Jaque al poder, Tom Clancy

El link para descargar gratis está al final, debajo de los detalles del libro.


Jaque al poder, Tom Clancy

Martes, 16.10, Seúl

Gregory Donald bebió un trago de escocés y su mirada recorrió el bar atestado. –¿Alguna vez te descubriste pensando en el pasado, Kim? No me refiero a lo que pasó esta mañana o la semana pasada, sino… en el pasado.

Kim Hwan, delegado director de la Agencia Central de Inteligencia Coreana, utilizó una bombilla de plástico rojo para pescar la rodaja de limón que flotaba en su Coca–Dieto

–Para mi , Greg, esta mañana es el pasado. Particularmente en dias como éste. Qué no daria yo por estar en el bote pescando con mi tia Pak en Yangyang.

Donald rió.

–¿Sigue siendo el mismo cascarrabias de antes?

–Todavia más cascarrabias, si eso fuera posible. ¿Recuerdas que le gustaba tener dos botes de pesca? Bueno, se deshizo de uno. Dijo que no podía tolerar tener un socio. Pero algunas veces preferiria estar peleando contra los peces y las tormentas y no contra los burócratas. Tú ya sabes cómo era eso.

Por el rabillo del ojo, Hwan observó cómo los dos hombres que estaban sentados a su lado pagaban la cuenta y se iban.

Donald asintió.

–Me acuerdo muy bien. Por eso me retiré.

Hwan se inclinó para acercarse más, mirando a su alrededor. Entrecerró los ojos, y los rasgos claros y marcados de su rostro adquirieron un aire conspirativo.

–No quise decir nada mientras los editores de la Prensa de Seúl estaban sentados aqui, ¿pero te diste cuenta de que me han prohibido usar los helicópteros hoy?

Donald arqueó las cejas, sorprendido.

–¿Están locos?

–Peor. Son imprudentes. Los monos de la prensa dijeron que el vuelo constante de los helicópteros sobre sus cabezas haria demasiado ruido y estropearia las ondas de sonido. Así que, si pasa algo, no habrá vigilancia aérea.

Donald terminó su escocés, y luego metió la mano en el bolsillo interno de su chaqueta de tweed.

–Es molesto, pero todo es igual aqui, Kim. Los mercaderes se han apoderado del talento. Así funcionan el trabajo de inteligencia, el gobierno, y hasta la Sociedad de Amigos. Ya nadie se arroja a la pileta. Todo debe ser estudiado y evaluado hasta que tu iniciativa sea más fria que Custer.

Hwan sacudió lentamente la cabeza.

–Me senti desilusionado cuando te negaste a unirte a los grupos de investigación, pero fuiste astuto. Olvidate de mejorar la manera de funcionar de la agencia: paso la mayor parte del tiempo luchando solo para mantener el statu qua.

–Pero nadie lo hace mejor que tú.

Hwan sonrió.

–Porque yo amo la agencia, ¿verdad? –Donald asintió. Habia sacado del bolsillo su pipa de espuma de mar Block y un paquete de tabaco Balkan Sobranie.

–Dime… ¿estás esperando que hoy haya problemas?

–Hemos recibido amenazas y advertencias de la acostumbrada lista de radicales, revolucionarios y locos, pero sabemos quiénes son y dónde están y los estamos vigilando. Son como esos fanáticos excéntricos que llaman a Howard Stern después de cada show. La misma madera, distinto dia. Pero la mayoria son pura palabra.

Donald volvió a arquear las cejas mientras colocaba un poco de tabaco en su pipa. –¿Tienes a Howard Stern?

Hwan terminó su refresco.

–No. Escuché cintas de contrabando cuando desbaratamos un anillo pirata la semana pasada. Vamos, Greg, tú conoces este país. El gobierno piensa que Oprah es demasiado arriesgado la mayor parte del tiempo.

Donald soltó una carcajada y, mientras Hwan se daba vuelta y le decia algo al mozo, sus ojos azules volvieron a recorrer lentamente el salón oscuro.

Clancy_T_21_Jaque Al Poder (Op-Center).zip

Jaque al poder, Tom Clancy
5 (100%) 1 voto


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *