Le Vocis, Sobre la Devoción a San José

El link para descargar gratis está al final, debajo de los detalles del libro.


LE VOCIS…

SOBRE LA DEVOCION A SAN JOSE

Exhortación Apostólica del Papa Juan XXIIIpromulgada el 19 de Marzo de 1961

Las voces que de todos los puntos de la tierra Nos llegan, como expresión de alegre

esperanza y deseos por el feliz éxito del Concilio Ecuménico Vaticano II, impulsan cada

vez más Nuestro ánimo a sacar provecho de la buena disposición de tantos corazones

sencillos y sinceros, que con amable espontaneidad se vuelven a implorar el auxilio

divino para acrecentamiento del fervor religioso, para clara orientación práctica en todo

lo que la celebración conciliar supone y nos promete incremento de la vida interior y

social de la Iglesia y de renovación espiritual de todo el mundo.

Y ved cómo nos encontramos ahora, al aparecer la nueva primavera de este año y ante

la proximidad de la Sagrada Liturgia Pascual, con la humilde y amable figura de San

José, el augusto esposo de María, tan caro a la intimidad de las almas más sensibles a

los atractivos de la ascética cristiana y de sus manifestaciones de piedad religiosa,

contenidas y modestas, pero tanto más agradables y dulces.

En el culto de la Santa Iglesia, Jesús, Verbo de Dios hecho hombre, pronto tuvo su

adoración incomunicable como esplendor de la substancia de su Padre, que se irradia en

la gloria de los Santos. María, su madre, le siguió muy de cerca ya desde los primeros

siglos, en las representaciones de las catacumbas y de las basílicas, piadosamente

venerada como sancta María mater Dei. En cambio, José, fuera de algún brillo de su

figura que aparece alguna vez en los escritos de los Padres, permaneció siglos y siglos

en su característico ocultamiento, casi como una figura decorativa en el cuadro de la

vida del Salvador. Y hubo de pasar algún tiempo antes de que su culto penetrase de los

ojos al corazón de los fieles y de él sacasen especiales lecciones de oración y confiada

devoción. Estas fueron las alegrías fervorosas, reservadas a las efusiones de la edad

moderna -¡cuán abundantes e impresionantes!-, y entre ellas Nos ha complacido

especialmente fijarnos en un aspecto muy característico y significativo.

Sobre la devoción a SJosé.PDB

Vota si te ha resultado útil



Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *