Soliloquios, San Agustin de Hipona

El link para descargar gratis está al final, debajo de los detalles del libro.


Soliloquios, San Agustin de Hipona 

CAPÍTULO I PLEGARIA A DIOS 1. Durante largo tiempo anduve considerando en mi interior muchos y diferentes asuntos, y tratando con empeño durante días de conocerme a mí mismo, qué debo hacer y qué he de evitar; de improviso me dijo una voz, no sé si mía o de otro, de fuera o de dentro (pues eso mismo es lo que principalmente quiero esclarecer); me dijo, pues, aquella voz: Razón.– Veamos, pon que has hallado ya alguna verdad. ¿A quién la encomendarás para seguir adelante?Agustín. –A la memoria. R.– Pero ¿es lo bastante firme para retener bien tus pensamientos? A.– Difícil me parece, o más bien, imposible. R.– Luego es necesario escribir. Mas ¿qué te ocurre, que por tu salud te resistes al trabajo de escribir? Mira: estas cosas no se pueden dictar, pues requieren completa soledad. A.– Verdad dices. Y por eso no sé qué hacer R.– Pide fuerza y ayuda para lograrlo, y pon esa misma petición por escrito, para que escribiendo aumenten tus bríos. Después resume lo que vayas descubriendo en conclusiones breves. No te inquietes por lo que pida una masa de lectores; esto bastará para tus escasos conciudadanos.  

Agustin_Soliloquios.zip

Soliloquios, San Agustin de Hipona
Vota si te ha resultado útil



Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *