Homilias, Juan Pablo I

El link para descargar gratis está al final, debajo de los detalles del libro.


Homilias Juan Pablo I 

 

Parte I

———-

 

Es agradable sentirse animados

 

El fenómeno de haber muchos catequistas no es nuevo, sino gozoso. Y será más gozoso si los catequistas tienen las dotes requeridas. Primera, la vida limpia y esplendorosa de bondad. Siempre me han impresionado San Pablo y Manzoni. Escribió el primero: “Tú enseñas a los otros pero, ¿te enseñas a ti mismo?” (cfr. Rm 2, 21). Escribe el segundo, luego de haber expuesto cosas bellísimas sobre la religión: “Pensando en el demasiado mal que he sido y en el poco bien que aún soy, me avergüenzo con frecuencia y tal vez me remuerde el arrogarme que yo sé celebrar la religión”.

 

En religión se enseña, en efecto, sobre todo, lo que se es. Conocer bien es otra dote. Y no basta haber estudiado; hay que mantenerse actualizado: si no se estudia, las nociones se escapan, barridas por el viento, por ideas y preocupaciones extrañas. Decía San Bernardino de Siena: “… si yo no hubiera aprendido, vosotros no me oiríais la palabra que os predico: que sólo por estudiar ha venido”. Pero lo mismo quería también que las cosas dichas fueran dichas con claridad. Y contó acerca de dos frailes: uno era un predicador bonísimo, que “hablaba tan sutilmente, que era una maravilla”; el otro “tan grueso”. El primero hizo la prédica; el segundo la escuchó y la magnificó a los compañeros frailes. Y este: “Di sobre lo que él dijo”. Y él: “Vosotros habéis perdido la más bella prédica que jamás habríais podido oír… Él habló tan alto que yo no entendí nada”.

Homilías.doc

Homilias, Juan Pablo I
Vota si te ha resultado útil



Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Homilías, Juan Pablo I

El link para descargar gratis está al final, debajo de los detalles del libro.


Homilías, Juan Pablo I

 

Es agradable sentirse animados

 

homilias1.htm

Homilías, Juan Pablo I
Vota si te ha resultado útil


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *