Homilía, Celibato y Castidad

El link para descargar gratis está al final, debajo de los detalles del libro.


Homilía, Celibato y Castidad

La castidad, amigo mío, la castidad perfecta, de la que voy a hablarte ahora, es el reverso de la medalla del amor. Un sencillo ejemplo, tomado del amor humano, nos ayudará a comprender y a profundizar el sentido que esta virtud ha de tener para nosotros. Cuando en el mundo se ama de verdad a una persona, y se la ama hasta el punto de quererla como compañera de toda la vida, este amor es y debe ser necesariamente exclusivo: este amor ocupa plenamente el corazón y la vida de la persona, y, lógicamente, excluye otros amores incompatibles con él.
Pues con ese mismo corazón con que amamos en el mundo y a las personas del Mundo, hemos de amar a Dios nuestro Señor: y ese mismo corazón que damos a los amores nobles y limpios de la tierra es el que hemos dado a Jesús nosotros, los que hemos ido tras Él, renunciando con alegría a otros afectos, que, por el hecho de ser humanos, no dejan de ser grandes.

CELIBATO Y CASTIDAD.pdb

Homilía, Celibato y Castidad
5 (100%) 2 votos


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *