Oraciones de Acción de Gracias

El link para descargar gratis está al final, debajo de los detalles del libro.


ACCIÓN DE GRACIAS

Oración a San Miguel Arcángel:
Sancte Míchael Archángele, defénde nos in praélio: contra nequítiam et insídias diáboli esto praesídium: Imperet illi Deus, súpplices deprecámur; tuque, Princeps milítiae caeléstis, sátanam aliósque spíritus malígnos, qui ad perditiónem animárum pervagántur in mundo, divína virtúte in inférnum detrúde. Amén.
Acudiremos al Santo en cuyo honor se ha celebrado la Santa Misa:
Oh San (N), en cuyo honor he ofrecido el incruento sacrificio del Cuerpo y Sangre de Cristo; haz con tu intercesión poderosa ante Dios, que el contacto de este misterio de la Pasión y Muerte del mismo Cristo nuestro Salvador, me alcance el premio, y que con su frecuente recepción aumente sin cesar el efecto de mi salvación. Amén.
Invocar al Ángel Custodio para que sea testigo de este milagro:
Ángel de Dios, bajo cuya custodia me puso el Señor con amorosa piedad, a mí que soy vuestro encomendado, alumbradme hoy, guardadme, regidme y gobernadme, Amén.
Ángel de mi guarda, dulce compañía, no me desampares ni de noche ni de día, no me dejes solo que me perdería.
José María date cuenta del milagro que ha ocurrido: El Señor que ha venido a mi alma, que no lo eche nunca de ella.
Sabiendo que es Él, le adoramos poniendo la frente en el suelo:
Serviam, te serviré Señor, te seré fiel.
Señor, yo no soy digno de que hayas venido a mí. Esta Comunión que acabo de  recibir no sea para mí motivo de juicio y condenación, sino ayuda para mi salvación eterna. Yo quisiera, Señor, haberos recibido con aquella pureza, humildad y devoción con que os recibió vuestra Santísima Madre, con el espíritu y el fervor de los Santos. Me reconozco indigno pecador delante de Ti, por eso te pido perdón de todos mis pecados.
Le pediremos perdón de nuestras miserias y pecados:
Señor mío Jesucristo, Dios y Hombre verdadero, Creador, Padre y Redentor mío; por ser Vos quien sois, Bondad infinita, y porque os amo sobre todas las cosas, me pesa de todo corazón de haberos ofendido; también me pesa porque podéis castigarme con las penas del infierno. Ayudado de vuestra divina gracia, propongo firmemente nunca más pecar, confesarme y cumplir la penitencia que me fuera impuesta. Amén.
Y nos dolerán los pecados de todo el mundo:
Señor te pido perdón por todos los que te ofenden y no te piden perdón y quisiera amarte tanto, tanto, que con mi amor apagara el odio de los que no te quieren. Enséñame a amarte con aquel amor con que te amó tu Santísima Madre.

AccionGracias.pdb

Vota si te ha resultado útil


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *