Las Buenas Amistades Amigos del Fundador, José Miguel Cejas

El link para descargar gratis está al final, debajo de los detalles del libro.


Las Buenas Amistades Amigos del Fundador del Opus Dei, José Miguel Cejas

            “Dios los cría y ellos se juntan”, recuerda el refranero; y en las amistades, los negocios y los casamientos se confirma día tras día el dicho: para lo bueno y para lo malo.
            En el caso que ahora nos ocupa es para lo bueno. En un libro testimonio sobre el Fundador del Opus Dei escrito por un amigo suyo, Mons. García Lahiguera, se pone de manifiesto que también los hombres santos, después de criarlos Dios, se van juntando y haciéndose amigos entre sí.
            El futuro beato Josemaría Escrivá de Balaguer falleció santamente el 26 de junio de 1975; su amigo García Lahiguera murió con fama de santidad el 14 de julio de 1989 y hay numerosos fieles que se acogen a su intercesión. Y no es el único amigo del Fundador del Opus Dei que quizá veamos dentro de poco en los altares.
            En las páginas siguientes se evocan algunas de las amistades del Fundador con diversas personalidades de la Iglesia, que son en la mayoría de los casos Fundadores de diversas instituciones y se encuentran también en proceso de Beatificación. En otros casos, se trata de personas que murieron con fama de santidad o que recibieron gracias muy singulares de Dios.
            En lo que se refiere a los Fundadores, hay que anotar un hecho singular: las instituciones que fundaron estos hombres, tan amigos entre sí, son muy variadas y distintas, y constituyen una elocuente manifestación de la diversidad de dones que el Espíritu concede a la Iglesia. Sin embargo, la disparidad de talantes y mentalidades que se advierte en esas instituciones no impidió que se estableciera entre sus Fundadores una profunda sintonía interior desde el punto de vista espiritual, y que les uniera una cordialísima amistad desde el punto de vista humano, llena de confianza y buen humor.
            Este puñado de amigos son un ejemplo actual de esas “buenas amistades” que tanto bien han hecho a la Iglesia a lo largo de su historia. Gozaron de una buena amistad San Ambrosio y San Agustín; Santo Tomás de Aquino y San Alberto Magno; San Francisco de Sales y Santa Juana de Chantal, sin olvidar a aquel grupo de amigos florentinos del siglo XIII que acabaron convirtiéndose en los Siete Santos Fundadores. Está claro que la amistad con Dios ayuda mucho a la amistad con los hombres.
Amigo de todos
            “A quien se acercara personalmente al Fundador del Opus Dei no le quedaba más posibilidad que llegar a ser amigo suyo para siempre -afirmaba el Obispo de Essen, Franz Hengsbach-. Esta es mi experiencia y la de muchas personas, tal como constata uno de sus biógrafos: ‘era muy alegre y comprensivo, y muy sencillo y sin recámaras, se hacía amigo de todos y todos le querían. Yo no supe de nadie que tuviera enemistad con él’ (Salvador Bernal, pág. 147). Quería ser amigo de todos…”.

JMCejas AmigosdelFundador.pdb

Las Buenas Amistades Amigos del Fundador, José Miguel Cejas
Vota si te ha resultado útil


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *