Memoria de la hermana Lucía

El link para descargar gratis está al final, debajo de los detalles del libro.


 
Memoria de la hermana Lucía

INTRODUCCIÓN A LAS MEMORIAS

DE LA HERMANA LUCÍA

Después de haber presentado las Memorias de Lucía en las

principales lenguas europeas, incluida la española, existía una necesidad

urgente de presentar una edición dirigida a ese inmenso y

admirado mundo de lengua hispana, que puebla las dos Américas.

Esta edición, sin embargo, debía aprovechar las experiencias

editoriales de todas las otras; y, en cuanto posible, superarlas en

perfección en algunos puntos. He aquí los principales.

Para nuestra traducción española sí hemos tenido en cuenta

las anteriores, aun parciales; pero hemos realizado un nuevo intento

de revisión completa y actualizada. La labor estaba facilitada,

ya en gran parte, porque, si ya la sintaxis española y portuguesa,

son tan semejantes, lo son mucho más en la pluma de Lucía, que

había asimilado bien el español, y hasta se deja influir en muchas

ocasiones por sus modalidades linguísticas y fonéticas. Escribiendo

Lucía sus Memorias en España, en Pontevedra y Tuy, hablando

ordinariamente español, ejerciendo un apostolado catequístico

importante entre los rapaces de Tuy, a Lucía se le adhirieron tantos

y tantos españolismos que afloran continuamente en sus escritos.

Pero, precisamente por ello, era necesario poner mucha atención

para que, del entrecruzamiento de las dos lenguas, no resultaran

muchos falsos entendidos, de que no se ven libres las anteriores

traducciones que conocemos. Otras veces, la similitud entre

las lenguas ha engañado a los traductores.

Pero, además de una cuidada traducción, nos hemos empeñado

en una crítica revisión literaria. Nuestra traducción debía ser,

primero, exacta; pero no «rígida»; literal, sí en lo posible; –y esto no

es difícil en la mayor parte de los casos,– pero siempre según el

genio, la flexión y la armonia de la lengua castellana. Debía, sí,

observar las reglas de la propia sintaxis gramatical del castellano;

pero la fidelidad al pensamiento de la Hermana Lucía debía permanecer

intocable.

Creemos haber conseguido nuestro propósito. Y nuestros lectores

de habla hispana, de toda América, pueden tener la certeza

de hallarse ante un texto que reproduce fielmente, en castellano,

los originales manuscritos de Lucía.

8

Puesto que la Hermana Lucía, en el período que escribe estos

documentos, entre 1935 y 1941, sólo gradualmente ha ido perfeccionando

su ortografía, su sintaxis y su mismo estilo redaccional, y,

desde luego, su propia caligrafía, es a nosotros a quien hay que

atribuir muchas veces ciertas correcciones en todos esos puntos.

El lector, sin embargo, puede estar seguro de que esas correcciones

han sido hechas precisamente, no para alterar o deformar

en lo más mínimo el pensamiento original de la célebre y respetada

autora, sino precisamente para ponerlo mejor en evidencia.

Hemos de decir lo mismo de las divisiones introducidas y de

sus títulos. La Hermana Lucía, no obstante la grande lucidez, orden

y claridad con que escribe, no se cuidaba, naturalmente, de

división alguna de partes, prólogos, números y epílogos. Pero es

tan nítido, decimos, su pensamiento, observa tal orden lógico y

cronológico en la redacción de estos ya extensos escritos, que

apenas nos hemos tenido que esforzar por encontrar esas divisiones

para darles los títulos convenientes. En cambio, el lector se

halla ante unos escritos diáfanos, llenos de claridad meridiana, que

la vista va recorriendo con facilidad y deleite.

Hemos, sí, añadido algunas notas explicativas, de tipo histórico

o crítico; pero sólo las estrictamente necesarias para que el

lector comprendiera ciertos pasajes difíciles.

Dado el carácter popular de esta edición, finalmente damos

una breve biografía de su autora; y hacemos unas introducciones a

cada Memoria, que la coloquen en su medio histórico, en sus intenciones

profundas, y en su contenido general.

MemoriasI_es[1].pdf

Vota si te ha resultado útil


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *