Ortodoxia, Chesterton

El link para descargar gratis está al final, debajo de los detalles del libro.


Ortodoxia, Chesterton

 
Por extraña casualidad, a la misma hora en que, en su vivienda campe­sina de Beaconsfield, fallecía Gilbert Keith Chesterton, anunciaba George Bernard Shaw, en Newcastle, que no hablaría más en público.
Con estos mosqueteros, que tantas veces midieron sus armas dialéc­ticas, el espectáculo de la refriega ideológica perdió en Inglaterra sus dos más diestros, tenaces y fantásticos combatientes.
Chesterton y Shaw nacieron tal para cual. Dotados del mismo vigor polémico. e idéntico afán proselitista, iguales en ingenio, no existía bajo el sol una sola cuestión frente a la cual sus opiniones no se encontraran en diametral oposición.
La oposición de sus opiniones encendió y mantuvo encandilada, sin un momento de desmayo, durante dos generaciones, la más fragorosa batalla que engendró nunca la inventiva. Sus controversias públicas eran como justas de la razón dirimidas con los fuegos artificiales de las para­dojas, las sutilezas, los retruécanos y las imágenes, donde el público olvi­daba el objeto de la riña y se dejaba fascinar por el deslumbrante es­pectáculo.
Shaw vencía en el arte de la dramatización de su causa, pero Ches­terton le vencía en la sutileza que infundía al argumento de la suya.

Chesterton-Ortodoxia.zip

Ortodoxia, Chesterton
Vota si te ha resultado útil


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *