Los renglones torcidos de Dios, Torcuato Luca de Tena

El link para descargar gratis está al final, debajo de los detalles del libro.


Los renglones torcidos de Dios, Torcuato Luca de Tena

JORNADA PRIMERA
 
            Sala de armas del castillo de don Nuño Manso de Jarama, Conde de Olmo. En el lateral derecha, primer término, una puerta. En segundo término y en ochava, una enorme chimenea. En el foro, puertas y ventanales que comunican con una terraza. En el lateral izquierda, primer término, el arranque de una galería abovedada. En último término, otra puerta. Tapices, muebles riquísimos, armaduras, etc. Es de noche. Hermosos candelabros dan luz a la estancia. En la chimenea, viva lumbre. La acción en las cercanías de León, allá en el siglo XII, durante el reinado de Alfonso VII.
 
Al levantarse el telón, están en escena el CONDE NUÑO, MAGDALENA, su hija; DOÑA RAMÍREZ, su dueña; DOÑA NINÓN, BERTOLDINO, un joven juglar, LORENZANA, ALDANA, OLIVA, varios escuderos y todas las mujeres que componen la servidumbre del castillo, dos FRAILES y dos PAJES. EL CONDE, en un gran sillón, cerca de la lumbre, presidiendo el cotarro, y los demás formando artístico grupo y escuchando a BERTOLDINO, que en el centro de la escena está recitando una trova.
 
NUÑO.– (A Bertoldino muy campanudamente.)
Ese canto, juglar, es un encanto.
Hame gustado desde su principio,
y es prodigioso que entre tanto canto
no exista ningún ripio
 
MAGDALENA.– Verdad.
 
NUÑO.– (A Bertoldino.)Seguid.
 
BERTOLDINO.– (Inclinándose respetuoso.) Mandad.
 
NUÑO.– (Enérgico a varios que cuchichean.) ¡Callad!
 
BERTOLDINO.– Oid. (Se hace un gran silencio y recita enfáticamente.)
Los cuatro hermanos Quiñones
a la lucha se aprestaron,
y al correr de sus bridones,
como a cuatro exhalaciones,
hasta el castillo llegaron.
¡Ah del castillo! -Dijeron-.
¡Bajad presto ese rastrillo!

Luca de Tena Torcuato – Los renglones torcidos de Dios [doc].zip

Los renglones torcidos de Dios, Torcuato Luca de Tena
Vota si te ha resultado útil


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *