Historia de los Salmos, Juan Pablo II

El link para descargar gratis está al final, debajo de los detalles del libro.


Historia de los Salmos, Juan Pablo II 

1. Antes de emprender el comentario de los diferentes salmos y cánticos de alabanza, hoy vamos a terminar la reflexiónintroductiva comenzada con la catequesis pasada. Y lo hacemos tomando pie de un aspecto muy apreciado por la tradiciónespiritual: al cantar los salmos, el cristiano experimenta una especie de sintonía entre el Espíritu, presente en las Escrituras, yel Espíritu que habita en él por la gracia bautismal. Más que rezar con sus propias palabras, se hace eco de esos «gemidosinefables» de que habla san Pablo (cf. Romanos 8, 26), con los que el Espíritu del Señor lleva a los creyentes a unirse a lainvocación característica de Jesús: «¡Abbá, Padre!» (Romanos 8, 15; Gálatas 4, 6).

Salmos Hª.doc

Vota si te ha resultado útil



Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *