Homilía, En Presencia de Dios

El link para descargar gratis está al final, debajo de los detalles del libro.


Homilía, En Presencia de Dios

Adimplebis me laetitia cum vultu tuo; me llenarás de alegría con tu presencia. Norma práctica y segura de perfección es el ejercicio continuo de la presencia de Dios. Vivir contigo, Señor, buscar tu presencia, trabajar sintiéndonos seguidos por tu mirada y verte a Ti en todos los acontecimientos que tejen nuestra vida cotidiana. Saber que puede y debe vivir siempre en la presencia de Dios es, para el cristiano, motivo perenne de alegría.
Haz que no falte nunca, ¡oh Señor!, en nuestras jornadas la alegría de tu presencia, que no falte en nuestras dificultades cotidianas, en los momentos duros, el consuelo de saberte presente. Horas non numero nisi serenas, no cuento sino las horas serenas: esta inscripción que, bajo un reloj de sol, rompía con su esbelta gracia la austeridad de un viejo muro romano, la he visto vivida y saboreada en la alegría serena que gozan y difunden a su alrededor las almas que caminan en la presencia de Dios. El sentido sobrenatural de la vida ?sol que está sobre el horizonte del alma cristiana? disipará con la fuerza de la fe todas las preocupaciones y las ansiedades cotidianas, para dejar al alma en la serenidad de quien lo sabe mirar todo con los ojos de Dios.

EN PRESENCIA DEL PADRE.pdb

Vota si te ha resultado útil


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *