Psicología y temperamento de Jesús.

El link para descargar gratis está al final, debajo de los detalles del libro.


Psicología y temperamento de Jesús.

 

En una palabra, Jesús era impecable, es decir, libre de toda imperfección y mancha moral ante Dios y los hombres. Nadie pudo sorprenderlo en mentira o falla. Por eso pudo decir: “¿Quién me argüirá de pecado?”. Nadie pudo echarle en cara un pecado. San Pedro así afirmó: “No hubo pecado en él, ni engaño en su boca” (1 Pedro 2, 22). 

Impecable significa santo. Jesús era santo. Tal convenía que fuese nuestro Sumo Sacerdote: “Santo, inmaculado, apartado de los pecados” (Hebr. 7, 26). En todo semejante a nosotros, menos en el pecado. 

En el concilio de Éfeso del siglo IV se afirma que Jesús nunca cometió pecado. Y en el segundo concilio de Constantinopla se condena a quien diga que Jesús tuvo pasiones desordenadas carnales. Esta herejía y esta profanación se ha vuelto a repetir en la famosa película “La última tentación de Cristo”. Esta postura es inaceptable porque en Jesús hay equilibrio entre el mundo pasional y el racional. El desequilibrio se da en nosotros, por culpa del pecado original. Pero en Jesús no hubo pecado original. Nació sin pecado, así lo dijo el ángel a María. Jesús no tenía tendencia interior al mal, como nosotros. Y las tentaciones del desierto o la de Getsemaní son tentaciones extrínsecas, es decir, vienen de fuerzas exteriores, provocadas por el Maligno. Y Jesús las rechaza al punto, porque en su alma no había complicidad radical alguna con el mal. El“Apártate, Satanás” tantas veces pronunciado por Jesús, es el reflejo de la ausencia de complicidad pecaminosa en su interior. 

Psicolog+¡a y Temperamento de Jesus..doc

Vota si te ha resultado útil


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *