Redemptoris Missio, Juan Pablo II

El link para descargar gratis está al final, debajo de los detalles del libro.


Redemptoris Missio, Juan Pablo II 

 

REDEMPTORIS MISSIO

                CARTA ENCICLICA DEL SUMO PONTIFICE

                  JUAN PABLO II

                SOBRE LA MISION DEL REDENTOR

                Venerables Hermanos,

                Amadísimos Hijos e Hijos:

                Salud y bendición Apostólica

                INTRODUCCION

                CAPITULO I: JESUCRISTO UNICO SALVADOR

                    ” Nadie va al Padre sino por mí ” (Jn 14, 6)

                    La fe en Cristo es una propuesta a la libertad del hombre

                    La Iglesia, signo e instrumento de salvación

                    La salvación es ofrecida a todos los hombres

                    ” Nosotros no podemos menos de hablar ” (Act 4, 20)

                CAPITULO II: EL REINO DE DIOS

                    Cristo hace presente el Reino

                    Características y exigencias del Reino

                    En el Resucitado, llega a su cumplimiento y es proclamado el

                    Reino de Dios

                    El Reino con relación a Cristo y a la Iglesia

                    La Iglesia al servicio del Reino

                CAPITULO III: EL ESPIRITU SANTO PROTAGONISTA DE LA MISION

                    El envío « hasta los confines de la tierra » (Act 1, 8)

                    El Espíritu guía la misión

                    El Espíritu hace misionera a toda la Iglesia

                    El Espíritu está presente operante en todo tiempo y lugar

                    La actividad misionera está aún en sus comienzos

                CAPITULO IV: LOS INMENSOS HORIZONTES DE LA MISION AD GENTES

                    Un marco religioso, complejo y en movimiento

                    La misión « ad gentes » conserva su valor

                    A todos los pueblos, no obstante las dificultades

                    Ámbitos de la misión « ad gentes »

                    Fidelidad a Cristo y promoción de la libertad del hombre

                    Dirigir la atención hacia el Sur y hacia el Oriente

                CAPITULO V: LOS CAMINOS DE LA MISION

                    La primera forma de evangelización es el testimonio

                    El primer anuncio de Cristo Salvador

                    Conversión y bautismo

                    Formación de Iglesias locales

                    Las « comunidades eclesiales de base » fuerza evangelizadora

                   

                    Encarnar el Evangelio en las culturas de los pueblos

                    El diálogo con los hermanos de otras religiones

                    Promover el desarrollo, educando las conciencias

                    La Caridad, fuente y criterio de la misión

                CAPITULO VI: LOS RESPONSABLES Y AGENTES DE LA PASTORAL MISIONERA

               

                    Los primeros responsables de la actividad misionera

                    Misioneros e Institutos « ad gentes »

                    Sacerdotes diocesanos para la misión universal

                    Fecundidad misionera de la Consagración

                    Todos los laicos son misioneros en virtud del bautismo

                    La obra de los catequistas y la variedad de los ministerios

                    Congregación para la Evangelización de los Pueblos y otras

                    estructuras para la actividad misionera

                CAPITULO VII: LA COOPERACION EN LA ACTIVIDAD MISIONERA

                    Oración y sacrificios por los misioneros

                    ” Heme aquí, Señor, estoy dispuesto, envíame ” (cf. Is 6, 8)

                   

                    ” Mayor felicidad hay en dar que en recibir ” (Act 20, 35)

                    Nuevas formas de cooperación misionera

                    Animación y formación del Pueblo de Dios

                    La responsabilidad primaria de las Obras Misionales

                    Pontificias

                    No sólo dar a la misión, sino también recibir

                    Dios prepara una nueva primavera del Evangelio

                CAPITULO VIII: ESPIRITUALIDAD MISIONERA

                    Dejarse guiar por el Espíritu

                    Vivir el misterio de Cristo « enviado »

                    Amar a la Iglesia y a los hombres como Jesús los ha amado

                    El verdadero misionero es el santo

                CONCLUSION

REDEMPTORIS MISSIO.doc

Vota si te ha resultado útil



Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *