Histeria y Narración en la Regenta, Mª Giovanna Tomsich

El link para descargar gratis está al final, debajo de los detalles del libro.


 Histeria y Narración en la Regenta, Mª Giovanna Tomsich

La «Introducción» de Sergio Beser a los ensayos reunidos bajo el título de Clarín y La Regenta1 despeja el camino para una interpretación del naturalismo de La Regenta y últimamente del naturalismo en España. No en el sentido de desechar o de marcar a fuego lo dicho anteriormente, sino de integrarlo en una nueva línea. Aunque la mayor parte de la crítica anterior arranca de una perspectiva más bien obtusa, de comparación y búsqueda de calcos de las novelas de Zola, los datos aportados constituyen un acervo significativo para delinear la historia de este movimiento en España2. Otra declaración se destaca en la «Introducción» de Beser y es la de indicar los límites de los análisis que se proponen demostrar o rechazar el naturalismo de La Regenta. «Sólo un examen efectuado en relación con el contexto histórico-literario podrá ser útil, examen que deberá ser un fragmento, con sentido unitario si queremos, del estudio del naturalismo español»3.
Lo que expongo a continuación se sitúa en la linea que cruza el contexto histórico-literario para aclarar un elemento vital de La Regenta4. Mi tesis es que esta novela estriba en una entidad médica: la histeria. Un recorrido rápido en la memoria por las novelas realistas del siglo XIX, leídas en el transcurso de los años, me hace pensar que varias, y entre ellas la otra novela de Clarín, Su único hijo, y Lo prohibido de Pérez Galdós, impresa en el mismo año que La Regenta, pueden conjugarse bajo el paradigma de la histeria. Por el momento me limito a la más insigne.
Pocos son los estudios sobre La Regenta que no toquen, por lo menos de paso, el psicologismo y la insistencia en los impulsos sexuales de los personajes. Estos temas exigen, sin embargo, un análisis más riguroso partiendo del concepto de documento humano y de la posible documentación del escritor al forjarlo. Clarín da un sentido dinámico a este concepto para que la mímesis resulte más completa en esa forma total de la literatura que es para él la novela:

Es preferible ver el estudio del hombre en la acción exterior, en la lucha con la sociedad, a verle sólo por dentro, en un análisis psicológico en que se prescinde de lo que esté fuera del carácter estudiado5.

 

En efecto, el intersectarse de las vivencias de los personajes de La Regenta en el ambiente de Vetusta, responde tan sólo ilusionariamente a la

Histeria y narración en _La.pdb

Vota si te ha resultado útil


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *