Todo vale, diez consecuencias prácticas, Juan Moya Corredor

El link para descargar gratis está al final, debajo de los detalles del libro.


Todo vale, diez consecuencias prácticas, Juan Moya Corredor

Revista Mundo Cristiano, febrero 2005
Se suele decir que Dios perdona siempre, los hombres algunas veces y la naturaleza nunca. Dios perdona siempre que los hombres reconozcamos el mal que hayamos hecho y pidamos perdón. A los hombres nos cuesta más perdonar: basta pensar, por ejemplo, en lo difícil -no imposible- que resulta hacerlo en casos de infidelidad, ruptura del vínculo matrimonial, malos tratos, violencia física o psíquica, injusticias, etc. Pero la naturaleza -y entiendo por naturaleza nuestro cuerpo, en su dimensión física y psíquica: madurez afectiva, capacidad de compromiso, esperanza ante el futuro, etc.- no “perdona”, o le es muy difícil “perdonar”, es decir le es muy difícil superar las consecuencias que lleva consigo el mal uso de nuestro cuerpo. Apliquemos esto al ámbito de la sexualidad.

Todo valee.pdb

Todo vale, diez consecuencias prácticas, Juan Moya Corredor
Vota si te ha resultado útil


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *