Morgan, Emilio Salgari

El link para descargar gratis está al final, debajo de los detalles del libro.


Morgan, Emilio Salgari

 
 
Cuando despuntó el alba la nave no estaba todavía en condiciones de navegar.
Los carpinteros habían trabajado sin tregua, pero aún no habían logra-do tapar por completo la vía de agua abierta a proa, cuyas dimensio­nes ponían en serio peligro a la nave.
Tampoco el timón estaba termi­nado, así es que Morgan se veía obli­gado a esperar otras veinticuatro horas antes de alejarse de aquellos parajes que podían ser peligrosísi­mos, porque eran frecuentados por las naves españolas.
Durante la noche el velero, arras­trado por alguna corriente, se ha­bía acercado tanto a la costa vene­zolana, que a simple vista se la dis­tinguía vagamente. Cuál era, ningu­no lo sabía, porque ni aun el capitán español pudo dar información pre­cisa, afirmando que hacía cuarenta y ocho horas que no podían tomar la altura a causa del huracán.
También el otro barco, abandona-do a sí mismo, había sido arrastrado hacia el sur durante la noche, y se le veía a una distancia de diez o doce millas, un poco inclinado so­bre babor, pero flotante.
Morgan, que tenía prisa por po­nerse a la vela y refugiarse en las Tortugas, y por saber si los otros barcos de la escuadra, que llevaban gran parte de las riquezas apresadas, se habían salvado, no había salido de la cala, donde animaba a los car­pinteros.

Morgan.pdb

Morgan, Emilio Salgari
Vota si te ha resultado útil


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *