Debia haber corrido y después caminado, hasta que ya no pudo moverse. Después debia haberse tendido alli a mirar el menguante cielo nocturno. De niña, Phum salia mirar mucho el cielo. Hang se preguntó si aquel cielo, los recuerdos de un tiempo mejor, le habrían proporcionado a su hermana menor un poco de paz en el final.

El joven deslizó sus dedos temblorosos por el cabello largo y negro de su hermana. A lo lejos oyó chapoteos. Debia ser Ty. Le habia enviado un radio a su compañera diciendo que habia ubicado a la muchacha y la habia visto caer. Ella dijo que estaria alli en media hora. Habian pensado que al menos la muchacha podria darles un nombre, ayudarlos a quebrar la monstruosa asociación que estaba destruyendo tantas jóvenes vidas. Pero eso no ocurrió. Al verlo, Phum sólo tuvo fuerzas para decir su nombre. Murió con el nombre de su hermano y un principio de sonrisa en los labios rojos, no con el nombre de la criatura que habia provocado todo eso.

Ty llegó y se inclinó para mirar. Vestida como una campesina local, permaneció alli parada con el viento susurrando a su alrededor. Después ahogó un grito. Se arrodilló junto a Hang y lo rodeó con sus brazos. Ninguno de los dos se movió ni habló durante varios minutos. Luego, lentamente, Hang se puso de pie con el cuerpo de su hermana en los brazos. La llevó hacia la vieja camioneta que le servia como fortin de campo.

Sabía que no debian irse de Kampong Thom ahora. No cuando estaban tan cerca de conseguir lo que necesitaban. Pero tenía que llevar a su hermana a casa. Era alli donde debia ser sepultada.

Pronto el sol entibió y luego calcinó su espalda humedecida. Ty abrió la parte de atrás de la camioneta y estiró una manta sobre las cajas. Dentro de ellas habia armas y equipos de radio, mapas y listas, y una potente bomba incendiaria. Hang llevaba un disparador a distancia enganchado en el cinturón. Si alguna vez los atrapaban, destruiria todo lo que habia en el auto. Luego se suicidaria con la Smith & Wesson calibre 357 que llevaba. Lo mismo haria Ty.

Con la ayuda de Ty, Hang ubicó sobre la manta el cuerpo de su hermana. La envolvió dulcemente. Antes de partir, echó una mirada al campo. Habia sido santificado con la sangre de Phum. Pero la tierra no estaria limpia hasta que fuera lavada con la sangre de los que habian hecho esto.

 

Clancy_T_25_Estado De Sitio (Op-Center VI).zip

Estado de sitio, Tom Clancy
5 (100%) 1 voto


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *