Idealismo, Positivismo, Espiritualismo en la obra de Emilia Pardo Bazán, José Manuel González Herrán

El link para descargar gratis está al final, debajo de los detalles del libro.


Idealismo, Positivismo, Espiritualismo en la obra de Emilia Pardo Bazán, José Manuel González Herrán

 

Según las palabras iniciales del documento que sirvió como convocatoria de este encuentro, «el Congreso Idealismo, Positivismo y Espiritualismo en las letras españolas del siglo XIX pretende encauzar una reflexión que, más allá de la historia de la literatura y del estudio de los grandes movimientos literarios (…), tenga por objeto las grandes orientaciones de pensamiento que rigen la vida intelectual en aquella centuria y condicionan los movimientos o las escuelas literarias decimonónicas»1. Pues bien, sin desdeñar tan acertada propuesta metodológica, aludiré aquí más a los movimientos literarios decimonónicos (Romanticismo, Realismo, Naturalismo, Simbolismo, Modernismo) que a las corrientes de pensamiento o actitudes ideológicas orientadoras de aquellos. Mi intención es mostrar cómo tales tendencias y corrientes (que son también momentos sucesivos de un discurso literario colectivo) pueden advertirse en el proceso de una obra literaria individual, cuando ésta es tan dilatada y varia como la de Emilia Pardo Bazán. Una escritora que, entre otras censuras, tuvo que soportar la de que -la donna è mobile, qual piuma al vento- pretendía estar siempre «a la última moda» (…de París, claro): en la correspondencia cruzada entre algunos de sus colegas -y no muy amigos: Valera, Menéndez Pelayo, Pereda, Clarín- hay abundantes muestras de tal reproche, que por ser bien conocidas no hará falta recordar aquí. Mi interpretación, aunque reconozca en los sucesivos cambios estéticos de la escritora coruñesa una cierta superficialidad, quiere ser más justa: al margen de las motivaciones psicológicas de aquellos cambios (que aquí no me importan), creo que en pocas figuras de las letras españolas de su tiempo puede advertirse de una manera más pedagógica el proceso ideológico y estético cuyas etapas u orientaciones en este Congreso estudiamos.
Sin ánimo (ni tiempo) de repasar ahora su ingente producción literaria -en parte todavía pendiente de inventario y recopilación-, es conveniente para la argumentación   -142-   de mi tesis reconstruir el desarrollo de aquella obra en los cincuenta y cinco años que duró, desde los relatos y poemas adolescentes de 1865-1866 (y aún antes, si encontrásemos las quintillas patrióticas que en sus Apuntes biográficos recordaba haber escrito a los ocho años2) hasta los últimos cuentos y artículos, casi inmediatos a su muerte en mayo de 1921. Ese repaso a la obra pardobazaniana nos permitirá -espero- mostrar cómo se advierten en ella las tendencias ideológicas y estéticas que sucesivamente marcaron las letras españolas del siglo XIX.
Hasta no hace mucho eran casi desconocidos los escritos de la joven Emilia; aparte de los rescatados por Clémessy, Paredes y Hemingway, a los que enseguida me referiré, investigaciones recientes (entre ellas, las del equipo que dirijo en la Universidad de Santiago de Compostela) están permitiendo acceder a bastantes textos, inéditos o poco difundidos, de sus 15 a 30 años, antes de la consagración literaria que significó Un viaje de novios en 1881.

Idealismo, positivismo,.pdb

Idealismo, Positivismo, Espiritualismo en la obra de Emilia Pardo Bazán, José Manuel González Herrán
Vota si te ha resultado útil


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *