Novela de la Gitanilla, Miguel de Cervantes

El link para descargar gratis está al final, debajo de los detalles del libro.


Novela de la Gitanilla, Miguel de Cervantes 

Parece que los gitanos y gitanas solamente nacieron en el mundo para ser ladrones: nacen de

padres ladrones, críanse con ladrones, estudian para ladrones y, finalmente, salen con ser ladrones

corrientes y molientes a todo ruedo; y la gana del hurtar y el hurtar son en ellos como acidentes

inseparables, que no se quitan sino con la muerte.

Una, pues, desta nación, gitana vieja, que podía ser jubilada en la ciencia de Caco, crió una muchacha

en nombre de nieta suya, a quien puso nombre Preciosa, y a quien enseñó todas sus gitanerías

y modos de embelecos y trazas de hurtar. Salió la tal Preciosa la más única bailadora que

se hallaba en todo el gitanismo, y la más hermosa y discreta que pudiera hallarse, no entre los

gitanos, sino entre cuantas hermosas y discretas pudiera pregonar la fama. Ni los soles, ni los aires,

ni todas las inclemencias del cielo, a quien más que otras gentes están sujetos los gitanos,

pudieron deslustrar su rostro ni curtir las manos; y lo que es más, que la crianza tosca en que se

criaba no descubría en ella sino ser nacida de mayores prendas que de gitana, porque era en estremo

cortés y bien razonada. Y, con todo esto, era algo desenvuelta, pero no de modo que descubriese

algún género de deshonestidad; antes, con ser aguda, era tan honesta, que en su presencia

no osaba alguna gitana, vieja ni moza, cantar cantares lascivos ni decir palabras no buenas. Y,

finalmente, la abuela conoció el tesoro que en la nieta tenía; y así, determinó el águila vieja sacar a

volar su aguilucho y enseñarle a vivir por sus uñas.

Cervantes Miguel de – La gitanilla.pdf

Novela de la Gitanilla, Miguel de Cervantes
5 (100%) 1 voto



Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *